Buscar este blog

23 de octubre de 2012

EL DILEMA DE MCLAREN Y SUS MOTORES PARA 2014 (Que opciones tienen y de donde viene su ruptura con Mercedes)


McLaren tiene un problema, uno que arrastra desde hace tiempo y que como tal, lleva enquistado y sin solución aparente: quieren el divorcio total de Mercedes. Sí, una de las escuderías más prestigiosas del Mundial junto con McLaren y Williams, se enfrenta a la necesidad de encontrar una alternativa a Mercedes que pueda seguir manteniéndolos en la élite de este deporte. Una solución que por tanto no puede bajar el listón de los objetivos que habitualmente se plantean en Woking: ser los mejores. Y por si eso fuera poco, hay que añadir un problema adicional: no les vale ninguno de los motores que hay en el Mundial (ni Ferrari ni Renault). ¿Qué solución tienen por tanto?¿Como es posible que se lo planteen siquiera sin tener alternativas?¿a donde les conduce todo esto?.
LOS ORIGENES
McLaren y Mercedes se quieren divorciar completamente, sí, pero lo quieren desde hace tiempo, no es algo nuevo. El momento exacto resulta difícil decirlo, pero lo más extendido es que esta algo más que aparente desafección entre las dos partes viene desde el momento en que Mercedes, tras varios intentos, vio como se quedaba fuera de poder comprar la práctica totalidad de la escudería McLaren a Ron Dennis y sus socios. Ese intento de adquirir el 90% de la mítica escudería de Woking fue parado en varias ocasiones por un Ron Dennis que no quería convertirse en un empleado a sueldo de un equipo que él mismo había relanzado llevándolo hacia al éxito actual. Si en su momento se comentaba que Mercedes poseía el 40% de McLaren, el interés de la firma de la estrella era hacerse con el resto del paquete accionarial, distribuido entre Ron Dennis (15%) , Mansur Ojjeh (dueño de Tag Heuer, con otro 15%) y el holding árabe Mumtalakat (30%), con base operativa en Bahrein. Ron Dennis supo parar el intento de golpe de estado en ese momento, pero Mercedes no se quedó quieta y finalmente, tres años más tarde, en 2010, tenía equipo nuevo tras la compra de Brawn Gp (entonces equipo Campeón del Mundo tras ganar el Mundial del 2009).
Esta desafección, este divorcio progresivo, que muchos echacan a ese intento de controlar la escudería McLaren por parte de Nobert Haug, comenzó por la falta de éxito del equipo en asegurarse otro mundial desde el último que obtuvieron en 1999. Por entonces, en 2007, el equipo llevaba 8 años sin ganar el Campeonato, y eso, para una marca que lleva su lema “sólo lo mejor” escrito en su ADN, era demasiado. Si ya de por sí la espera estaba siendo larga, la gestión que hizo Ron Dennis de la temporada 2007 terminó por agravarlo mucho más. Al hecho de ver entonces al equipo perdiendo un Mundial asegurado, en el último Gp, por no saber gestionar a sus pilotos durante toda la temporada, se unió el escándalo de espionaje, con una multa histórica y la retirada de todos los puntos (218) conseguidos ese año. McLaren quedaba última en el Campeonato de Constructores quedando la imagen de Mercedes manchada con todo ello. Era la gota que colmaba el vaso de la paciencia y el inicio del fin. Ron Dennis salió de la dirección directa del equipo de F1 (aunque sigue siendo quien dirige el Grupo McLaren) pero su destino no fue otro que el que parecía destinado a pegar la puntilla a la relación: sacar una marca propia de deportivos de calle. Era uno de los sueños de Ron Dennis, convertirse en fabricante de sus propios vehículos de calle, de sus propios deportivos. Pero, como todo sueño que se precie, llevaba implícito una parte algo más oscura y oculta: los modelos iban a disponer de motores McLaren, no Mercedes, convirtiendo a la marca en rival directa de la marca de Stuttgart , de la marca de la estrella. De ahí a la salida de Mercedes del equipo, sólo había un paso.



Y el paso llegó. Brawn Gp, que nacía de las cenizas del equipo Honda de F1 (antes BAR-Honda), ganaba el Campeonato del Mundo tras un dominio abrumador. La bombilla se encendía, la idea surgía y de repente se convertía en la escudería perfecta donde invertir. Mercedes no se lo pensó dos veces. Compraron el 40%, el resto lo dejaron en manos de AADBAR (otro 40%) y el resto de socios. Para financiarlo, nada mejor que vender el 40% que tenían en McLaren a Ron Dennis y sus socios. Para completarlo además, a partir de 2013 McLaren pagaría por sus motores, cosa que hasta entonces había salido gratis. Era 2010 y parecía lejos ese momento. Y lo mejor de todo, nadie pensaba en que alguien impondría los motores V6 Turbo a partir de 2014 y que estos costarían tanto.
 
