Buscar este blog

11 de abril de 2013

VETTEL LO HARÍA DE NUEVO: LA HOGUERA DE LAS VANIDADES (¿El necesario egoismo de los ganadores?)


Con todas las miradas puestas ya en el Gp de China, los rescoldos de la "hoguera" que se montó en Malasia todavía perduran. Y por si hubiera alguien que creyera que esto se había acabado, nada más lejos de suceder. El propio Andrew Benson se hace eco de las últimas palabras de Vettel, demostrando que la polémica llega de nuevo dispuesta a quedarse un rato más, hasta que al menos comience la carrera, el Domingo, en Shangay. Vettel ha hablado, y lejos de arrepentirse por lo que sucedió, ha cambiado esta vez de discurso, pronunciando las palabras necesarias que justifican lo que hizo en Malasia. Vettel, y con parte de razóm, cree que le contrataron para ganar, y que no está en la necesidad de pedir perdón por haber ganado esa carrera y habérsela arrebatado a Webber. De hecho, cree que el australiano no se merecía esa victoria. Pero en todo caso, vayamos por partes. Empecemos...




Que los pilotos son egoistas es un hecho que va en su naturaleza. Uno no puede formar parte de este negocio si no piensa primero en ganar a su adversario directo, a su compañero de equipo, con el que se debe tener una buena relación, pero sólo hasta el punto de que no interfiera con tus ganas de batirle, por cuanta más diferencia mejor. Hay quien dijo que quien quiera amigos en el paddock, que se compre un perro. Hamilton ya tiene uno, Roscoe, y es de suponer que la moda no tarde en extenderse visto como está el patio en Red Bull. Vettel es uno más de la escuela de ganadores creada por el Dr. Marko bajo la idea de algo así como un "Win or die" ("gana o muere") en la que sólo vale la victoria y aquellos que no la logran, no siguen en su programa. Hemos visto pasar muchos pilotos bajo sus manos, y la forma de seguir en su programa siempre ha sido la misma: venciendo. No interesan las excusas ni todo aquello que sirva para justificar porque no eres el mejor. En esa especie de cuna se ha criado Vettel y por tanto es normal que ahora se justifique de esa manera:

Cuando le preguntaron si lo volvería hacer, esto fue lo que respondió:

"I'm not sure I can give a proper answer because in the moment it might be different but I would probably do the same."

¿Que la hace llegar a esta conclusión? Segúnh Vettel, lejos de recibir ayuda en el pasado de Webber en su lucha por los mundiales, él siente que no ha sido así y que en más de una ocasión le ha complicado las cosas:

"I never had support from his side. I have a lot of support from the team and think they are supporting both of us the same way. I respect Mark as a racing driver but there was more than one occasion in the past when he could have helped the team and he didn't."

¿Sorprendente? La cabeza de los pilotos parece muchas veces preparada para procesar la información en un solo sentido, o eso al menos de cara a los medios. Uno a estas alturas no se puede creer que Vettel no haya visto las múltiples veces que Webber le ha echado un cable, voluntaria o "involuntariamente", y es por ello que hasta el misto Andrew Benson lo cuestiona:

Vettel did not mention the several times in the past that Webber has obeyed team orders not to challenge Vettel, even when he felt he was faster and was himself a title contender - as for example in Canada, Japan and Brazil in 2010.

Pero como hemos dicho, la mente de los grandes campeones está fabricada para no hacer prisioneros, para intentar ganar a toda costa porque eso es parte del instinto asesino que les hace tener éxito en la pista. Vettel lo tiene, pero no es el único: Alonso, Schumacher, Raikkonnen, Hamilton...todos comparten ese espíritu que les dice que su compañero es el primero de sus víctimas. Iba a decir presas, pero como hemos dicho, esta estirpe no hace prisioneros, por lo que la palabra víctima le da un toque más real y dramático a su forma de pensar. Pilotos de este tipo no son ONG's del amor y la caridad, son puros sacos de egocentrismo más o menos exagerados. Es por ello que muchas de las acciones de los equipos cuando tienen pilotos de este calibre deben ir siempre encaminadas a mostrar todas las personas que hay detrás de cada vehículo en el que se montan. Cuando se veía a Alonso, Vettel, Hamilton...visitando las sedes de sus equipos en sus comienzos, o asistiendo a actos en los que se viera la gran cantidad de gente que hay detrás, en sus diferentes departamentos (diseño, producción, administración, etc) es porque aparte de poder ser un acto promocional, se le intenta enviar un mensaje subliminal al piloto: para que tu consigas victorias, toda esta gente intenta dar su máximo para que el coche sea el mejor en cada pieza que lo compone. Es, por así decirlo, la vacuna para que esas ansias de victoria no les ciegue en la percepción de que la F1 es más que nunca un trabajo de equipo, donde puede haber más de 300 personas involucradas de manera directa, y más de 500 de manera indirecta. Es por ello que lo que dice Vettel no es que sea incorrecto, al menos para la naturaleza de un piloto de este calibre, sino que simplemente, por un momento, ha perdido parte de la perspectiva global, ha dejado de hacerle efecto este tipo de vacuna que recuerda que para que un piloto gane, tiene que tener en cuenta que nunca lo va a poder hacer si no hay un equipo detrás que se lo permita. Seguramente por ello Vettel dice lo siguiente:

"I did speak up and apologise. Sanction, punishment, what do you expect to happen? We dealt with it internally. I did apologise to the team as soon as I could, the whole team, not just the people working here."



Pero con todo y con eso, lo cierto es que su forma de ser, inculcada por el Dr Marko durante toda la formación de esta criatura, que ya ha sido 3 veces campeona del mundo, siempre prevalecerá. Está aquí para ganar, no para hacer amigos. Y aquellos que lo entiendan, sabrán como actuará en el futuro. Es por ello por lo que ha tenido éxito y en Red Bull lo saben. Es mejor que de vez en cuando se te descontrole el animal que lleva dentro a que nunca lo tenga. Es mejor intentar calmar el ansia de victoria de vez en cuando que el hecho de no tener un piloto con un hambre tan brutal. Llevan 3 años demostrando esta teoría y ahora no van  a cambiarla. Con Vettel, al fin y al cabo, tienen el espíritu que en Red Bull necesitan para ser campeones del Mundo.  Por eso, y por cuestiones de talento también (lógicamente), las cartas de Red Bull siempre estarán marcadas. Saben por quien deben apostar y desde luego su opción nunca ha sido Webber, un piloto muy capaz pero al que ellos no consideran con ese talento y ese espíritu asesino tan necesario para ser Campeón del Mundo. Vettel lo hace porque quiere ser campeón, no porque quiera menospreciar a su jefe directo, Horner "The intention was not to undermine the team principal. That is not right. He is the boss, he is in control of all the employees. I am not in any other position than I am. I am the driver". Pero como en Red Bull gusta el animal que lleva dentro, estas cosas nunca pasarán de ser anécdotas, porque no por proteger al que es el segundo espada de facto se van a quedar sin el piloto que les garantiza Campeonatos del Mundo. Vettel lo sabe, Horner lo sabe, Marko lo sabe, Newey lo sabe...e incluso hasta Webber, en su fuero interno, también. Así que salvo cataclismo que no es de esperar, en Red Bull están todos más que conformes. Es así y no hay más...
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"