Buscar este blog

8 de abril de 2013

PEDRO DE LA ROSA Y JAIME ALGUERSUARI...LA DIFERENCIA ANTE LA ADVERSIDAD


Pedro y Jaime, Jaime y Pedro, ambos son probablemente los dos pilotos de más talento que hemos tenido junto con Fernando Alonso en los últimos tiempos. Al menos, de los que han llegado a alcanzar la F1, eso está claro. Y a ambos, de una manera u otra, la adversidad ha sido parte de su destino. Son muchos los que ya a estas alturas se atreven a comparar la trayectoria de ambos, por la forma en que la F1 les echó de los equipos en los que habitaban: cuando más prometían, les dieron la patada, cortando una trayectoria que ya por entonces parecía encarar a metas más ambiciosas. Y lo cierto es que la diferencia entre los dos ha sido basicamente la forma de encarar sus tropiezos, la forma en que se han revuelto contra lo que su destino parecía reservarles. Pero para entenderlo mejor, comparemos lo sucedido hasta ahora...

Cuando Pedro aterrizó en la F1, lo hizo de la mano de Repsol y no lo hizo en Arrows por primera vez, como mucha gente cree. El primer aterrizaje de Pedro en la F1 fue en Jordan, donde se convirtió en piloto probador. Por entonces se dice que Repsol puso 600 millones de ptas (entre unos 3,5 mill. de eur de entonces) para sentar a Pedro en lo que era uno de los mejores equipos de F1 tras los intocables Ferrari, Williams y Mclaren. La aventura tenía un final previsto para el año siguiente, 1999, que no era otro que convertir a Pedro en piloto oficial de la escudería. Lo que parecía claro tras la salida de uno de sus pilotos, no lo fue tanto teniendo en cuenta que Eddie Jordan terminó haciéndose con los servicios de Heinz Harald Frentzen en lugar de contar con su piloto reserva. Es más, Eddie hizo un intento de quedarse con el patrocinio de Repsol a pesar de la "traición" asegurándoles que Frentzen tenía madre española. Pedro, lejos de quejarse en los medios y patalear, se puso el mono de trabajo e intentó con Arrows en pretemporada convencerles de que merecía el puesto más que Mika Salo, piloto hasta entonces de la escudería de Tom Walkinshaw. Al final, como buen gladiador que es, se hizo con el asiento y puntuó en su primera carrera con ese fantástico 6º puesto que hizo historia para todos los aficionados a la F1 en España. Primera reacción de Pedro ante la primera zancadilla, que no la última.




Pedro pasó 2 años en Arrows, y fue en el año 2000 cuando hizo su mejor temporada, gracias también a un coche mucho más competitivo que en 1999. Entonces compitió junto a un Jos Verstappen que también hizo un gran Campeonato, terminando el equipo 7º de 11 equipos, en lo que podría haber sido un año muchísimo mejor de no haber sido por la fragilidad del monoplaza ya que ambos pilotos abandonaron en 9-10 carreras de las 17 carreras de entonces, más de la mitad. Tom Walkishaw, en todo caso, tenía previsto algo peor para Pedro que la manguitos de 100 ptas que se roompían cada dos por tres. Al finalizar la temporada 2000 lo dio por renovado, pero poco antes de empezar la temporada 2001 le comunicó que no contaba con sus servicios, fruto de un desacuerdo de Repsol y el equipo y sobre todo por la superior cantidad puesta por Red Bull para sentar a un Enrique Bernoldi que pasó sin pena ni gloria por la categoría (uno de los "descubrimientos" del Dr. Marko). Pedro, lejos de huir hacia otra categoría, volvió a intentarlo. Movió cielo y tierra, consiguiendo a través de Joan Villadeñprat una prueba en Prost, que quería hacerse con él y con el patrocinio de Repsol. Probó el coche y cuando todo parecía indicar que ficharía por una escudería similar a Arrows, se unió a Jaguar mediante el acuerdo que alcanzó con Niki Lauda para acompañar a Eddie Irvine a partir de la 5ª carrera, la del Gp de España, sustituyendo a Luciano Burti, que de rebote sustituiría a Mazzacane en Prost. Era la 3ª vez que Pedro en 4 años se rehacía para continuar en la F1. Esa obsesión de Pedro por la F1 que muchos critican fue lo que le convirtió en una referencia con el paso del tiempo y lo que evitó que pasara por el automovilismo sin pena ni gloria.




