Buscar este blog

19 de febrero de 2013

LA F1 Y LA FUERZA DE LOS HECHOS (intereses, mentiras, certezas, egos y falsos profetas)


En plena pretemporada, cuando la actividad de los tests se retoma en el circuito de Mointmeló, los coches comienzan de nuevo a rugir y a mostrarnos de nuevo cada uno su verdad. Una verdad que siempre hemos dicho que hasta el último día no hay que juzgar, que hay que saber leer estas jornadas y ser suficientemente pacientes para emitir los juicios oportunos. Pero si bien esa temática, la de los tests, es la que está de moda ahora por lo que la actualidad dicta, este artículo no va a ir sobre ellos, aunque hayan servido como parte de la inspiración para escribir estas líneas. Estas líneas van a ser mucho más amplias y seguramente, algo más polémicas. Pero seguramente también, algo más útiles. Empecemos…
La F1, como deporte que genera enormes audiencias, es también fuente de una gran cantidad de información, que viaja a la velocidad del sonido para estar disponible de cara a una gran masa de aficionados. Información originada por personas que escriben según sus sensaciones, sentimientos e intereses particulares en cada momento. Es por ello, por lo que dependiendo de lo que en cada momento esta persona sienta que debe transmitir, es así como nos va a llegar una información concreta. Y en la F1, los intereses, aun siendo menos intensos que en la esfera política, también existen y contaminan esa verdad que nos debe llegar lo más impoluta posible para poder juzgar por nosotros mismos. Es por tanto un deporte donde tenemos grandes contadores de relatos, historias y cuentos, así como embaucadores, farsantes, impostores y charlatanes. Es un deporte tan aparentemente complejo de entender que se presta a todo eso y más. Y ¿a que viene todo esto? Muy sencillo, a ver como los hechos se terminan imponiendo a la aparente fuerza de las palabras, y aún así, estos muchas veces son ignorados para seguir creyendo lo que nos escriben simplemente por lo bien redactado que está, por el prestigio de la persona que lo dice, o por una mera rutina que ya es muy difícil de vencer. Entremos en materia…
Hace un año tuvimos el privilegio de ver a Fernando Alonso en el paddock del circuito de Jerez, durante la disputa de los tests de pretemporada. La persona que vimos allí era un chico enormemente sonriente, que no paraba de hacer coñas y reirse con su grupo de ingenieros y mecánicos del equipo Ferrari. Fue un hecho particularmente llamativo porque la imagen que se intenta vender siempre en la prensa de Fernando es la de un tipo borde. chulo y prepotente que no es agradecido con los suyos. Lo que se vio en esos instantes en los que las puertas de la carpa Ferrari permanecieron abiertas por unos instantes es un grupo de personas que sienten adoración por su piloto, y con quien se lo pasan particularmente bien cuando no están trabajando. Una imagen que no vi en 4 días en el circuito jerezano con ningún otro piloto de cualquier equipo grande en la parrilla. Es más, n siquiera Massa tenía una relación similar con su parte del equipo. ¿Qué sucede entonces?¿Por qué esta anécdota? Muy sencillo, alguien de este mundillo me explicó una vez que el problema que tenía Fernando era con aquellos medios a los que no concedía entrevistas o que en algún momento no se las había concedido. Pero ahondemos un poco más en un hecho que me parece particularmente curioso ¿De cuándo es la última entrevista de Antonio Lobato a Fernando Alonso que hayáis visto?¿cuando es la última vez que se le ha acercado en parrilla?...¿hace más de 1 año, más de 2?...y sin embargo se sigue leyendo eso de que son uña y carne, de que el uno siente adoración por el otro y demás tonterías.  Pues bien, en las retranmisiones no se le ha oído una palabra en contra de su compatriota, cuando otros medios hubieran aprovechado para criticar decisiones, actitudes y cualquier frase que hubiera podido salir de sus labios. ¿Intereses en seguir vendiendo el producto que comenzó vendiendo en torno a Fernando? No diré lo contrario, pero es precisamente por ello por lo que ya de por sí tiene sentido este artículo. En unos casos esos intereses marcan que te llegue información negativa sobre alguien (como que les nieguen una entrevista) y en otros el que te llegue de manera positiva (porque su negocio depende de ello). Primer ejemplo de cómo los intereses modifican lo que te llega de un medio sobre una persona, un equipo, o cualquier cosa relacionada con la F1. Si eso pasa en la F1, mejor no imaginar en el resto de facetas de la vida, como la económica o la política. Miedo nos da pensar en ello…


