Buscar este blog

29 de diciembre de 2012

HRT: SE ACABÓ...

  
Si la aventura como tal parecía que ya ténía dificil solución con vistas a seguir siendo un equipo español, la conjunción de diversas noticias nos llevan a dar por concluida la aventura del equipo español en la F1, como bien reconoce Raymond Blancafort (link). La noticia no pilla por sorpresa, pero sí causa una enorme tristeza teniendo en cuenta lo mucho que costó tener un equipo español de F1, los años que ha llevado y los intentos que hubo en el camino (como ese BravoF1 en el que también estuvo involucrado Adrián Campos). La culpa, como siempre, se le echa a la falta de dinero, y sin dejar de ser cierto en parte, la ecuación no tiene una única variable, ni mucho menos.

Hemos visto que hasta los equipos más importantes, los que luchan por puntos y podios, pierden dinero a espuertas. Y sin embargo,continuan ahí, invirtiendo continuamente dinero en mejorar deportivamente. Si tenemos en cuenta además la poca diferencia monetaria entre ascender posiciones en el Campeonato de Constructores, la pregunta es más que evidente. ¿Por qué el resto sí y HRT no? Es ahí donde la ecuación de cada año ha repetido la misma constante: el equipo ha estado siempre en las manos equivocadas. Gusten más o menos a quien lo lea, la ilusión y el trabajo han sido un nexo común en todas las personas que han pasado por el equipo, desde Adrián Campos a Luis Pérez-Sala, pasando por Jose Ramón Carabante. Todos han puesto y dado de si todo lo que han podido, pero lo cierto es que ninguno parece haber puesto nunca los pilares necesarios para sostener un proyecto de este tipo, de esta encergadura. De alguna manera, desde el comienzo, el equipo ha pecado de no tener el músculo financiero necesario para afrontar una aventura donde el perder dinero era necesario en los primeros años. Un proyecto de este tipo se sostiene por todos los factores que rodean la F1 en sí, por todos los negocios que puede generar la F1 a su alrededor, en el que el equipo es el escaparate para obtener el dinero por otro tipo de acuerdos. Por ello, los accionistas de Force India son capaces de invertir 50-60 mil. de euros a pesar de que realmente es muy difícil que rentabilicen esa inversión en menos de 5-6 años porque la diferencia de la posición que ocupan en el Campeonato a la que quieren conseguir no es más de 10 mill. de eur. ¿Que es por tanto lo que ha faltado para que el equipo siguiera adelante? pasión por  la F1, la necesaria para hacer lo que todos los demás han hecho: hacer primero una gran apuesta monetaria para meter al equipo en las posciones que sirven de escaparate para atraer ese dinero que hay alrededor de este negocio, y que no forma parte del patrocinio del equipo. Creer que el equipo podía ser rentable, sin luchar por los puntos, era un síntoma más del desconocimiento de como funcionan aquí las cosas. Pretender que se pudiera llevar el proyecto con las subvenciones que prometen siempre los políticos para arrimar el ascua a su sardina era ser un pelín ingenuo teniendo en cuenta la que está cayendo. Ya le pasó a Carabante cuando quiso llevar el equipo de F1 a Murcia y vio como el dinero no llegaba tras habérselo prometido unos políticos que sí parecían beber el mismo agua que Jose Ramón.
 
 
 
La F1 es un deporte muy caro, es cierto, y todo ingreso es bien recibido, pero ningún proyecto de este tipo se puede sostener por los castillos en el aire dependientes de manos ajenas. La fórmula para rentabilizar la inversión debería haber sido otra desde el comienzo, intentando usar el equipo como herramienta para abrir negocios colaterales relacionados con la actividad propia del propietario. Es lo que han hecho el resto de equipos para obtener fuente de ungresos adicionales. Y cuando el equipo de propietarios parecían tener la F1 como único negocio, han aprovechado para abrir negocios tangenciales a su actividad. Claros ejemplos son Williams y McLaren, con los primeros desarrollando tecnologías para el mercado del automovil o participando en aventuras conjuntas con otras marcas (como Jaguar) y otros, como McLaren, creando su propia marca de automoviles deportivos para venderlos por el mundo entero. Pero incluso hay ejemplos a menor escala, incluso dentro de la propia HRT, con el ejemplo de KH7 abriendo negocios en la India, Brasil y Singapur fruto de las relaciones creadas a través de sus visitas a estos paises cuando el gp les llevaba allí. No es por tanto extraño que fueran los que más interés tuvieran en continuar en la F1, e incluso estén barajando patrocinar a cualquier equipo que sea alternativa a su inversión si HRT desaparecía, como finalmente ha sucedido. La rentabilidad directa no es propia de la F1 y ese sea quizás el mayor error de los que se han intentado embarcar en un proyecto de este calibre: no desarrollar vias de ingreso indirectas para su actividad principal, que no la del equipo de F1. Quizás esto lo entendiera mejor Carabante que la propia Thesan, por incongruente que parezca dada la actividad de cada uno. Sirva de ejemplo donde se encuentra ahora Jose Ramón Carabante hijo, desarrollando su actividad en Singapur (a través de cddinvestments/).
 