Pero Jaguar no fue el último zarpazo del destino, ya que de nuevo, en su 2ª temporada en Jaguar, tras haber rechazado un volante en Toyota, Niki Kauda prescindió de sus servicios, al igual que de los de Eddie Irvine, para contratar a un Antonio Pizzonia que de nuevo pasaría sin pena ni gloria por la categoría. En el otro volante del Jaguar un piloto que ahora también pilota en Milton Keynes, Mark Webber. Pedro, una vez más, parecía enfrentarse a su salida definitiva de la categoría. Craso error. Volvió a tirar de ganas, de tesón, y se volvió a levantar. Llamó a Ferrari, llamó a McLaren y tras unas pruebas con el equipo de Ron Dennis consiguió hacerse con el puesto de probador junto con Alex Wurz. Entonces la primera llamada, la que hizo a Ferrari, le permitió saber que tenían dos probadores, algo que utilizó para presionar al equipo de Woking indicando que a pesar de que tuvieran a Alex, Ferrari tenía dos pilotos para ese puesto. Dicho y hecho, McLaren se decidió a incrementar su plantilla con un 2º piloto probador. De nuevo se volvía a rehacer. Tras ello, varias temporadas en McLaren, de las que puede presumir al haber conseguido un 2º puesto en Hungria que incluso podría haber sido una victoria si el equipo no hubiera fallado en la estrategia, algo que hubiera lucido mucho más su palmarés. Pedro lo siguíó intentando cada año para ser titular en el equipo de Woking, y tras varios intentos terminó saliendo rumbo a Sauber para convertirse en piloto titular, una escudería para la que además se había rumoreado en el pasado. Pedro compitió en 2010 con el equipo de Hinwill en unas condiciones muy difíciles, con un coche que se rompía más rapidamente que el Arrows del año 2000 y al que llegó sin apenas patrocinio (unas pegatinas de Burger King en 3 carreras). Peter Sauber, viendo que no llegaba el dinero, decidió poner a Heidfield a partir de Singapur y dejar a Pedro en la estacada. Otra vez tocaba reinventarse. Volvió a tocar las puertas de varias escuderías y finalmente aterrizó en McLaren de nuevo como tests driver. Después llegaría HRT, por los que ficharía como titular para hacer crecer un equipo español, una aventura por la que estaba dispuesto a arriesgarlo todo. Al final todo salió como salió, pero de nuevo volvió a reinventarse fichando por Ferrari como 3er piloto, evitando de nuevo abandonar una disciplina que a la que ama más a que su propia vida, por así decirlo.






Como vemos, una forma de enfrentarse a la adversidad de una manera muy poco vista en un deporte que ha visto pasar muchos pilotos que debutaban y tras dos años salían para no volver. Desde Takagi, Vesrtappen, Irvine, Bernoldi, Pizzonia, Wurz, Kobayashi...todos han pasado por la categoría y compartido el mismo equipo que Pedro uno o varios años. Mientras ellos han terminado fuera de la F1, Pedro ha seguido hasta terminar dando con sus huesos en Ferrari, con el prestigio ganado durante todos estos años. Por ello, ese espíritu de rebelarse contra su destino, hablando cuando debía, haciendo los movimientos necesarios para encontrar su hueco en la parrilla, y sabiendo esperar su momento, es lo que definitivamente le diferencia de Jaime Alguersuari, uno de los mejores talentos que hemos dado a la F1, pero que de una manera u otra no goza de la cabeza necesaria para saber moverse por este mundo plagado de minas en las que es tan importante saber moverse rápido en la pista como fuera de ella. Ver como Jaime termina compitiendo de nuevo en los Karts no es que sea un paso valiente, como se puede oir por ahí, sino un evidente paso atrás de increible magnitud en los que no tiene nada que ganar y sí mucho que perder. Pedro ha sabido rodearse de gente válida a su alrededor, empezando por una jefa de prensa, Claudia, que ha sido un activo imprescindible en su carrera, así como por un manager, Julian Jakobi, que si bien en muchos casos ha sido criticado por no conseguirle mejores alternativas, al final, con la perspectiva del paso del tiempo, no parece haber hecho un mal trabajo si lo comparamos con el paso de otros pilotos por esta categoría.




Hay un dicho en la F1 que dice que si no tienes recursos, lo mejor es copiar las soluciones de otros equipos esprando que funcionen. A nivel de pilotos no hubiera sido mala idea que Jaime hubiera optado por la misma idea: rodearse de los mejores. Ir a pecho descubierto por la F1, sin un buen manager y sin un/una responsable de prensa en condiciones sólo te asegura la situación en la que ahora mismo se encuentra: postergado fuera de la categoría a pesar de tener mucho más talento que la mayoría de los pilotos que pueblan actualmente la parrilla. Jaime Alguersuari es carne de piloto titular de F1 en al menos un equipo medio de F1. Pero si sigue con la actitud con la que hasta ahora ha encarado su estancia en la máxima categoría, sin fijarse en actitudes que a otros les han permitido cuando menos aventuras más longevas, se arriesga a terminar convertido en otra más de las promesas malogradas que esta categoría ha dado. Mucha gente de talento llega, pero muy pocos se mantienen. El truco está en saber moverse fuera de la pista, y para ello es necesario un buen manager y un/a jefa de prensa en condiciones. Hasta que no se haga con los servicios de estos dos activos, la carrera de Jaime no despegará. Y con su talento, sería una auténtica lástima. Pedro, no se sirvió sólo de su talento para llevar 15 años en la F1. Sería una verdadera pena que Jaime pensara que con sólo eso se puede competir en la F1...

Por Juan Ávila

2 comentarios:

Samuel Gómez dijo...

De nuevo y como siempre, muy buen artículo Juan.
Y este es mi pequeño homenaje a Pedro: http://samgp2250.blogspot.com.es/2012/09/un-tipo-genial-normal-0-21-false-false.html

Saludos.

Penélope Glamour dijo...

Enhorabuena por establecer tan buena comparación.
La diferencia de personalidad entre Pedro de la Rosa y Jaime Alguersuari queda plasmada en los resultados. Pedro es un caballero y así lo menciono en mi blog, espero que os guste. Un saludo!
http://formulaunorosa.blogspot.com.es/2013/04/mark-webber.html

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"