Buscar este blog

12 de diciembre de 2012

¿EL SINSENTIDO DE TORO ROSSO?...(¿Tiene razón de ser para Red Bull?)

 
 
Hablar de Toro Rosso es hablar del equipo escuela de Red Bull, del equipo cantera del que se debería nutrir la escudería Tricampeona del Mundo. Es, de alguna manera, el escalón más alto de "La Masia" particular del equipo austriaco, "La Fábrica" de los futuros campeones. Y como tal, hay que reconocer que la compra de la antigua escudería Minardi (en 2006) adquiría todo el sentido desde ese punto de vista, diferente y atrevido para lo que se lleva en la parrilla. Se debía aplaudir esa apuesta, y se hizo, porque creo recordar que fue mayoritario el convencimiento de que estaban haciendo algo digno de aplaudir y valorar. Pero el tiempo ha pasado desde entonces, 6 años camino de 7, y es un tiempo más que prudencial para hacer balance...¿tiene sentido Toro Rosso para Red Bull?. Veamos...

Toro Rosso es el mayor grado dentro de la escuela formada por Red Bull, que abarca desde el karting hasta la máxima disciplina del automovilismo. Su principal objetivo no es buscar talentos sino contrastarlos. La búsqueda ya se ha realizado previamente y quien llega a Toro Rosso lo hace después de haber ganado en las diferentes categorías por las que les hacen pasar (F3 y World Series entre otras). Es por ello por lo que se les suele dar al menos 2 años para demostrar si el potencial que atesoran se confirma en forma de talento presente y actual...y en cantidades suficientes como para hacerles dignos de merecerse un asiento en la escudería Campeona del Mundo. Y es ahí donde el sentido o sinsentido salta a la vista tras 7 años de pruebas y experimentos. Toro Rosso, nos guste o no, es una escudería de fondo de parrilla, que lucha habitualmente por no ser la última de las escuderías establecidas. Eso hace que la distancia entre el rendimiento que ofrece, los objetivos por los que lucha, y contra los rivales que pelea habitualmente...sea mucho más que la recomendable para demostrar que vales para un equipo que lucha por Campeonatos del Mundo. De dar el salto de un equipo a otro tiene que ser porque la demostración de talento sea tan palpable como evidente, y eso, tal como se llevan planteando las formaciones de pilotos en la escudería italiana, es cuando menos muy difícil de ver.
 
Llegamos en este momento al punto que nos interesa, al de ¿como se puede conocer si la calidad de los pilotos de Toro Rosso es suficiente para dar el salto a Red Bull? En este caso, lo que nos dictaría el sentido común sería que debería ser contrastando a uno de sus pilotos noveles contra uno de calidad contrastada. Para poder acometer esa comparación, por tanto, sería necesario que al menos uno de los pilotos ya hubiera demostrado algo, ya hubiera al menos competido un año entero luchando contra otro compañero que hubiera servido a su vez de referencia. Sería, de alguna manera, una eterna lucha al más puro estilo cinematográfico de Los Inmortales: "sólo puede quedar uno". Pero esta dista de ser la manera en la que se está acometiendo la búsqueda del talento en Red Bull y Toro Rosso. Entremos en detalles...
 
 
Empezamos en 2006, y la primera alineación del equipo italiano está formada por los debutantes Vitantonio Liuzzi y Scott Speed, ambos novatos. El italiano llega tras ser definido como el nuevo Schumacher en las categorías inferiores, ya que entre sus hechos se encuentran haber ganado al mismísimo kaiser en el Campeonato del Mundo de Karts cuando Michael decidió participar. Al americano se le debe ser el causante de la creación de la escuela Red Bull tal como se conoce desde entonces, pues el interés de la marca era encontrar un piloto estadounidense que llegara a la F1. De ahí surgieron las pruebas que organizaban en karts de entre miles de aspirantes. Liuzzi conseguiría el único punto del equipo, y Speed quedaría justo detrás de él en el Campeonato. Llegamos a 2007 y tenemos la segunda temporada de ambos. Liuzzi haría 3 puntos y le volvería a ganar la partida a Speed, pero ninguno parecía confirmar el talento supuesto. ¿Resultado? ninguno de los 2 continua al año siguiente. No se ha destacó lo suficientemente ninguno de ellos. De hecho, el americano, sería despedido y sustituido por Vettel tras el Gp de Estados Unidos. El alemán, en 7 carreras, siendo su año de debut, supera a Liuzzi. Se toma las 3 primeras para ponerse al nivel de Tonio para después superarle en el resto de carreras hasta finalizar el Campeonato. Había madera. Curiosamente, de ese enfrentamiento entre un novato y un piloto ya experimentado, surgió el único talento que han sacado desde entoncesLlegamos a 2008, año en que compite por 2ª vez Vettel a mano de uno de los monoplazas italianos, y año en el que un 4 veces ganador de la Indy, Sebastian Bourdais, a atreve a dar el paso y entrar en la F1 aunque fuera en equipo de fondo de parrilla. El resultado es arrollador: Vettel bate al francés por 35 puntos frente a 4. Como vemos, comparar al alemán contra un piloto de la calidad de Bourdais sirve para saber que el 2007 no fue suerte. Consecuencia, hay talento contrastado y se le manda a Red Bull (justo es decir que no eran ganadores de mundiales por entonces). El salto no es tan grande como demostraba el hecho de terminó con más puntos que los dos pilotos de Red Bull. Era la época en que Red Bull diseñaba los chasis de las dos escuderías, que eran una copia el uno del otro, y para animarlo más tenían un V10 capado, en la época de los V8.
 
