Buscar este blog

10 de abril de 2012

EL CASO BARHEIN: SALTANDO CON LOS DOS PIES EN EL CHARCO


Tras oir muchas muestras de indignación y sorpresa por los acontecimientos que ocurren en Barhein y que levanta la conciencia moral de la mayoría, me he decidido a posicionarme en esta polémica, aun a riesgo de ser demasiado directo o ambiguo, dependiendo de lo que se quiere entender con estas líneas. Pero, definitivamente, no puedo hacer otras cosa que revelar mi punto de vista del asunto. Mi postura, asntes de empezar a discernir sobre el tema, es bastante clara: si es seguro correr, se debe correr...si no es seguro correr, no se debe ir allí. Es decir, antes están las personas que los dineros que estén en juego, y vaya por delante que no creo que a nadie le gustara un situación en que la F1 en si misma, o cualquier persona del mundillo, pudiera ser tomada como rehén para reclamar la atención internacional sobre el asunto. Así que el tema que debe focalizar la decisión, desde mi punto de vista, es realmente claro y meridiano: ¿es o no es seguro correr allí para la F1?. Todo lo demás, sobra.Y aquí empieza mi polémica personal.

Lo primero que me llama la atención de todo este asunto es que la conciencia de todos sobre el tema sólo se despierta cuando la F1 está a punto de visitar el país, siendo especialmente sorprendente que sólo nos importe 1 año después de la última vez que nos importó. Todo el mundo habla de lo injusto de Barhein pero sólo ahora es cuando a todo el mundo le importa el país y sus gentes...¿no era el mismo país y las mismas personas hace 3-4 meses?¿Por qué no nos acordábamos de ellos en esos momentos?¿no había una misma obligación moral?. Eso es lo primero que me ha llamado la atención, teniendo en cuenta que muchos se llevan las manos a la cabeza con todo lo que está ocurriendo allí. Pero eso sí, una conciencia muy volatil pues un mes después de que el año pasado no se celebrara la carrera, ya nadie se acordaba de lo que sucedía allí...y si quedaba alguien, dos meses después también se le olvidó. Así que esa volatilidad en la memoria es lo que me ha sorprendido de todo este caso.


El siguiente aspecto que me ha extrañado es ver que el jucio se basa en temas tan relativos como la injusticia que se comete en un país donde unos pocos son ricos y poderosos y el pueblo es el que protesta por lo injusto del desequilibrio. Sin entrar en las razones de ello, que seguramente haya mucha verdad y muchas razones para revelarse, lo cierto es que no es el único país del calendario donde la justicia de la situación económica del país y la distancia entre ricos y pobres es particularmente sonrojante. Así a la memoria me vienen a la cabeza que paises como China o la India no son precisamente ejemplos a desctacar de equilibrio social entre ricos y pobres. Por estos paises nadie parece plantearse si la F1 debería ir allí teniendo en cuenta la situación de extrema pobreza de mucha gente en los dos paises más poblados del globo terráqueo. Nadie se pregunta sobre la cantidad de clase media que puede existir en estos dos paises, ni si la F1 debería justificar un régimen tan dictatorial como el Chino, donde la justicia y los derechos humanos no están en la primera hoja a honrar por sus dirigentes. A nadie le importa porque no ve signos externos de que los chinos y los indios protesten, dando cierto grado de conformidad a su situación, como si la tuviera completamente asumida. La cuestión es que chino podría tener los santos co...nes de plantearse montar una huelga y reclamar derechos humanos en el país. Me imagino que aquel que los tuviera, no los conservaría durante mucho tiempo.Pero nadie se lleva las manos a la cabeza cuando la F1 los visita. ¿Por qué?, porque la seguridad de la F1 allí está garantizada, y no hay nadie que pueda manchar el espéctaculo reclmando sus derechos.




