Buscar este blog

8 de octubre de 2013

A PAUL HEMBERY: ¡NO TE LARGUES DE TWITTER, LÁRGATE DE LA F1...!

 
Es lo nuevo que se comenta en la red social de referencia para mantenerse informado de manera instántanea: Paul Hembery ha abandonado su  perfil en la red Twitter, se ha largado no se sabe si de manera momentánea o con visos de no volver. Las reacciones, logicamente, no se han hecho esperar, y más tras su rifirrafe con Alonso, al recordarle que debería fijarse en como Vettel gestionaba sus gomas en vez de quejarse tanto de la marca italiana. El reventón del neumático del McLaren de Sergio Pérez en pleno gran premio no hizo más que enervar todavía más a los aficionados a la F1, que veían en todo ello un claro ejemplo de la pésima gestión  del dtor. británico de la marca italiana. Y aunque puede parecer un "castigo suficiente" su salida de Twitter debido a esa presión de los aficionados, lo cierto es que para aquí escribe no lo es. Paul, no te largues de Twitter, lárgate de la F1, a la que estás arruinando de mala manera con tu gestión de pirata y mercenario. Paul, Pirelli no merece lo que estás haciendo con la marca. Hazte un favor a ti mismo y a la marca que te paga: dimite y vete ya del Gran Circo. Te estás cargando la credibilidad de un deporte que a estas alturas ya empieza a mostrar su mal estado de salud con los abucheos de sus aficionados. No lo dudes Paul, largate ya de la F1.
 

 
Sí, puede parecer exagerado una actitud tan crítica con Hembery, pero 4 años de mentiras es lo que genera en la opinión del que aquí escribe. Pero para explicarla vayamos por partes. En primer lugar quisiera rebatir esa opinión que hay en un cierto sector de los aficionados de que desde la llegada de la marca italiana a la F1, esta se ha vuelto más emocionante. Por un motivo principalmente: porque no es cierto. Y esa negación se justifica en que con su llegada se aspiraba a cambiar la manera en la que se gestionaban las carreras, cambiando desde las clásicas estrategias de 1-2 paradas por otras menos convencionales de 3-4 en las que los cambios de posiciones aseguraran un espectaculo entrenenido. Eso, desde hace 4 años, sólo se ve en los comienzos de temporada, diluyéndose poco a poco según avanzan las carreras hasta caer en la monotonía de resultados contra la que se luchaba. ¿Cuantas paradas hemos visto en la última carrera?¿dos?...¿no era eso contra lo que se quería luchar?. Pero vayamos al año 2012. Comenzó bien, con alternativas, con 7 pilotos diferentes ganando las 7 primeras carreras, con varias paradas por carrera.¿Que pasó entonces? Pues lo que tenía que pasar, y es que para una escudería que había vencido en 2011 aplastando a sus rivales, ese comienzo no le gustó nada en absoluto. Acto seguido, por cuestiones que nadie alcanza a comprender, esas carreras emocionantes que se habían conseguido, pasaron a la historia, pasaron a ser carreras convencionales, con 1-2 paradas de media en todas ellas y con un claro dominador: Red Bull. Se variaron las reglas del juego porque tal como estaba planteado el negocio, eso no favorecía a los de azul. Logicamente, el devenir del mundial luego fue el que fue. No hubo nada de divertido en ver como la monotonia volvía porque las reglas se habían cambiado a mitad de partido. No había nada que lo justificara salvo el perjuicio. En las 9 primeras carreras habían ganado 5 equipos diferentes, y ninguno había acumulado más de 2 victorias. ¿Que sucedió luego? Que entre 2 equipos sumaron 9 de las 10 posibles victorias. Pero iremos a un año antes, al 2011, año en que Red Bull consiguió 12 de las 19 victorias y sacó 120 puntos al 2º clasificado, en un dominio brutal de la temporada...¿que hay de emocionante en ello? ¿que hay de emocionante en ver escaparse al lider del mundial y saber el resultado de la carrera antes de que empiece?.
 
