Buscar este blog

16 de febrero de 2013

ALGUERSUARI Y LA F1: ¿SE ACABÓ LO QUE SE DABA?

 
 
Triste pero cierto: Jaime Alguersuari no competirá este año en la F1. Y no lo hará no porque lo digamos nosotros, sino porque él mismo ha confirmado que este año no tendrá un volante en la parrilla del Gran Circo. Ni la foto de las ovejas, ni las palabras de Paul Hembery, todo se diluye como un azucarillo y de alguna manera se compromete seriamente la trayectoria de Jaime en la F1. Se puede pensar que el juego no ha acabado, que quien permanece cerca y no sale de este deporte siempre tiene opciones en el futuro. Y puede que así sea...pero un experimento que no varía sus condiciones está condenado a repetir siempre los mismos resultados. Jaime necesita dinero y un buen manager. Lo primero no depende directamente de él, pero lo segundo sí. Pero antes de entrar en críticas y opiniones, veamos lo que ha dicho...y lo que conlleva.

Así explica Jaime el que no le vayamos a ver entre los participantes de la temporada 2013:
 
"Nunca imaginé que tendría que luchar tanto fuera de la pista para finalmente asumir que en 2013 no estaré en F1. Os aseguro a todos que he estado convencido la mayor parte de la temporada 2012 de F1 de que mi asiento estaba asegurado en un equipo que puntúa habitualmente. Así me lo hicieron saber y así lo asumí como cierto. En razón a esta convicción he dejado pasar oportunidades en otros campeonatos. He esperado con fe y anhelo que el valor de mi trayectoria deportiva y los compromisos verbales que había recibido se concretaran con mi regreso a la F1 en 2013. No ha sido así",
 
"Soy plenamente consciente del trabajazo que hicimos tanto yo como Buemi y de la calidad de los dos. Solo sueño en conducir un coche que me permita competir al mismo nivel del 'top 5'. Jugaré mis cartas lo mejor que sepa apostando por el talento, la experiencia y mi historial, nada más",
 
"Aunque en España la economía está en el peor momento de nuestra historia moderna, y salvo el Banco de Santander, ninguna otra empresa considera la Fórmula Uno como una inversión rentable y sostenible, yo sé la edad que tengo, conozco mi palmarés y mi convicción de que merezco un coche ganador en la F1. Y voy a seguir luchando por ello"
 
Palabras cargadas de la convicción de que va a seguir intentándolo, de que no se rinde, de que conoce su calidad y de que se sabe merecedor de una oportunidad. El mismo Jaime que en la F3 le ganó el título al mismo Sergio Pérez que ahora se sienta en un McLaren es el mismo que tiene que continuar otro año más fuera de los focos que un gran premio te da. Y es esa misma convicción la que parece estar jugándole una mala pasada por no gestionarla de la manera más adecuada. Si bien es positivo que uno sepa la calidad que atesora y sea firme a la hora de creérsela y demostrársela al resto, esta misma convicción no se tiene que trasladar necesariamente a todas las áreas, porque no necesariamente uno es el mejor en todas las áreas necesarias para triunfar en la F1. Y una de ellas, como no, es la dirección de tu carrera deportiva. Ese área en la que tras un año apartado de los focos, termina sin triunfar a tenor de los resultados. Jaime, de una u otra manera, necesita tener un manager que tenga la misma calidad que él a la hora de tirar el monoplaza en la frenada de una curva. El mejor se distingue siempre por saber rodearse de los mejores. Schumacher en su momento se rodeó de un gran manager como Willy Webber, el famoso Mr. 20%, que supo dirigir su carrera hasta que se separaron. Se supo rodear de grandes directores, de grandes diseñadores, de grandes ingenieros, responsables de prensa, etc. Es decir, de todo el personal necesario, y con las cualidades adecuadas, para poder centrarse en lo que mejor sabía hacer: conducir monoplazas de F1. Ese sigue siendo el gran lastre para ver triunfar a Jaime, el no haberse hecho con un manager que se gane el sueldo vendiendo la calidad de su piloto y haciendo valer el potencial que todavía atesora. En un campeonato donde el dinero se empieza a demostrar como imprescindible para conseguir un volante, carecer también de un buen manager puede resultar ya como completamente definitivo.
 