 
 
Como vemos hasta ahora, la llegada de Vettel supuso descubrir un valor más que evidente tras sus dos años en Toro Rosso. Pero también resultó tan evidente porque se le enfrentó a pilotos más experimentados y en algunos casos, como el de Bourdais, con 4 títulos de la "F1 americana". En 2009, conscientes de lo importante que era dar continuidad y comparar a su próximo piloto con uno contrastado, sigue Bourdais y suben a Buemi. El suizo se muestra más rápido que el francés, del que deciden desprenderse en el Gp de Hungría, donde debuta Algersuari, sin haber hecho un sólo test de F1 anteriormente. Buemi parecía un buen piloto por cuanto en su debut batía también a un piloto tan experimentado y ganador como Bourdais.Había que confirmarlo al año siguiente. Y ahí, llegan los problemas. Buemi se muestra rápido, pero Jaime también, y ya la ecuación no parece tan clara. La temporada termina con 8 puntos para Buemi y con 5 para Jaime, que además hace un gran final de temporada batiendo a Buemi. Las dudas están ahí ¿se desprenden de Buemi que ha ganado a un 4 veces Campeón de la Indy, como Vettel, o continúan un año más con los 2?. Jaime, lanzado a la F1 sin paracaidas, ya está al nivel del suizo, incluso levemente por delante. La lógica, siguiendo esquemas anteriores, hubiera dictado que sólo uno de los dos continuara, pero el final de Jaime fue tan bueno, y la progresión tan espectacular, que había que terminar de decidirse tras otro más, que a fin de cuentas sería el segundo año real de Alguersuari. Se hace, en 2011 se continua con ambos, y Jaime bate a Buemi, 26 a 15, en la primera temporada en que la experiencia de ambos ya se podía equiparar. La solución podría haber sido clara, dejar a Jaime para comparar al siguiente de la manada contra alguien contrastado. Pero contra toda lógica, en 2012, se cambia a los dos para poner por primera vez desde 2006 a dos pilotos noveles, casi sin experiencia, con los resultados lógicos. Ninguno de los dos se ha destacado sobre el otro. Ricciardo parece mejor en Calificación pero Vergne parece mejor en carrera, como muestran los 16 puntos suyos frente a los 10 del australiano. Nos encontramos entonces ante la mezcla de los 2 dilemas: ni el coche lucha en las posiciones donde se pueda ver claramente la calidad de sus pilotos, ni ninguno de los dos se destaca del otro. ¿Quien es el bueno? ¿tienen los dos el mismo talento?¿es mucho mejor uno que el otro?¿merecen el salto a Red Bull?
 
 
Aquí llegamos a la ecuación fallida. Ninguno de los pilotos, de entre todos los que han pasado por Toro Rosso, han tenido el talento suficiente para saltar a Red Bull salvo Vettel. Todos han salido de Toro Rosso y el único que ha logrado progresar fue Tonio Liuzzi, que llegó ser titular en Force India. Ninguno de sus otros pilotos, de esos talentos que tanto tiempo buscaron, encontraron lugar en otro equipo tras su salida. ¿Que sentido tiene por tanto gastarse el dinero en un equipo entero (70-80 mill. de eur de gasto) cuando el coste de patrocinarlos en otros equipos sería infinitamente menor?¿que es lo que mueve a un equipo que busca el talento puro no contrastar a sus pilotos contra talentos ya probados?¿tiene sentido continuar con una Toro Rosso cuyos pilotos no pueden demostrar su talento porque navegan en el fondo de la parrilla y se les compara con iguales? ¿Son tan buenos los talentos de su cantera o realmente no están llegando los mejores? Quieras o no, una pregunta de este tipo te la planteas cuando te estás gastando una cantidad ingente de dinero en encontrar el próximo Vettel. Ahora bien, ¿es Vettel un accidente o la muestra de una política acertada?. Hay que recordar para ello que ninguno de los pilotos descubierto por Marko ha hecho han gran cosa en la F1 salvo el alemán. Liuzzi es lo máximo, y no pasó de Force India para terminar sus días en Hispania-HRT. ¿Que sentido tiene por tanto seguir con esta búsqueda sabiendo que nunca salen talentos reales y que los dos mejores que han tenido, han salido por la puerta de atrás por no tener sitio en un equipo Campeón del Mundo. Y eran lo mejor que había encontrado Marko tras Vettel con diferencia. Es más, aunque Vergne o Ricciardo se destacaran mucho el uno del otro en 2012, no parecería probable su salto a Red Bull si el equipo no ha pegado un salto grande que haga que pasar de un equipo como Toro Rosso a un equipo Campeón del Mundo sea inabordable para el piloto que pega ese salto. Por todo ello, parece un sinsentido seguir con un esquema en el que el empleo de dos pilotos casi completamente debutantes hace que no se logre dirimir entra la verdadera calidad de cada uno. Y como no, en el que la falta de competitividad del equipo no logra ponerles en posición de luchar por cosas importantes, para coger experiencia en la lucha por objetivos importantes, donde la presión por lo óptimo se puede llegar a asimilar a la que sufren los pilotos de Red Bull por ganar mundiales. ¿Tiene sentido seguir con ese esquema de equipo poco competitivo más dos pilotos de similar nivel y experiencia?. Si el objetivo de Toro Rosso sólo fuera competir, sí, pero si es proveer de potenciales Campeones del Mundo, definitivamente no. Al menos, como está planteado hasta ahora. O por lo menos, hay alternativas más baratas.Y más si el único ojo bueno de Marko sigue demostrando el tino que ha tenido hasta ahora para encontrar el talento...
 
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"