Con todo esto que hemos explicado seguro que hay quien piensa que todo eso está muy bien pero que la llegada de Pirelli ha traido un aumento de la lucha en la pista, una mayor facilidad para ver batallas entre varios pilotos y facilitar la cantidad de adelantamientos que hay en cada carrera. Y sólo tengo una respuesta para ello: sí y no. Y nos explicamos, por supuesto. En la primera parte de las 2 últimas temporadas, en las 6-7 primeras carreras sí se ha producido ese hecho...pero para serle negado al espectador en el resto de la temporada si esto no favorecía a los de azul. Hembery dijo en pretemporada que no se cambiarían los neumáticos, que serían para todos iguales a lo largo de la temporada. ¿Que sucedió entonces? que en cuanto salió rana para Red Bull, y Mercedes en segundo plano, todo se cambio con la excusa de unos neumáticos que en Silverstone estallaron en plena carrera, unos neumáticos que habían sido modificados sin avisar a los equipos. De repente los pianos del circuito eran los causantes de todo, como si nunca hubieran existido. La excusa de la seguridad era la única que podían usar para hacer el cambio según las normas de la FIA. Dicho y hecho, unas explosiones en Silverstone sin avisar, y para la siguiente carrera ya tenían diseñados, fabricados y enviados los nuevos neumáticos, cuando hay quien dice que su diseño, producción y envio no es algo que se realice en menos de 3-4 semanas. ¿Estaban por tanto preparados antes de los acontecimientos en Silverstone? Por un momento creímos recordar la nueva trilogía de la Guerra de las Galaxias y la fabricación de unos clones que se habían diseñado y fabricado unos años antes para una guerra que ya estaba planificada a escondidas del resto. Algo así debió pensar Hembery: diseñó y fabricó los neumáticos para que en Silverstone, tras esa carrera caótica, hasta los más reticentes al cambio se lo pidieran, algo que él ya tenía previsto. ¿Maquiavelico?, puede, pero como dijo Alonso "ellos hablan con palabras, nosotros con los hechos". Hembery dijo en varias ocasiones que no cambiaría las ruedas, que no interferiría en la lucha por el campeonato. ¿Resultado? las dos últimas temporadas sus neumáticos, con los cambios en los mismos, han decidido el campeonato siempre en favor del mismo protagonista: Red Bull. Es curioso además que dijera lo siguiente: "en las carreras de antes, cuando no estaba Pirelli, el que conseguía la pole se escapaba y acababa allí la carrera". No, no estaba hablando en coña, lo dijo completamente en serio. ¿Cual es la imagen que tenemos de Sebastian Vettel actualmente? la de un chico que consigue una pole y se escapa nada más empezar la carrera para que nadie le vea el alerón trasero. Y sí, está ocurriendo con Pirelli calzando los equipos de F1, así que por un momento, o Hembery es bipolar o su mano derecha no sabe lo que hace la izquierda.
 
 
 
 
Pero como hemos dicho, la idea de la lucha en pista sigue estando ahí, así que la pregunta es evidente. Si hay más lucha en pista, ¿como es posible que no se traduzca en la lucha por la victoria?. Simplemente porque son dos cosas completamente diferentes. En una retransmisión televisiva, la lucha por las posiciones de podio monopoliza la retransmisión de la carrera, pues es lo que el espectador realmente quiere ver. Lo que sucede por tanto es que si la lucha se incrementa en pista,  esta lo hace basicamente en la zona media, donde se lucha por los puntos pero no por la gloria  final. Y como la retransmisión lo que cubre es la lucha por la gloria final, ya se te pueden vender muchos adelantamientos y mucha lucha cuerpo a cuerpo que si la lucha por la victoria no existe, la carrera llegará a lo que llegará: a ver pitidos al ganador cuando accede al podio a celebrar sus victorias. Los aficionados buscan un campeonato competido hasta el final, y no como un suministrador de neumáticos sirve en bandeja los campeonatos a una escudería que tiene un tratamiento preferencial respecto al resto.
 
