Buscar este blog

20 de diciembre de 2013

ALONSO Y RAIKKONEN: DOS INICIOS MUY DIFERENTES Y UN MISMO DESTINO...(¿Como lucharán en Ferrari?)

 
Hablar de Alonso y Raikkonen es hablar de dos pilotos muy diferentes, tanto en lo personal como en lo deportivo. Es un hecho que a estas alturas no tendrá muchos detractores. Sin embargo, hay algo que es común en ambos: no son simplemente 2 grandes pilotos, son 2 auténticos cracks, 2 genios que hacen sobre la pista lo que pocos más pueden lograr en la actual parrilla de la F1. Dicho eso, lo cierto es que hablar de Alonso y Raikkonen supone para muchos aficionados retrotraerse a esos años dorados en la que ambos luchaban por el título bajo un Renault y un McLaren respectivamente. Sin embargo, la historia comenzó mucho antes. Su aterrizaje en la F1 distó de ser sencillo y sin embargo ambos cumplieron con creces. Dos pilotos con un aterrizaje muy diferente en la F1 y que han terminado coincidiendo en un mismo destino: Maranello. Entremos en detalles no obstante porque el viaje merece la pena...


La eclosion tardía del fenómeno Alonso, con 2 años de retraso, supuso perderse el comienzo de su carrera para la mayoria de los aficionados actuales...y la oportunidad de poder juzgarle desde una mejor perspectiva...
 
Alonso cambió la F1 en España de una manera radical, casi salvaje, teniendo en cuenta de donde venía la afición por este deporte y la dimensión que tenía hasta que llegaron los primeros éxitos del asturiano. Pero esa eclosión, lamentablemente, ocurrió 2 años después de que Fernando hubiera aterrizado en la F1. Un aterrizaje que menos de un tercio de los aficionados actuales a la F1 presenció en su momento, pues las audiencias de por entonces apenas superaban el millón de espectadores. Era el año 2001, el año en el que tanto Fernando como Kimi aterrizaron en la F1, uno de la mano de Minardi y otro de la mano de Sauber. Uno en un equipo de furgon de cola y otro en uno que luchaba por los puntos. Los dos brillaron, cada uno dentro de sus posibilidades, aunque curiosamente ambos terminaron por detrás de sus compañeros de equipo esa temporada. Algo que no obstante no tapó en ningún momento la gran temporada que se marcaron ambos, con el asturiano superando a varios pilotos con monoplazas mejores (los Bennetton, Arrows y Prost de entonces), y con el finlandés poniendo en aprietos a un Nick Heidfield con 2 años más de experiencia que él. Ese año es aquel que se perdieron muchos de los aficionados llegados a posteriori, con la eclosión del fenómeno Alonso. Un año que aunque deportivamente no aportara mucho a la carrera de ambos, sí que sirve para juzgar sus carreras con perspectiva. Raikkonen pasó al año siguiente a un equipo que luchaba por el Campeonato, McLaren, mientras que Briatore resevaba para Fernando un año entero de probador, en la oscuridad, sin los focos de los grandes premios. Flavio ya sabía el material que tenía y se limitaba a prepararlo para el año siguiente con Renault. No quería quemarlo en un equipo en el que luchar por las posiciones de cola terminara por poner en peligro el instinto asesino de los que luchan por la victoria. Tanto uno como el otro forjaron su caracter también en buena parte con detalles como estos. Mientras uno pasó de la F-Renault al equipo McLaren de F1 en 2 años, al otro le llevó 1 año en un equipo de cola, otro en la sombra (de probador) y 2 más en un equipo medio-alto (no top todavía) antes de luchar por un Campeonato. Es por ello que para comprenderles se echa de meno que los juicios no entren a valorar esta otra parte de su trayectoria, aunque sólo sea para verlo todo con una mayor dosis de perspectiva.
 
