Buscar este blog

9 de julio de 2012

CHARLIE WHITING: ¡INDIGNANTE! (sus palabras sobre el accidente de María)


Charlie Whiting la ha vuelto a liar, y no, no ha sido con la decisión que tomó el sábado de parar la Calificación durante más de una hora para que se pudiera seguir disputando la Calificación en condiciones más seguras. Esa decisión, discutible según los intereses y las opiniones de cada cual, admite varios puntos de vista y es posible que no admita la unanimidad. Hasta ahí, todo opinable. Pero lo indignante de Whiting ha sido ver como en unas recientes declaraciones al diario Marca se ha despachado tan a gusto con el tema de María de Villota, desviando la atención de lo que fue la verdadera culpa de lo sucedido: la negligencia más espectacular vista hasta ahora en este deporte a la hora de disputar unos entrenamientos de F1.



Charlie, con muchos años a sus espaldas, es perro viejo en este deporte y sabe lidiar como nadie con con según que temas y que intereses. Si ya de por sí resulta polémico a la hora de valorar las innovaciones técnicas de unos y otros, y las penalizacíones que imponer en caso de no cumplir con la legalidad, lo dicho en el caso del accidente de María raya lo insultante.

"Ha sido tan increíblemente desafortunado. El de Felipe fue un accidente entre un millón, pero el de Maria uno entre cinco millones. Se dieron circunstancias tan únicas, que se trata sólo de una increíble mala suerte".


Sí, estamos con Charlie en que aparentemente es un accidente muy extraño, y que no se da todos los días. Ahí no entraremos en llevarle la contraria. Pero el que se diga que lo sucedido en el caso de María es sólo fruto de la mala suerte es un auténtico insulto a la inteligencia humana. Nunca, en España, se hubiera aceptado una situación en la que un camión está dentro de la misma pista, sin separación de seguridad alguna que evite que un despiste, un infortunio, o una avería del coche, terminara con el monoplaza empotrado contra el camión. Es más, la idea de bajar la rampa a la misma altura de la cabeza es otra de esas negligencias que cuando uno pone el camión a pie de pista posiblemnte sea lo último que se le ocurra hacer. Encima hay que añadir el hecho de que la misma carpa también estaba ahí, en la propia pista, sin separación alguna, ni una zona de seguridad delimitada para evitar casos como el que se ha dado con María. Eso no es mala suerte, eso es una concatencación de actos negligentes. Es lo mismo que si en la restauración de un edificio los trabajadores fueran sin casco, sin arneses y sin la mínima equipación se seguridad pensando en que al ir por los andamios nunca iba a suceder nada. Dile a un inspector de trabajo en España que si alguno tiene un accidente grave por no haberse respetado las normas mínimas de seguridad, es sólo una cuestión de increible mala suerte. Desde ese mismo momento se te habría caido encima todo el peso de la ley, y más si es con afán de ahorrarse unos duros. Lo ocurrido con María no es una cuestión de mala suerte, es una cuestión de negligencia tanto en cuanto no había ni el más mínimo interés en preservar la seguridad de la zona donde se iba a trabajar. Ni neumáticos haciendo un mínimo muro de  seguridad, ni una ambulancia contratada, ni el camión colocado a distancia suficiente como para evitar la posibilidad de un fallo fatal (que siempre se puede dar cuando hablamos de coches y pilotos, propicios en cualquier momento a cometer un error) que resultara tan nefasto como ha sucedido finalmente con María. Si todo esto se hubiera respetado y aún así el accidente de María hubiera terminado mal, podríamos hablar de mala suerte, pero este no ha sido el caso, porque de hecho, de haberse respetado lo comentado anteriormente, María no se hubiera llevado puesta la rampa de un camión que nunca debería haber estado allí.

 