 
 
 
Pero vayamos a otra pregunta para el Sr Hembery ¿Por qué si habia que cambiar las gomas por seguridad no se optó por los compuestos de la 1ª parte del 2012, cuando hubo 7 ganadores diferentes en las 7 primeras carreras?. Pues simplemente porque el que más y mejor paga la fiesta en el Gran Circo de la F1 no estaba por la labor. Marko y Masteshitz se quejaron a principios de año de que con esos neumáticos su monoplaza no podía desarrollar su potencial por completo, que con otras gomas podrían ir 0,5 seg. por vuelta más rápidos...pero ¿quien les dijo que el objetivo de la F1 era ver sus monoplazas corriendo 0,5 seg. por vuelta más rápidos de lo que ya lo hacían?¿quien dijo que el objetivo de la F1 era que el monoplaza que generara más carga aerodinámica tuviera ser el que ganara?. Hubo equipos como Ferrari, Lotus y Force India que desarrollaron sus coches en función de esos neumáticos de principios de temporada mientras Red Bull y Mercedes sólo se centraban en maximizar la cantidad de carga aerodinámica que sus monoplazas podian desarrollar. Con el cambio de los neumáticos del 2013 ordenado por Hembery a mitad de temporada por los neumáticos de la segunda parte del 2012 consiguió que el trabajo que habían hecho Ferrari, Lotus y Force India cayera en saco roto. Se castigó a los que hicieron los deberes y se premió a los que se habían centrado en lo que no era lo importante. Hembery, una vez más, decidió quien debía luchar por ganar el Campeonato y quien no.
 
 
 
 
Por todo ello, y resumiendo, cuando Paul Hembery recomendó a Fernando Alonso que mirara a Sebastian Vettel para aprender como gestionar sus neumáticos, los aficionados entraron en cólera. Era lo último que podía decir Paul. De hecho, no dijo eso mismo a principios de temporada, cuando Red Bull tenía dificultades con las gomas italianas. Más bien al contrario, terminó cambiando los compuestos. Una gran parte de los aficionados, que ya llevan unos años viendo este comportamiento de Hembery y Pirelli, ya no pasan por el aro. Sonaba a cachondeo y lo último que les gusta a los aficionadoa a este deporte es que se cachondeen de ellos. Hembery fue objeto de toda clase de crítica en Twitter, pero nada comparado a los regalos de estas 4 temporadas. Ni en el dominio de Ferrari con Bridgestone ni en la época de Michelin en la F1 se pudo ver un comportamiento como el que ha tenido la marca italiana con el británico al frente. Ninguna de ellas estuvo jugando con los compuestos de manera tan descarada como para cambiarlos a mitad de campeonato si su cliente favorito no ganaba. Hembery ha pervertido este deporte haciendo un uso partidista de la marca a la que representa para favorecer a unos y perjudicar a otros. La F1 puede vivir sin Pirelli porque marcas de neumáticos hay más que suficientes para aceptar el reto con éxito. Pero si por el discurrir de los acontecimientos parece que vamos a tener que optar por seguir otro año más con esta marca tan nefasta para la F1, que menos que por lo menos sea sin la presencia de su director actual, alguien que ha pervertido este bendito deporte durante 4 años y que con su comportamiento (y el de los cómplices necesarios: FIA y FOM mediante) ha permitido que la F1 haya perdido parte de esa credibilidad que todavía le quedaba. Así que mi recomendación es clara: ¡Paul, no te largues de Twitter, lárgate de la F1!...ya has hecho demasiado daño a este bendito deporte.

1 comentario:

Samuel Gómez dijo...

Hablando de 7 carreras con 7 ganadores y el "Morro de RBR":

http://samgp2250.blogspot.com.es/2012/11/normal-0-21-false-false-false.html

Saludos.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"