Buscar este blog

11 de junio de 2012

GP DE CANADA: LA CARRERA (Ganador esperado con sorpresas finales)


Y el guión pegó un giro inesperado. Tras las tandas libres y de Calificación siguiendo el guión de años anteriores, el guionista del destino de los grandes premios decidió que ya se había puesto en duda su creatividad lo suficiente como para no escribir algunos párrafos nuevos. Y vaya si los escribió. En una carrera sin lluvia y algo monótona para lo que se estilaba últimamente en Canadá, la carrera nos sorprendió con un final inesperado por el que no hubiera apostado ni el mejor adivino sobre la faz de la tierra. Y aunque el final no fuera el deseado, lo cierto es que con cada gran premio que pasa, la F1 gana enteros como deporte que transmite emociones, que lleva el corazón de sus seguidores hasta cotas desconocidas. Pero vayamos por partes.

Vayamos primero a la salida, el momento donde poco a ganar hay en Montreal, pero mucho se puede perder. Y tan es así que por una vez la misma se produjo sin incidentes reseñables. Vettel, Hamilton y Alonso, que se jugaban la victoria, salieron limpiamente, sin adelantarse mutuamente. Si eso no era ya una sorpresa, si lo fue el hecho de que los HRT salieran por fin bien, sin perder posiciones, y con un Pedro que se permitió la posibilidad de adelantar a Petrov. Maldonado le pasaría, pero sin llevárselo de por medio, lo que fue muy de agradecer. Dicho esto, las primeras vueltas del gp de Canadá invitarían a pensar en una aparente procesión de inicio hasta el final. Vettel se alejaba paso a paso, sin grandes distancias, pero sí metiendo pequeños bocados al crono que le alejaban de Hamilton, que desde cerca era seguido por Fernando. La mayor sorpresa en estos compases iniciales sería el trompo de Felipe Massa en la vuelta 7, que desharía momentáneamente. Button, el otro segundo espada en problemas, se encontraría con problemas en sus neumáticos, dificultando su necesaria remontada. Por la zona de abajo, Pedro rodaba más rápido que los Marussia, llevando ya en la vuelta 13 una ventaja de 3 seg. sobre Glock, el primer piloto del equipo rojinegro. Las primeras vueltas confirmaban las sensaciones mostradas por el F112 durante todo el fin de semana. El coche ha progresado tomando como referencia el trabajo hecho en los dos años anteriores.




Era la vuelta 14 y todo seguía más o menos igual, con Massa habiendo parado a cambiar ruedas y con Button parando en la 16 aquejado de problemas en sus gomas…y entonces empezó el juego estratégico, clavve eb el devenir de este gran premio. El primero en parar de los favoritos fue Vettel, en la 17, con Hamiton entrando 1 vuelta después…y birlándole la posición de Vettel. Fernando se quedaba en pista marcando sus parciales en verde y en morado. mientras Vettel y Hamilton se enzarzaban en una pequeña lucha. Por la parte de abajo Pedro era más rápido que Glock y llevaba la distancia al alemán a los 5 seg. Volviendo a la zona de la lucha por la victoria, Fernando entraría dos vueltas más tarde que sus rivales y se lograría colocar por delante de Hamilton y Vettel, aunque con el inglés no le duraría mucho la alegría, ya que poco después le pasaría. Estábamos a falta de 50 vueltas y ya parecía definirse la carrera. Por la parte de abajo tendríamos dos de las pocas sorpresas del gran premio en esa zona, con el HRT de Karthikeyan saliéndose primero en la vuelta 23 por un error en la frenada y abandonando poco después el coche en un lateral. Problemas de frenos que poco después nos darían otra mala noticia. Cuando Pedro rodaba 18º, tras haber entrado los Caterham en boxes y habiendo creado un cómodo colchón con los Marussia, vio como su F112 desfallecía también por un problema en los frenos, que desfallecían completamente, provocando su abandono en boxes. El humo negro que salía de sus ruedas delanteras delataba que no era una cuestión menor y que se veía obligado a abandonar. Era la vuelta 25 y ya no había más que decir en la pista canadiense. Una lástima porque Pedro estaba demostrando en gran paso dado por el equipo en este gran premio. Un problema que no tuvieron en sus anteriores años en este circuito, se reproducía por primera vez debido a las inusuales temperaturas de un Domingo de carreras en Canadá, más elevadas de las esperadas a tenor de lo que habían probado los días anteriores.