LAS OPCIONES
Pero de repente estamos un año antes de tener que afrontar ese momento. Es más, ni siquiera llega a uno año, a poco más de 2 meses. Y los motores V6 que se introduzcan en 2014 van a costar un dineral que sangrará a un equipo que muy probablemente pierda el patrocinio de Vodafone o lo vea reducido seriamente (se apuesta más a lo primero que a lo segundo). Y McLaren, con independencia de si quisiera o no continuar con Mercedes, necesitaba alternativas. Y lo peor del caso es que no podía ser ningún motorista actual del Mundial (Ferrari por razones evidentes, y Renault porque a Red Bull la vetaron un posible contrato con Mercedes, así que seguramente Dieter tendría algo que decir ahora). ¿Qué hacer?¿como reaccionar?¿como salir de Mercedes si no hay alternativas actuales? Es más, aunque sólo sea para negociar con ellos, necesita una alternativa para no ir atado de pies a manos a pedir precio por el suministro de sus motores. Es ahí donde comienzan a surgir los rumores sobre nuevos motoristas, y siempre con el mismo equipo de destino: McLaren.
Ron Dennis, en este caso, hace algo muy inteligente. Tira de la agenda y comprueba todos los motoristas que en la historia moderna han estado con su escudería. Tenemos a Honda, Porsche, Peugeot y Cosworth. De los tres, el más descartable de inicio es Peugeot, pues no tuvo éxito su aventura en la F1. De los tres que quedan, curiosamente, 2 de ellos (Honda y Porsche) han sido relacionados con el equipo de Woking, mientras que Cosworth ha sido puesto en venta. De los tres, hubo dos con los que obtuvo campeonatos: Honda y Porsche. Y son los que recintemente han salido a colación. Es como quien sabe que se va a quedar sin pareja y saca la lista de las chicas que ha conocido para encontrar una sustituta: intenta ir a por las mejores opciones. Pues sí, como esas películas de Hollywood, tira de agenda y empieza el periodo de cortejo. Honda fue la primera en ser relacionada, y es que si bien su salida de la F1 se produjo de forma abrupta, su pasión por la F1 no ha sido exclusiva de su periodo como escudería. Han motorizado a McLaren en el pasado con tanto éxito como campeonatos obtuvieron. Incluso suministrando a pequeños equipos privados como Jordan. Su regreso tendría sentido desde el momento en que la apuesta por los motores V6 Turbo encaja como anillo al dedo en unos fabricantes japoneses especializados en hacer motores de pequeña cilindrada. Hacer un V6 Turbo para la F1 sería una fantástica manera de vender sus motores y la ecología que tanto impera ahora y más en Japón.(leit motiv de los motores de baja cilindrada actuales: como conseguir más prestaciones con menor consumo utilizando la tecnología turbo). Por ello, Honda podría ver con buenos ojos su regreso como motorista, y más a una escudería campeona como McLaren, que les garantizarían victorias y quien sabe si un Campeonato del Mundo. De hecho, Ron Dennis no es el único contacto que tienen allí que puedan conocer, pues uno de sus pilotos, Jenson Button, ha estado conduciendo para su escudería oficial desde que salió de Benneton Renault (de 2003 a 2008) y conoce perfectamente las bondades de los motores fabricados por los japoneses. Que duda cabe que es otro motivo más para decidirse por el hecho de ser motorizados por la marca japonesa. Por tanto, a favor de Honda estaría el hecho de ser una tecnología por la que los japoneses sienten aprecio, ser una escudería con la que ya han sido campeones (facilitaría el cortejo mutuo) y hay miembros entre ambas partes que todavía se conocen. Y encima, la novia de su piloto principal es japonesa y muy mediática (seguro que Dennis pensaría en atarla de por vida al equipo si fuera necesario)


