Buscar este blog

26 de agosto de 2013

MICHELIN vs PIRELLI: LO QUE HAY DETRÁS Y COMO AFECTARÍA A LA F1...

 
 
Mucho se está hablando de los cambios que se avecinan para 2014, con el motor como principal protagonista de todos. La parte mecánica y toda su correlación con los demás sitemas internos del coche (ERS inluido) hacen pensar que la parte aerodinámica va a perder relevancia en los resultados de los grandes premios. Y de alguna manera, no deja de ser una verdad a medias. La fiabilidad volverá a ser un factor a tener en cuenta, la manera de entregar las prestaciones por parte de la parte mecánica del coche proporcionará resultados muy diferentes...pero sin lugar a dudas nos estamos olvidando por un momento de lo único que hace que todas esas prestaciones se conviertan en velocidad sobre el asfalto: los neumáticos. Y como cobra cada vez más fuerza, la posible entrada de Michelin puede volver a variar el puzle de una manera radical. Veamos...
 
Que a Michelin le gusta la F1 no es ningún secreto. Estuvieron haciendo neumáticos durante una época en la que demostraron que su producto era realmente bueno: duraba como pocos, y permitía una conducción agresiva como pocas, dando un agarre supeior al de sus rivales de Brodgestone (o eso siempre se supuso en el tiempo en el que coincidieron). Ellos fueron los que consiguieron que la ecuación "duración vs agarre" tuviera una interpretación totalmente nueva, desafiando la física más elemental. De hecho, es su leit motiv en los productos de calle: maxima adherencia y máxima duración en el mismo neumático. Y es ahí por donde quieren volver a reescribir su historia con la F1: duración y adherencia llevados a la frontera de lo imposible.
 
En principio, en esa ecuación, el máximo ganador debería ser Red Bull, que siempre ha preferido tener neumáticos como rocas para exprimir el potencial aerodinñamico que tienen sus monoplzas. Pero si valoramos el transcurrir de estos mundiales con Pirelli, la marca que acortando la duración de los neumáticos iba a dar mundiales más emocionantes, uno debería pensar  que Red Bull debería haber sido la principal perjudicada y precisamente no ha sido el caso. La escudería de Dieter, Helmut, Christian, Adrian y Sebastian va camino de su 4º mundial, justo desde la entrada de los italianos en el Gran Circo. Y no es una aseveración gratuita, dado que en los dos últimos años han cambiado las reglas del juego con respecto a sus gomas en medio de la temporada con un claro intento de favorecer a una escudería que con las reglas estables durante todo el año no lo hubiera tenido ni mucho menos tan sencilloPaul Hembery, de alguna manera, ha tenido una postura en la que su credibilidad ha ido perdiendo adeptos, hasta llegar al punto de hacer pruebas secretas este año con una de las escuderías que ahora luchan por el Mundial, Mercedes. Un hombre capaz de llevar a rajatabla eso de "que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha". Si bien es cierto que el mérito de Newey y Vettel debe ser reconocido, no lo es menos que con Hembery han tenido una ayuda importante que de entrar otro suministrador pueden perder. Por tanto, de entrar Michelin en el Mundial, podrían tener una mayor repercusión de lo que a priori cualquiera fuera a darle a los neumáticos el año que viene. Michelin, de alguna manera, puede volver a cambiar el orden establecido de la misma manera en la que Pirelli lo hizo...pero ¿a quien favorecería?
 
 
 
 
A priori, como hemos dicho, Red Bull debería beneficiarse de productos duraderos como los que prepara la marca del Bibendum. Pero quizás sea el momento de recordar como Alonso ganó dos mundiales con ellos, por la forma en la que se adaptaban los neumáticos a su conducción tan agresiva. Por otra parte, al margen de escudería francesa en la parrilla, como lo era Renault, los de Enstone (Lotus) podrían ser vistos como lo más parecido que tienen a una escudería propia, tanto en cuanto su Team Manager es frances, Grosjean lo es también, y usan un motor hecho al otro lado de los Pirineos, y uno de sus patrocinadores principales sigue siendo TOTAL, la marca francesa de cumbustibles que lleva en Enstone desde los tiempos de Benneton (aunque fuera a través de una submarca como Elf). Dicho de otra manera, Kimi Raikkonnen podría acertar quedándose en Lotus de aterrizar Michelín en la F1. Paul Hembery desaoarecería de la ecuación y los neumáticos que cambian cada 4 carreras para modificar su dureza y composición dejarían de verse por la F1. Además, aunque parezca un tema menor, permitiría un ahorro de costes intrínseco y una mayor transparencia en los Campeonatos, que tendrían los mismos neumáticos de principio a fin (a priori al menos). En un mundial que parece amañado año tras año, su aterrizaje sería bien visto por muchos aficionados, dado que desde que Pirelli aterrizó, sus neumáticos han tenido más relevancia en el debate de la F1 que cualquier otra caracteristica de los monoplazas de F1...más incluso que los propios pilotos. Pirelli, de alguna manera, nos ha quitado la verdadera esencia de la F1: dejar que los coches y los pilotos sean los verdaderos protagonistas.
 