Pero vayamos a otro de los asuntos a tratar en este artículo. Las redes sociales se han convertido en herramientas muy potentes de comunicación, y esa potencia a veces ha servido para determinados fines no particularmente altruistas. Hay gente que “vive de ellas”, no tanto porque les reporten tanto una ganancia económica vital como una ración de ego importante. Hemos visto intentos de resucitar equipos, apoyos a casos imposibles que no tenían llegada cierta a puerto alguno, frases ininteligibles y técnicas como pocas que generaban un aparente gran respeto por el autor , explicaciones vuelta a vuelta del comportamiento de una parte de un monoplaza para justificar la teoría técnica de quien las escribiera…y todo, deshecho al final por la fuerza de los hechos, por la fuerza del resultado final. Eso sí en el momento de escribirlo ha generado un gran “hype”, un gran eco, que ha justificado todo ese esfuerzo. Intentos inconclusos y explicaciones fuera del conocimiento general entre otras muchas cosas. Pero en definitiva, todo aquello que debería ser aplastado por esa fuerza de la realidad pero a la que finalmente el texto aparenta vencer. Extraño mundo este en el que vivimos…
Con los tests sucede algo similar. La pretemporada es un periodo donde se reparten muchas acreditaciones que hay luego que justificar. Y una de esas maneras es escribiendo casi vuelta a vuelta lo que debería ser la predicción sobre quien es el favorito para el Campeonato. Absurdo porque lo equipos, como ya hemos dicho, tienen programas a desarrollar a lo largo de esos 4 días y cada uno reparte ese programa de pruebas entre esos días de la manera que estima mejor para sus intereses, provocando confusión en la comparación de resultados. Si ya es poco útil hacerlo en el mismo día, hacerlo vuelta a vuelta no lleva más que a una pérdida de tiempo. Pero eso sí, las predicciones luego se las lleva el viento y por eso, aunque Lotus fuera al que casi todos predijeran el año pasado como el gran favorito a ganar el Campeonato, al final salen los tres grandes y son los que se lo luchan (aunque luego Kimi. eso sí, se haga un hueco en el la clasificación del Campeonato por su gran regularidad). Hechos que deberían aplastar teóricamente de nuevo a las letras y líneas escritas, pero que de un modo completamente extraño, sucede todo lo contrario: los textos escritos se imponen a la rutina de los hechos de cada año. Ver para creer…


Y finalmente, y por último tema, el de los fichajes. Ese sí que es tema de profetas, y en el que todos fallamos más que una escopeta de feria, el aquí presente el primero. Lo curioso en estos casos es como la información que te llega de fuentes “anónimas” tiene una increíble semejanza con la que le llega a otros. El famoso “que no salga de aquí” que a uno le ata de pies y manos para no decir nada, es la misma cuerda que se rompe con más facilidad en otros casos. Pero de una u otra manera, siempre hay multitud de detalles que apoyan esa información que te dan de manera exclusiva y que no sabe nadie. Y esa semejanza en los detalles hace que finalmente creas que siempre son distintas fuentes pero que coinciden por la veracidad del hecho que narran. Todos al unísono de repente tenemos esa seguridad de que va a ser así, tantas personas no se pueden equivocar…pero al final, los hechos aplastan el rumor de una manera determinada y total:  Van der Garde a HRT, Raikkonnen a Williams, Alguersuari al DTM, los restos de HRT a Scorpion Racing, Petrov a Marussia, Kovalainen a Ferrari (sí, sí, se oyó este año), como Webber, como Button, como Hamilton, como Rosberg, como Pérez (para que luego terminara en McLaren), como media parrilla…y ahí sigue Massa. Los hechos lo aplastan todo, pero mientras estos llegan, los rumores y las certezas se mezclan de una manera ciertamente extraña. Y todo para llegar a la única conclusión de que finalmente no vale de nada escribir sobre rumores porque el destino ya se encarga de colocar las piezas en el sitio en que le da la gana, sin preguntar a fuente alguna, sólo sirviéndose del azar como su mejor arma. Pero de los aciertos todo el mundo vive y de los fracasos todo el mundo olvida (aunque al pobre Jaime ya le estuviéramos haciendo el asiento en el equipo indio).
En definitiva, la fuerza de los hechos debería aplastarlo todo y hacer que nos preguntáramos el porqué de cada línea escrita, el porqué el autor opina de una manera o el porqué seguimos haciendo caso a lo escrito antes que a lo que la realidad siempre finalmente dicta. Incluso podemos decir que estas líneas pueden ser un boomerang que un día se vuelva contra el que aquí escribe, si no lo han hecho ya varias veces. Pero da igual, son líneas para que antes de dar nada por cierto, siempre nos hagamos la misma pregunta: "¿por qué?". Aquel que se hace preguntas se hace más sabio, y en la F1 ocurre exactamente lo mismo. Certezas irrefutables, pocas, muy pocas o ninguna…
Por Juan Ávila

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La pista pone a cada uno en su sitio. Es juez y tirano por mucho que se quiera jugar al gato y al ratón,para eso si, atraer al máximo la atención de la gente y en consecuencia de los patrocinadores. Está claro que hay mas sombras que luces a estas alturas y que no podemos lanzar las campanas al vuelo sobre éste o el de mas allá. Mucha habladuría y optimismo ... mucho interés puesto como carnaza para q se hable de uno. Buen artículo, gran reflexión.Felicidades!!!!1

Luis Alberto Naranjo dijo...

Buenisimo el articulo, aunque no lo necesitabas a pesar de haberte mojado con lo de Jaime, seguimos creyendo en tu magnifica labor, y me gusto esa valentía. Un abrazo.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"