La segunda opción, Porsche, un nombre mítico en el mundo de la competición. Su pertenencia al grupo Vw, lejos de facilitar la operación, siempre se puede ver como una traba. Y es que el consorcio alemán siempre ha sido contrario a la entrada de sus marcas en la F1. Siempre se les ha cortejado, pero siempre han tenido el rechazo por respuesta. Ahora en cambio, con la entrada e los motores de pequeña cilindrada en la F1, el interés tecnológico podría estar ahí. El grupo VW se ha destacado en los últimos tiempos por crear dos tipos de motores con los que ha tenido mucho éxito: los TDi (turbodiésel) que tanta fama les han dado, y los algo más recientes TSi (motores de gasolina de baja cilindrada que consiguen grandes prestaciones gracias a la tecnología turbo). Es por ello por lo que el cambio de normativa en los motores de la F1 les podría hacer interesarse de nuevo por la máxima especialidad. Porsche es además una viaje conocida de McLaren, pues ya estuvieron asociados con ellos desde 1983 a 1987, época en la que fueron Campeones del Mundo. Ahora, con la diversificación que últimamente están emprendiendo en su catalogo (que ya abarca todoterrenos y coupes de 4 puertas), la entrada en la F1 en un proyecto ganador como el de McLaren podría  suponer el espaldarazo defnitivo para una marca que ya de por sí da grandes beneficios. Alimentado esta teoría surgió recientemente información que sugería que había personal de Porsche usando las instalaciones de McLaren (como su famoso simulador) y que además, estaban contratando personal proveniente de la F1, aproximándose a los técnicos que pueblan el paddock en los grandes premios. Todos estos movimientos llevaron a pensar a los periodistas de Auto Motor und Sport que había ya un acuerdo con ellos de cara a 2014 (lo cual, aquí ya indicamos) Cierto o no, enlaza con la teoría de que Ron Dennis está buscando motorista entre sus antiguos suministradores. Aquellos además con los que tuvo éxito en el pasado.


La tercera via, la menos comentada, encaja con la puesta en venta de Cosworth, que ha sido relacionada con Rolls Royce por su interés en su departamento aeroespacial. La lujosa firma de automóviles es conocida también en el mundo de la aeronaútica por proveer de motores a muchos de los aviones comerciales y militares que pueblan nuestros cielos. Ahora parecen interesados en Cosworth, pero no sería para nada descartable que Ron Dennis les echara un vistazo ahora que están en venta. Pero ¿por qué se iba a interesar McLaren en el motorista más flojo de la F1?. Pues porque para 2014 todos empiezan de cero, y el precio de venta de Cosworth será ahora menor que nunca. Si comprando un empresa que construye motores te conviertes en el suministrador de tu propio equipo, acabas de un plumazo con el problema de la escudería de ser dependiente de un fabricante. De hecho, de esta manera McLaren pasaría a ser una escudería total como Ferrari, uno de los hechos que las han diferenciado históricamente. Si así fuera, McLaren y Cosworth se podría beneficiar de importantes sinergias, dando entrada a la empresa de Ron Dennis a unas posibilidades que van más allá de la mera F1. La industria aeroespacial y los deportivos de calle serían uno de estos ejemplos. El precio de la operación sería la clave, pero Cosworth ya tiene los prototipos como para no tener que empezar de cero. Es más, ya obtuvieron ambos victorias de manera conjunta a principios de los años 80, hasta el cambio a Porsche. Y si decidieran unirse, con la inyección económica del grupo que preside Ron Dennis, podrían obtener el respaldo necesario para sacarse un buen motor en 2014 y dejar de depender de alcanzar acuerdos con otros proveedores. Puede salir incluso más rentable que pagar la tarifa que le pueda llegar a exigir Mercedes para disponer de sus motores. Una empresa con la que además la relación se puede haber deteriorado finalmente con el fichaje de Lewis Hamilton por ellos. No obstante, a Lewis lo parieron en McLaren y por eso seguramente la herida será mayor que si hubiera sido cualquier otro piloto.


McLaren por tanto se enfrenta a la disyuntiva de tener que elegir un nuevo motorista. Y la complejidad que conlleva saber que 2 de tus 3 alternativas no están presentes actualmente en la F1 y de decidirse a entrar, tendrían que emprender una carrera contra el tiempo, teniendo en cuenta lo avanzados que van el resto de fabricantes. Por ello, opciones como la compra de Cosworth o incluso la propia PURE (retomando su proyecto e impulsando un desarrollo que ya estaba comenzado) podrían ser también atractivas. Queda poco más de un  año y resulta difícil pensar que puedan tener tiempo para sacarse un motor de la manga en ese margen de tiempo. Honda tendría ventaja sobre Porsche en este aspecto, pues al menos han estado presentes hasta el 2008 como motoristas y el comienzo de un proyecto de este tipo ya tendría cierto camino reocrrido. Pero también es cierto que Porsche sabe fabricar motores turbo para la F1, que es a fin de cuentas la tecnología que se va a emplear en 2014. Tiempo al tiempo y habremos de esperar a la decisión que tomen en McLaren, pero que nadie descarte de antemano ninguna de las 4 opciones (las tres anteriores + la opción de seguir con Mercedes). Esto es un juego, y quien mejor usa las reglas que lo rigen, termina ganando. ¿Será McLaren?. Como siempre, sólo el tiempo tiene la respuesta.

Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"