Desde entonces hasta la vuelta 50, donde enttraría Hamilton a cambiar sus ruedas, no habría mayores sorpresas que el abandono de Schumacher por avería mecánica de su coche, con el DRS bloqueado. Uno se preguntaría entonces si le ponen el mismo mimo al coche del Kaiser que al de Rosberg, que no ha tenido mayores problemas hasta ahora. Quinto abandono en 7 carreras, y Michael preguntándose seguramente si sus mecánicos cobran lo mismo a final de mes que los de su compañero. Lo que anteriormente sólo se entendía de sus compañeros de equipo, el karma se lo está haciendo pagar con creces este año. Era la vuelta 43, pero las mayores sorpresas se darían al final.


 


Y dentro de esta guerra a tres bandas entre Hamilton, Alonso y Vettel, siete vueltas más tardes se produciría el momento culmen de la carrera. Hamilton y McLaren decidían que había llegado el momento de parar y cambiaban sus gomas mientras para sorpresa de todos los aficionados, Alonso y Hamilton decidían seguir con las mismas ruedas. Movimiento estratégico arriesgado que buscaba disputar la victoria a Hamilton quedándose en pista. La distancia, más de 15 seg., invitaba a seguir esperando que Hamilton no siguiera manteniendo el ritmo de las vueltas iniciales. Pero como en toda guerra de estrategias, hay quienes aciertan y quienes no. Y Ferrari decidió seguir adelante, con la misma estrategia además que decidió seguir Vettel y Red Bull. Fernando lideraba la carrera y Hamilton tendría que sudar tinta para recuperar esa distancia, a base de grandes bocados al crono, contra el que no podría descansar. Pero la estrategia de Lewis y McLaren era la correcta. Y Fernando y Ferrari veían como los bocados de Hamilton al crono eran grandes y constantes, por encima de 1 seg. en cada vuelta. No le llevaría pocas vueltas, pudieron pensar, pero la debacle de los neumáticos de Fernando y Vettel aceleró el proceso. En Red Bull vieron que se habían equivocado de plano y aminoraron daños parando a 6 vueltas del final a cambiar sus gomas. Un movimiento muy arriesgado que parecía imposible de entender, pero finalmente se demostró como la menos mala de las erróneas.


Sí, la debacle se vecinaba porque los neumáticos del monoplaza de Fernando se habían instalado en tiempos 3 y 4 segundos más lentos que el de sus perseguidores, que en unas pocas vueltas se pulieron la distancia. Antes, Lewis ya le había pasado cómodamente, sin que Fernando pudiera oponer mucha resistencia. Pero ese sólo fue el principio del fin. Primero Grosjean, luego Pérez y más tarde Vettel, le pasarían como aviones, evidenciando que cuando las ruedas se vienen abajo, lo hacen de manera definitiva y sin opción a defensa alguna. Ya le pasó a Kimi cuando en China pasó del pódium a la 14ª posición final en apenas 2 vueltas. La misma experiencia pero con final algo menos trágico. De luchar por la victoria a terminar fuera del pódium y en 5ª posición. Nada parecía avisar de tal desenlace. Como colofón a la sorpresa, el Lotus de Grosjean y el Sauber de Pérez se subían al cajón para acompañar a Hamilton en la gloria final. Lotus no estaba entre los favoritos, a pesar de que había opciones a que hicieran mejor carrera que calificación, y entre los Sauber el favorito parecía ser Kamui. Pues finalmente el tratamiento de los neumáticos fue más importante que cualquier otra cosa. Hamilton se reencontró con la victoria en un circuito que se le da especialmente bien como demuestra el hecho de que sea el único que ha repetido victoria aquí en los últimos años. Esta ya es la 3ª en esta pista desde que debutó (2007, 2010 y 2012) en los 6 gp’s que se han disputado aquí desde entonces. Fernando, mientras tanto, sigue teniendo cuentas pendientes con la pista canadiense desde su victoria en 2006. Al menos, eso sí, esta vez puede decir que terminó puntuando, ya que ni en 2011 ni en 2008 fue así. El mundial, más igualado que nunca, y el aficionado esperando que llegue el siguiente gran premio, en este caso, en Valencia, una pista que tiene también cuentas pendientes con el piloto de Ferrari. Hasta entonces, y por lo que parece por la Clasificación, Hamilton, Vettel, Fernando y Webber parecen ser los indicados a luchar por este mundial…el resto, ya se empieza a alejar sin remedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"