 
 
 
Alonso y Raikkonen, ambos 2 claros cracks en la parrilla actual, tuvieron 2 comienzos muy diferentes, como toda buena historia de superheroes que se precie para justificar siempre al bueno y al malo de la historia. Kimi vio como su talento era suficiente para pasar de los karts a luchar por el Mundial de F1 en 3 años. ¿Como no le va a preocupar el resto una mierda con semejante enseñanza? Si con su talento se ha bastado para llegar a donde ha llegado, el hecho de pasar de todo lo demás parece más justificado ahora que antes de conocer estos detalles. Que a Fernando le costara más llegar hace que su espíriru sea más el de un gladiador que el de un pasota. Sabe que sin esfuerzo y sin trabajo no habría llegado a donde está, razón por la cual su talento no es lo único que pone en la balanza para ganar carreras. Dos caminos diferentes para llegar al mismo destino, el de la victoria. Dos talentos brutales domados de muy diferente manera, dos piedras que han terminado dando 2 diamantes puros, de los que sólo se puede presumir que haya 2 más en la parrilla (Lewis Hamilton y Sebastian Vettel), señal por tanto de que no hay muchos de su especie.

El espíritu de ambos, gladiador el de Fernando y de cierto pasotismo el del finlandés, encuentra una mayor comprensión en la forma de llegar al Gran Circo de cada uno. Kimi pasó en 3 años de los Karts a un equipo campeón de F1 como McLaren, con sólo su talento de por medio, mientras que a Fernando le llevó algunos años más, uno de ellos de probador. Los caminos que emplearon ambos marcaron sus respectivos carácteres...
 
Pero no el único detalle para valorar lo que podría ser la lucha de Kimi y Fernando en la Scuderia,  porque hay otros factores que pueden incidir en como se dé la lucha entre ambos. Kimi, tras su estancia en McLaren, vio como su rol en McLaren era heredado por Fernando en 2007 y como estando de nuevo en Ferrari, fue de nuevo sustituido por Alonso en 2010, incluso a costa de tener que pagar una millonaria indemnización al finlandés. La lucha con Fernando tiene un componente de reto muy diferente al que se encontró Kimi cuando se enfrentó a Felipe Massa. Con Fernando tiene cuentas pendientes y es por ello por lo que sus ganas de batirle serán superiores a las que tenía por hacerlo con Grosjean durante su estancia en Lotus. Dará su máximo en Calificación, cosa de lo que ha estado lejos de suceder en Lotus, por poner un ejemplo. O incluso con Massa durante su estancia anterior en la Scuderia. Y con Alonso veremos algo parecido. Su rendimiento se ha puesto en duda en un 2013 donde era imposible igualar lo hecho el año anterior, por lo excepcional del hito que logró en 2012. Y no hay Alonso más canibal que el que se encuentra bajo presión. El Fernando enfurecido es capaz de salir 11º en Valencia y ganar la carrera basicamente a través de un pilotaje lleno de pura rabia. Es más, es capaz de pasar del 24º al 6º en Mónaco con un F1 por la misma razón: rabia y furia desatadas en su máxima expresión (cosa que también hizo en la F3000 en esa misma pista). Estos dos pilotos, llenos de ganas por demostrar quienes son, serán los que veremos luchar en Ferrari por el claro objetivo de imponerse el uno al otro, de ser Campeones del Mundo sabiendo que han derrotado a su némesis generacional. Quien bata al contrincante verá su prestigio elevado hacia cotas infinitas, por lo que no es raro suponer que las batallas serán cruentas, épicas, gloriosas y llenas de una tensión no conocida durante los últimos años en la Scuderia. ¿Quien ganará las batallas, quien se impondrá en esta guerra interna finalmente? Personalmente apostaría por Fernando, por razones que ya hemos expuesto aquí en otras ocasiones, pero de lo que no hay duda es que en como afronten esa lucha cruenta influirá su caracter, labrado a lo largo de sus trayectorias deportivas: el gladiador contra el hombre frío, la sangre ardiente conra el hielo. Excitante en grado máximo ¿no creeis?
 
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"