 
Lo más lamentable de todo es la actuación de Charlie en este caso, que desvia la atención hacia donde le conviene, hablando de cúpulas en un F1 cuando este no era el caso. Lo importante no es si una cúpula hubiera servido para evitar las consecuencias del accidente, sino, que es lo que convirtió una aceleración hasta menos de 60km/h en un accidente casi mortal. Sin el camión a pie de pista, el causante de las graves heridas de María no hubiera estado allí y las graves consecuencias se hubieran evitado. Incluso con el coche carenado es difícil imaginar que un coche cuya altura entra en conflicto con la altura de los bajos de un camión, no hubiera terminado también de mala manera. Lo cierto es que la duda queda mucho más rapidamente despejada si quitamos el camión y la carpa de la ecuación, y ponemos un delegado de la FIA que supervise esas pruebas, asegurándose de que se cumplan las mínimas condiciones para probar un monoplaza de F1 en un aerodromo de la II Guerra Mundial. Y es que he visto circuitos de karts con mayores medidas de seguridad que lo que se vio el otro día en Duxford. Al menos allí se delimitan convenientemnte las zonas donde parar el vehículo. Y es que si no eres capaz de garantizar unas condiciones de seguridad mínimas en un aeropuerto, lo siento, pero no se rueda allí y se hace en un circuito convencional donde sí se puedan dar. No existe la posibilidad de minimizar los riesgos en el motorsport hasta llegar a cero, cierto, pero sí existe la posibilidad de obervar las mínimas normas de seguridad para que accidentes que a priori deberían haber quedado en un anécdota, no se conviertan en tragedias. Lo de Massa, le guste o no a Whiting, puede que sea  auténtica mala suerte (que se desprenda un muelle del monoplaza que te antecede no pasa a menudo, cierto) pero lo de María no lo fue. Es más, incluso en el caso de Massa existía una negligencia por parte de Honda al dejar rodar su monoplaza sin asegurar las piezas para luego ir perdiendolas por el camino con el riesgo que conlleva. A fin de cuentas, alguien no hizo su trabajo convenientemnte al fijar ese muelle al monoplaza. Negligencia, por tanto. Pero incluso en ese caso, entra dentro de la posibilidad de que el individuo no fuera consciente de lo correctamente fijada que estaba la pieza. En el caso de María y Marussia, la cuestión es mucho más evidente desde el momento en que se ve donde estaba el camión y donde la zona que habían delimitado donde debía parar el monoplaza. Increiblmente temerario y no sólo al alcance de una persona, sino de todo un equipo, el darse cuenta de que allí nunca debería haber estado si tenemos en cuenta las máquinas con las que estaban "jugando"

 

 
Por todo esto, la actitud de Charlie no deja de parecer otro ejemplo de como el lobbie inglés es capaz de manejar este deporte. ¿Alguien ha oido hablar de una sanción seria a Williams tras el incendio en Montmeló?¿Alguien piensa de lo que podría haber sucedido si estos dos últimos casos hubieran pasado en un equipo español como HRT la que se podría haber liado?. Por un momento pensemos que el piloto es británico y el equipo español, ¿alguien duda de que se hubiera pedido la automatica expulsión del mundial de HRT o una sanción sin precedentes? No creo que ello vaya ayudar a que María se recupere más rapidamente, ni que nadie la devuelva con una sanción a su equipo lo que ya de por si ha perdido, pero sí creo que alguien debe exigir que no nos tomen el pelo y se estudie lo sucedido para que no se vuelva a repetir. Nada ha transcendido de por qué ocurrió la fatalidad, y las palabras de John Booth diciendo que en Inglaterra se toman muy en serio la seguridad entra en conflicto con las acciones que llevaron a cabo para preservarla. El que no hubieran siquiera contratado una ambulancia ya dice mucho acerca de la credibilidad de sus palabras.

 

Me duele pensar todo esto porque en el fondo fue el equipo que confió en María para hacerla parte de un equipo de F1, las cosas como son, no lo olvidemos, pero tras tantos mensajes de ánimo no se puede perder la necesaria exigencia de que no se olvide estudiar todo lo acaecido convenientemente y no se deje archivado pensando que la gente no tiene memoria. 13 años la llevó llegar hasta aquí. No es cuestión ahora de que se olvide todo y se eche carpetazo al asunto asumiendo que sólo fue una cuestión de mala suerte. No al menos si la FIA quiere preservar su credibilidad en la lucha por la seguridad. Dentro de poco rueda Force India en Duxford y seguramente no pasará nada porque no caerán en los mismos errores que Marussia, pero no estaría de más que un delegado de la FIA estuviera allí para dar la sensación de que se toman la seguridad de estas pruebas realmente en serio, y esta no queden a la arbitrariedad de los equipos. Sería recomendable que del accidente de María se sacara al menos algo positivo y así no se vuelva a producir un test en las condiciones tan lamentables que se dieron en el de María. Cuando Domenicalli le dijo a Gené que con Ferrari nunca hubiera pasado es porque hay todavía otra forma de hacer las cosas. Esperemos que se aprenda de todo lo sucedido y se pongan las medidas para minimizar que se pueda dar otro caso parecido.

¡Ánimo María, estamos contigo!

1 comentario:

popipo dijo...

una pregunta así tonta , no se podría interponer una demanda contra el equipo y/o la fía para que actúen de oficio habiendo negligencia de por medio?

no se si me explico

saludos y aupa Maria

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"