Buscar este blog

8 de noviembre de 2013

LOS SOBORNOS DE LA F1…(una película de Bernie Ecclestone)

 
 
 
La F1 siempre ha sido un pequeño mar plagado de tiburones, un lugar donde los recien llegados debían aprender a moverse rápido y convertirse en crueles pirañas hambrientas si no querían verse devorados por los que llevaban más tiempo, por los que ya se las sabían todas. Es un hecho a estas alturas incuestionable y poco parece que hay que descubrir a estas alturas. Pero aun así y con todo, siempre hay "pequeños detalles" que te hacen darte cuenta que por mucho tiempo que lleves siguiendo este bendito deporte, no hay día en que no aprendas algo nuevo, en que no te enteres de una nueva historia que te cambie el concepto de como es el paddock de la F1. Un paddock que por fuera parece sólo oropel, sonrisas, velocidad y mordiscos al crono...y cuando más descubres, más te das cuenta de que películas como el Padrino tendrían grandes secuelas si basaran sus guiones en lo que suecde en el Gran Circo.

 
Que la F1 mueve dinero, mucho dinero, no es algo de hoy, de ayer ni de hace unos pocos años...es algo que va con la propia disciplina casi desde que nació. Pero lo que sí es cierto es que desde que cierto británico de aspecto warholiano la cogió y la reinventó, este ha fluido en mayor cantidad y a mayor velocidad de lo que hasta entonces se había conocido. Suyo es el mérito y hay que reconocérselo. Pero como todo en la vida, cuando hay mucho dinero de por medio, los intereses se incrementan, el ansia de poder se acrecienta y al final el deporte se convierte en una excusa para hacer negocios y ganar cada vez más dinero a costa de él. Quizás por ello a nadie extrañen ya las elevadas cantidades que se han tenido que pagar por derechos televisivos, canones para albergar carreras, pases especiales, comisiones, etc. Todos lo asumimos ya como una parte del juego, ahora bien...¿hasta que punto lo podemos asumir?...
 
Y es ahí donde la F1 le empieza a pasar la factura a quien la reinventó y la convirtió en un deporte que vivía en la abundancia, en el que el dinero era tan abundante como el agua lo es en el mar. De repente salió un banquero alemán de nombre de piloto, Gherard, y apellido de difícil pronunciación, Gribkowsky. Y el banquero se atrevía a echarle un pulso al tipo de aspecto Warholiano que todos destinábamos a ver perdido, a desaparecer entre la actualidad informativa porque asumimos que Ecclestone siempre se sale con la suya. Pero lejos de ser así, el juicio empieza a soltar información realmente útil para saber como se hacen las cosas en el Gran Circo de la F1. Especialmente cuando se quieren conseguir según que cosas. Y entramos ya en la miga: Bernie Ecclestone sobornó a Eddie Jordan, Alain Prost y Tom Walkinshaw en 1998 con 10 mill. de dólares a cada uno para firmar el Pacto de la Concordia de entonces. Y especificamos, cuando hablamos de esas cantidades no hablamos de dinero destinado a sus equipos, sino de dinero ingresado en las cuentas personales de los 3 comentados, con el fin de variar sus voluntades para que coincidieran con las de Bernie. Así, a bote pronto, quiero indicar que 10 mill. de hace 15 años podrían ser perfectamente el doble en la actualidad, unos 20. Ahí es nada. Y es por supuesto cuando entonces te surge la pregunta ¿si este hombre ha sido capaz de torcer voluntades a base de dinero, ¿que no habrá hecho para hacer coincidir el destino de "su deporte" con aquel que él prefería para el mismo?. Es una pregunta de difícil respuesta en la actualidad porque sabemos lo que sabemos, no más. Pero si pensamos en que fue capaz de pagar (o sobornarle) 41 mill. de dólares al banquero alemán para que este intercediera con el banco con el que estaba contratado, Bayer LD, para que directamente vendiera sus acciones a CVC Partners, ¿que no habrá comprado para saciar sus intereses?
 
 

 
 
Y empecemos a pensar. Así, a bote pronto, se nos viene a la mente la decisión de prolongar el contrato de Pirelli en la F1 por un año más, el 2014, con opción a hacerlo por otros tres. Por un momento recordamos que la FIA "quería" que Michelin entrara de nuevo en la disciplina, mientras Ecclestone reconocía que la FOM ya había firmado con Pirelli y que por tanto no veía otra opción que la continuidad de la marca italiana, porque sino entraría en conflicto con el acuerdo que la FOM (su empresa) ya tenía con Pirelli. Es más, había acuerdos también ya con los equipos. ¿No se os viene a la cabeza la ecuación inmediata? Pero es más, vayamos aún más lejos. Si pagó 10 mill. de los de hace 15 añós a cada una de esas 3 personas concretas porque firmaran el Pacto de la Concordia, ¿por qué no conseguir torcer, por ejemplo, la voluntad de la FIA y de Pirelli sobre los cambios de los neumáticos estos 2 años para favorecer al equipo que más hace por su deporte y así no perderlos para el futuro de la F1? Mantener contento al equipo que más propmociona la F1 y que más invierte en ella no es ninguna tontería. Tener un Tetracampeón alemán que haga olvidar a Schumacher de una vez por todas tampoco lo es. A Ferrari, por ejemplo, lo tiene atado con 25 mill. de dólares adicionales a los que consiga cada año, sólo por ser el equipo histórico de la f1, así que pocas voces y quejas debería escuchar de Montezemolo y su troupe de Maranello. Pero es más, también podemos preguntarnos ¿por qué el caso de Mercedes y Pirelli se solucionó sólo con la prohibición de los tests de jóvenes pilotos y no con algo más contundente?. De haber sido sancionados, estos podrían haber hecho las maletas y haberse largado, dejando a la disciplina sin un equipo top, con el prestigio de Mercedes a nivel mundial, y sin los motores para un tercio de la parrilla, sin sustituto inmediato. Habría herido de gravedad a su disciplina. ¿Por qué no pensar en que el dinero también ha corrido por allí, por ejemplo?. Y suma y sigue, porque también son bien conocidas las ayudas a Williams siempre y cuando se mantuvieran cercanos a los intereses de Bernie. Es más, Adam Parr salió de allí por divergencias con el que todo lo puede. ¿Hasta donde llega y ha llegado en el pasado?¿hasta donde llega en el presente y más inmediato futuro?.Puede que no siempre consiga lo que quiere, y los motores V6 pueden ser un ejemplo de ello, pero se cuida mucho de que la F1 vaya en la dirección que a él le gusta. Y si no es así, el dinero siempre está ahí...
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"