 
 
 
Jaime es posiblemente el mayor valor dado por la cantera de Red Bull con la excepción de Vettel. Y lo decimos conociendo los pilotos que han salido de allí, desde que Marko inauguró esa tarea trayendo a pilotos de una calidad tan discutible como Enrique Bernoldi o Scott Speed. Sí, Jaime es un piloto con la garra y la inteligencia suficiente en carrera como para sacar lo mejor que tiene el monoplaza, como para lanzarse sobre el monoplaza del rival sin pestañear ni dudar un solo instante. Pero ese mismo piloto al que nadie entendió que se le echara de Red Bull en su mejor temporada es también el mismo al que le ha perdido el que su convicción haya llegado a más áreas de las que debía. Jaime tiene calidad más que suficiente para estar en uno de los 5-6 primeros equipos de la parrilla. Nadie duda en otorgársela a un Sergio Pérez al que Él batió en un Campeonato monomarca y que ahora se sienta en un McLaren. Lo mismo debería suceder con él. Y sin embargo, tras un año fuera de los focos que dan los grandes premios, ahora las oportunidades se le niegan. Lo cierto, por tanto, es que algo tiene que cambiar en su ecuación para lograr hacerse valer en un Campeonato al que llegar sin dinero ya supone una dificultad difícil de superar. Y posiblemente hacerse con un manager como Dios manda sea una de las variables a cambiar. Jaime posiblemente tenga en Pirelli una opción de continuar ligado a la F1, pero el riesgo que ello supone para su carrera es también importante. ¿Por qué? porque le puede pasar lo mismo que a Lucas di Grassi, que siendo piloto Pirelli, ya no aparece en ninguna quiniela y es un retazo del pasado. Un piloto que, no olvidemos, peleó siempre por el campeonato de la GP2 y que estuvo en el programa de jóvenes pilotos de Renault. Aquel que se le suponía un gran potencial y que tras el paso por Marussia, terminó guardado en el armario de la marca de neumáticos italiana.
 
Sí, Jaime necesita más que nunca cambiar el camino, estar los fines de semana en los grandes premios, estar relacionado con alguna escudería, ser parte de los Viernes, Sábados y Domingos de alguna manera. Me cuestra creer que la opción de ser 3er piloto de equipos como Force India, Williams, McLaren o Mercedes no las haya contemplado, con lo que ello supondría para relanzar su carrera. Son todas ellas escuderías que no tienen un 3er piloto contrastado, con experiencia, que les pueda ayudar con el desarrollo del monoplaza, así como estar preparado por si alguna vez suena la flauta y tiene que sustituir a uno de sus pilotos titulares. Jaime tiene que llamar a esas puertas, no cerrarse en banda, tener amplitud de miras, y reinventarse una carrera que de seguir otro año más a la sombra de Pirelli, puede terminar por estar herida de muerte, como le sucede a Di Grassi. Dicen que la puerta de Force India para ser 3er piloto sigue ahí, algo que ya pusimos que sería interesante, y que juzgábamos como probable tras esa visita a Silverstone, con la foto de las ovejas de por medio. Ahora habla con una resignación que por momentos invita a olvidarse de esa idea, con Bianchi y Karthikeyan estando en primera línea para ese puesto. Sea como fuere, lo cierto es que la opción de probar para la marca de neumáticos garantiza disputar km en un monoplaza de F1, pero al mismo tiempo te aleja de la memoria de todos aquellos que deciden en las escuderías. El 2011 queda lejos en los recuerdos de todos aquellos que deciden, el 2012 lo pasó a la sombra, y el 2013 no tiene el factor de la injusticia tan relativamente reciente como para que aquellos que puedan dudar se terminen acordando de lo que hizo Jaime en Toro Rosso. Eso queda lejos. En las manos de Jaime está reconducir su carrera, pero un año más a la sombra de Pirelli no me parece la idea más acertada para cambiar los resultados de la ecuación. O Jaime reacciona ahora, o su futuro en la F1 se puede diluir como un azucarillo. En sus manos está...
 
Por Juan Ávila

3 comentarios:

MANOLO CASTEFA dijo...

En muchas cosas de las que le están y le han pasado, el paralelismo con Pedro, es incuestionable, por desgracia.

Samuel Gómez dijo...

NO sé si estoy mal informado, pero creo que el manager que NO nombra Juan Ávila, hombre educado sin lugar a dudas, es el padre de Jaime, periodista por cierto, o bien sigue representándose él mismo. En ambos casos, coincido al 100% con la opinión que de NO contratar a un verdadero profesional del medio, de la F1, el porvenir de Jaime pinta gris, hacía gris oscuro.

Y es una pena pues creo que desde luego es un piloto, aparte de ser de nuestro país, sólido, rápido y fiable. Quizás el tema del "pinche" de discos debería dejarlo para cuando supere la treintena.

C. Albers dijo...

Seguramente sea Sutil y los millones de Medion los que se han puesto por delante. A Alguersuari le falla algo, aquella bronca de Marko (totalmente merecida) en su época de Toro Rosso marcó su destino

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"