Buscar este blog

4 de enero de 2014

¿Y SI AL FINAL LOS F1 DE 2014 NO SON TAN DIFERENTES...?

 
 
Infografía arriba, infografía abajo...los diseños de los F1 se van acercando cada vez más a lo convencional, a lo estipulado en los canones de lo que tenemos por monoplazas de F1 actuales. La cuestión es que sigue existiendo una gran capacidad para imaginar libremente y en el fondo de nuestros pensamientos queremos una gran sorpresa, algo que nos desencaje la mandibula de manera definitiva. El aficionado está cansado del dominio actual, de esa sensación de ver como la película es la misma temporada tras temporada. Quiere un cambio, y ya que nada garantiza que el guión cambie de manera contundente, por lo menos que cambie el aspecto de los actores principales...o sea, los monoplazas (por si alguien había pensado en los pilotos). Ahora bien, ¿y si finalmente el cambio es menos radical de lo esperado?...

 
Los monoplazas son el objeto de deseo de todos los aficionados, cuentas bancarias de los pilotos aparte, y son por tanto aquello con lo que queremos soñar en 2014. Fruto de todo ello aparecen infografías de todo tipo, unas alejadas radicalmente de lo que ahora conocemos, otras especialmente cercanas como si no hubiera muchas ganas de trabajar con el Photoshop. Ahora bien, ¿con que nos encontraremos la temporada que viene? ¿De verdad que la delantera será la zona que más cambios traerá en 2014?. Algo nos dice que con la cantidad de cambios que habrá en la parte mecánica, en todas las demás zonas que no tengan que ver con ella, los equipos pondrán aquellas soluciones que sepan que van a funcionar a la primera, para no añadir problemas adicionales a los que el motor y la fiabilidad les van a dar ya de por sí. ¿Que significa todo esto? que los riesgos serán los mínimos para no comprometer la pretemporada con problemas adicionales a los que surjan de los ocasionados por las temperaturas alcanzadas bajo la tapa motor, aquellas que comprometerán la fiabilidad del conjunto. Es por tanto más posible que veamos riesgos en esta zona porque será la encargada de facilitar que el monoplaza no tenga problemas de fiabilidad y permita en ese caso centrarse en encontrar el rendimiento. De querer innovar, debería ser en aquella que te puede facilitar dos cosas a la vez: facilitar la fiabilidad a la vez que aumentas el rendimiento. Traducido: zona trasera del monoplaza.


 
 
 
 
 
 
 
¿Por qué debería ser la zona trasera la que centrara la mayor parte del trabajo del monoplaza? Pues porque en esta zona hay una restricción clave este año: la "imposibilidad" de usar los gases de escape para conseguir un efecto aerodinámico. De hecho, disipar la temperatura alcanzada ahí dentro se encontrará con esa dificultad adicional. Un gran tubo de escape por el que debe salir, aparte de los gases de escape, gran parte de esa temperatura. Y por si eso fuera poco, las corrientes de aire que vengan de la parte delantera del monoplaza tendrán que ser maximizadas para además de lograr el downforce necesario, refrigerar en todo lo posible el monoplaza. Fruto de ello veremos entradas de aire más grandes en los pontones pero sin cambiarlos de manera radical, para no interferir en la aerodinámica. Sí, los morros serán más bajos, pero muy posiblemente se opte por soluciones ya conocidas y ya vistas en temporadas no tan lejanas en el tiempo, cuando Pirelli todavía no había aterrizado en los mundiales para destrozarlos.
 
 
 
 
Por tanto, y para terminar, ¿Cambios en los monoplazas esteticamente hablando? sí. ¿radicales? No tantos como quisieramos. Y ello además es porque retomando a Pirelli, los neumáticos volverán a ser claves, y con tan poco tiempo (apenas unas semanas de tests) para probar el motor y las gomas italianas (prometen piedras, así que habrá que estar atentos), lo último que querrán los equipos es añadir más variables a probar aparte de estas dos. Por ello, es más que probable que veamos más cambios  "estéticos" según avance la temporada que al principio de la misma. O lo que es lo mismo, cuando tengan asegurada la fiabilidad, irán a por el rendimiento. Esto viene a ser como en aquellas temporadas de F1 del 2005 para atrás, cuando se empezaba la temporada con los coches del año pasado para no comprometer los puntos de las primeras carreras. Es muy posible que veamos estrategias conservadoras en este sentido. Las piezas más revolucionarias deberían empezar a llegar a partir del Gp de España, cuando hayan comprobado que el monoplaza funciona a nivel de fiabilidad y puedan por fin centrarse en los inventos aerodinámicos que marquen las diferencias. ¿Quien se llevará el gato al agua en las primeras carreras? Difícil, pero puede tener mucho ganado quien acumule más puntos en estas primeras carreras. Dicho eso, y con la manera de recuperar que tiene Red Bull tras el verano, ansiosos estamos por ver que se inventa Newey tras las vacaciones si la fiabilidad no se le atraviesa. Va a estar entretenido, de eso no hay duda... 
 
Por Juan Ávila

1 comentario:

Samuel Gómez dijo...

Creo que "el gato" e incluso el agua, estarán de parte de Adrian Newey, pues siempre va por delante de todos. Solo hay que ver su apellido para darse cuenta "New-ey"; clarísimo.
Saludos.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"