A su desaparición como tal también parecen haber contribuido los pocos ingresos que han llegado via el Departamento Comercial, y más cuando se compara con el año anterior, en el que al menos siempre parecía haber alguna empresa o colaboración nueva cada gran premio. Quizás, el mayor problema es lo que otras veces hemos comentado como el Caballo de Troya del equipo, en el que personas que sólo debían pensar en términos de equipo, han terminado teniendo intereses cruzados en el que la figura de Ma parece haber estado en medio de todo esto. Cierto es que el incremento de los ingresos via patrocinio directo podría no haber sido mucho mayor de los 15-20 mill. por temporada (6-7 por Narain, y 10-13 por el resto de patrocinios al equipo), pero seguramente podrían haber ayudado a que la sangría de dinero fuera menor. Dicho eso, lo cierto es que hubiera sido interesante desarrollar ideas alternativas a las habituales, dado que via patrocinio directo, equipos más grandes no han tenido mucha mayor disposición monetaria a pesar de tener muho mayor éxito deportivo. Esto, de alguna manera, ya se ha visto en el artículo del estado financiero de los equipos. Y es que si el equipo tenía una visibilidad limitada en las retransmisiones del gran premio, esta no no podía ser la única via para dotar de valor a las inversiones de los patrocinadores. Ni un roadshow del equipo mostrando el coche, ni una presentación del mismo en ningún salón del automovil, ni siquiera ningún meeting deportivo al margen de la F1. Nada de mostrarlo fuera del circuito. Ningún anuncio televisivo relacionado con el coche de sus respectivos patrocinadores. Lo más a lo que se ha llegado es darle repercusión a Arzak a través de sus pinchos y cocina en general. Pero el paquete de valor aportado a sus patrocinadores ha sido relativamente limitado. Si sólo le ofreces lo tradicional, de alguna manera seguirán siendo el último én obtenerlos, como último equipo de la parrilla que se es. Si a ello le añadimos que la nacionalización del equipo aportaba valor comercial sólo a las empresas nacionales, que son las más afectadas por la crisis, es lógico pensar que lo limitado del valor ofrecido por el dinero aportado no terminara de convencer a los posibles patrocinios que podrían haber existido por medio.
 
 
Muchos factores han contribuido por tanto a que el equipo no haya prosperado más allá de este año, pero lo que está claro también es que las cuentas no eran las peores de la parrilla, tras ver la situación financiera del resto. Se cerró el grifo, sí, pero si hubiera existido un interés real en continuar con la aventura, se podría haber hecho como lo han seguido haciendo el resto de equipos. Lo que lo ha limitado es la versión cortoplacista y limitada del negocio que es tener un equipo de F1,  y sobre todo, la falta de una apuesta decidida y real por el equipo, que desde que fue adquirido llevaba puesto en venta. A diferencia de Genii, que adquirió el equipo Renault para hacer prosperar las inversiones de la empresa Genii Capital, a Thesan y el Popular sólo les interesaba, visto lo visto, dar carpetazo final a la aventura de la F1 lo antes posible. Mucho dinero se perdía cada año teniendo en cuenta que no se recuperaba por ninguna otra vía. Ni siquiera patrocinando el banco en el propio monoplaza. Si pequeños son tus objetivos, pequeñas serán tus conquistas. Y esto, en HRT y sus propietarios, ha sido siempre el nexo que los ha unido. Si te metes en un proyecto de este tipo, asegurate de hacerlo con los medios adecuados, músculo financiero incluido. Como este nunca parece haber sido el caso, su final estaba cantado. Tristemente, eso sí, como cualquier opera en la que el dolor es la protagonista. En este caso, ni siquiera un canto en do mayor hemos podido tener. En HRT, como siempre ha sido su política, se han ido como siempre estuvieron desarrollando su política de comunicación: en silencio y sin hacer mucho ruido. Triste, es cierto, pero HRT ya es historia. Esto se acabó...
 
Por Juan Ávila

2 comentarios:

Samuel Gómez dijo...

Excelente como siempre.
Un gran saludo.

Anónimo dijo...

Thesan solo tenía en mente pintarle la cara al equipo para endosárselo a un primo, de ahí que pidieran por la nada (la Licencia) 40 millonazos. Y además tontos; Si hubieran iniciado la temporada 2013 con Má al volante seguramente habrían conseguido diversos apoyos chinos, incluyendo la entrada en el accionariado, pero era una aventura a corto plazo, una mentira lo del museo, la academia, el proyecto a 3/5 años. Tipical Spanish.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"