Y volvemos de nuevo al tema de la seguridad, donde la F1 puede aterrizar en aquellos paises donde su seguridad esté garantizada a pesar de que no comparta la situación política o social del lugar que visita. Por ejemplo, las mayores situaciones de riesgos que se pueden plantear en la F1 se dan en uno de los países más míticos para la F1, y este no es otro que Brasil. Sí, en el país de Pelé y Ayrton Senna, los riesgos que tienen que asumir   el personal de la F1 por estar allí son particularmente altos. No es extraño ver como en Brasil los pilotos tienen que ir con escolta por lo que les puede llegar a pasar y Button seguro que todavía recuerda el intento de asalto del que fue objeto y que gracias al polícia camuflado que conducía su vehículo, lograron evitar. En su momento Button lo reordó de la siguiente manera: "El chofer es un mito, un tremendo tipo, nos salvó. Nos metimos entre seis autos para poder escapar. Al mirar atrás pude ver a dos tipos con armas de mano y otro que parecía que cargaba un fusil" (link).  Vamos, la típica situación en un país como Brasil, en el que en 2007 también vio como un grupo de espectadores fueron retenidos por unos jóvenes a punta de pistola. O como en el mismo año en que a Button le intentaron atracar con pistolas y metralletas, a cinco ingenieros de Sauber sí pudieron hacerles recordar en que país se encontraban, siendo atracados por timpos armados y perdiendo en el momento sólo dos mochilas, que fue lo único que se llevaron gracias a Dios (link). De robos ya ni hablemos, porque ya entramos en tema "menores" y seguro que al cámara de TV3, le haría especial gracia quedarse sin su herramiento de trabajo. Pero nadie se lleva las manos a la cabeza con Brasil ni con la seguridad que aporta a la F1 y sus miembros. ¿Que hubiera pasado si a Button le hubieran pegado un tiro?¿sería nuestra percepción diferente sobre este tema y nuestra sensiblidad mayor con este país?. No se trata de justificar ni defender, pero sí poner el puntero láser en la diferente vara de medir que tenemos con según que situaciones. Brasil es la cuna de Senna, Fittipaldi y Piquet...y a nadie se le ocurriría ofender a una de las mayores aficiones de la F1 de esta manera, ya sin adentrarnos en los intereses económicos que mueve un país de este tamaño en la F1.


Como vemos, la distancia moral puede variar en mayor o menor medida si tenemos en cuenta todos estos detalles.A Barhein (y cualquier otro país que quiera tener la F1 en sus tierras) sólo se le debe juzgar desde el punto de vista de la seguridad que pueda aportar a los que allí van a competir. No es un sí o un no a correr allí lo que estoy manifestando...es poner las bases sobre lo que se debe juzgar la posibilidad de ir allí. La F1 no es un juez moral que deba dar validez a los sistemas políticos que imperan en esos paises, la F1 no debe entrar a valorar lo justo o injusto que es el sistema de clases que impera en el país de turno...eso no les concierne. La F1 es un deporte donde 24 monoplazas intentan ser los más rápidos e intentan hacer de esa competición un show que entretenga al máximo número de espectadores posibles. No es otra cosa, no es un foro que juzga paises, sistemas políticos o personas. Por que si entra en esa dinámica es posible que nos demos cuenta que sobran la mitad de carreras del campeonato. Se puede llegar a pensar que necesidad hay de ir a paises donde las personas tienen diferentes derechos según sea hombres o mujeres, o donde dependiendo de la familia en la que hayas nacido, tienes tu futuro marcado de antemano, donde hay animales más importantes que personas que forman ese país, o donde entre las clases sociales la palabra "media" no está en su diccionario. Eso sin entrar en si los rige una democracia o una dictadura. Por ello, si no queremos ser juzgados como hipócritas debemos centrarnos en lo que realmente debe decidir si se corre o no en Barhein: ¿es seguro para la F1 y las personas que la integran? si es así, que se corra, si no, que nadie ponga un pie por esas tierras. La vida, por delante de todo lo demás...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"