Sí, todo esto está muy bien, pero ¿cuales son las verdaderas pretensiones de Michelin en la F1?. Para una marca que siempre ha dicho que sólo le interesaba entrar en la F1 si era compitiendo con sus productos contra otra marca de neumáticos (para demostrar hasta donde puede llegar la tecnología de sus neumáticos) este cambio de estrategia puede parecer un poco raro. En principio, tiene un doble sentido que sí se puede entender y me explico. Pirelli, en estos 4 años, ha visto como sus neumáticos se hacían para durar poco, dar muchas paradas por carrera (más bien al principio de cada temporada, porque después eran piedras) y facilitar las carreras emocionantes. Tan es así, que la marca italiana ha sido ya plenamente asociada con la poca duración de sus productos. Incluso este año sus nemáticos se han deshecho a la vista de todo el público de varias maneras (por partes, explotando y finalmente, pinchando por si mismos). Este año, por tanto, Pirelli está muy asociada con la poca duración de sus productos. La entrada de Michelin no necesita de rivales tanto en cuanto desde el momento en que sus neumáticos duren y demuestren fiabilidad, a la mente del aficionado le va a llegar el mensaje "estos neumáticos sí que duran y funcionan, no como la mierda de los Pirelli del año pasado". Eso, en términos de Marketing son años y años haciendo campañas publicitarias carísimas por todo el mundo para conseguir ese mismo efecto. Con su entrada, aun sin rivales, logran el mismo efecto que compitiendo directamente contra otra marca: deducir que sus neumáticos son los mejores. Michelin  quiere ir hacia una única parada, como ya han transmitido a los mandamases de la F1, y en esas están ahora, salvando ese escollo estratégico que la FIA impuso a Pirelli. Si entran es para publicitar la duración de sus productos. No les interesan las reglas actuales de facilitar el mayor nº de pitsops posibles (una falacia cuando llega la 2ª parte de la temporada, pero que ahí queda instalado en la mente del aficionado). Facilitaría la vida a los equipos, eso sin duda, y es por ello que también apoyan su llegada y más con los problemas de este año y el caso de las trampas con Mercedes. Pero no es la única parte de la negociación, sino que en Michelin quieren que se cambien las medidas de las llantas para que puedan fabricar neumáticos de 17-18", que son las que ellos venden en el mercado. Neumáticos de 14" no tienen relevancia en el mercado porque la mayoría de vehículos utilizan ruedas de 15" para arriba y es por tanto una de las claúsulas que quieren meter. ¿El problema? el tiempo. Están a poco o nada y no habría tiempo de reacción para las escuderías, que deberían replantear todos sus proyectos de ser aprobada una medida así, aunque sólo fuera por su efecto aerodinámico (aunque seguro que su repercusión iría mucho más allá, empezando por el mecánico). Es por ello que este escollo se podría salvar aplazando un año la introducción de estas nuevas medidas y siemplemente aterrizando en 2014 con la posibilidad de emplear la duración de sus neumáticos como caracteristica principal. Jean Todt es francés, y aunque en su época en Ferrari estuvo en frente de ellos, lo cierto es la nacionalidad es un punto a valorar cuando hablamos del país del otro lado de los Pirineos. Jean quiere que estén, Ecclestone tiene prevista una reunión con los responsables de la marca, y si los contratos de la FOM con Pirelli se resuelven (con dinero todo es posible), liberandose de los compromisos adquiridos, podemos tener un primer paso para su aterrizaje. Los equipos tienen contratos con Pirelli para el año que viene y ese será otro escollo, pero desde luego todo sería mucho más fñacil si Ecclestone tuviera las manos libres. Y eso, logicamente, se hace con dinero siendo Bernie quien es. Bernie, para que entren en su película, es más que posible que pida el pago de las indemnizaciones necesarias para que la F1 se pueda librara de Pirelli. Si lo logra, los tendremos de vuelta. Y si Michelin aterriza, es muy posible que surja un nuevo orden establecido. ¿Red Bull tiene algo que temer? veremos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"