Buscar este blog

19 de marzo de 2012

BUTTON vs HAMILTON: LA CRUENTA BATALLA HA COMENZADO...(Y comienza Jenson, que ya le ha comido la moral poquito a poco...)


Si hay dos cosas que sorprendieron en Albert Park han sido claramente que Red Bull no tuviera un coche dominante como la temporada pasada (estando por detrás de McLaren y de la lucha por la pole)...y que Button le haya vuelto a mojar la oreja a un Lewis que parecía que esta temporada remontaría, solucionados sus problemas personales (de hecho volvimos a ver a su novia Nicole, de la que parecía haberse separado). Pero Jenson parece decidido a demostrar que lo del año pasado no fue cosa de la casualidad, y lejos de dejarse recuperar terreno, ha vuelto a marcar distancias respecto al que muchos daban por el compañero más talentoso.Pero ¿que es lo que sucede para que se dé una situación así de sorprendente?. Según indicaron en su momento desde el equipo (e incluso por parte del propio Lewis), la justificación de que Button esté por delante se debe a como ha sabido establecer una relación muy fuente y personal con su equipo de ingenieros y mecánicos, creando una sensación de grupo muy especial. Si a eso le añadimos una increíble capacidad estratégica en carrera, su facilidad para saber encontrar el setup adecuado, y la ausencia de Ron Dennis (con un estilo de dirección muy particular)...podremos hallar parte de las claves de su exito

El primer detalle a observar es que desde que Ron Dennis cedió los poderes de la escudería británica a Martin Whitmarsh, el estilo de dirección pareció cambiar completamente. Martin es un tipo mucho más afable y cercano al trato de lo que era Ron Dennis. Y su estilo en la dirección de pilotos no conlleva favoritismos por ninguno de los que forman su equipo. En este sentido, si Fernando hubiera estado en la actual McLaren, difícilmente se hubiera producido una situación similar. Ron era más de decantarse por uno de sus pilotos. En su momentos fueron Mika Hakkinen, Kimi Raikkonen y Lewis Hamilton por encima de David Coulthard (luchando contra Mika y Kimi), Juan Pablo Montoya (vs Kimi) y Fernando Alonso (vs Lewis). El propio Coulthard lo reconoció en su momento, y la ausencia de Ron Dennis en el día a día del equipo ha facilitado el equilibrio de trato entre sus dos estrellas, que no tienen deferencia en el trato deportivo. Ni un poco más de gasolina, ni una estrategia ganadora para uno y perdedora para otro. Lo que se gana cada uno, se lo gana en la pista y con las mismas armas.



Quitado ese factor tan determinante de en medio, lo siguiente que entra en consideración es la capacidad de Jenson para empatizar con el equipo de ingenieros y mecánicos que prepara su coche, y con los que parece haber creado una "piña" muy particular. En ese sentido Jenson ganó mucho el año pasado a un Lewis que se encontraba fuera de sí durante todo el año. Su estilo de conducción agresivo le llevó a más de una polémica y los problemas personales lo complicaron aun más. La relación con sus ingenieros se deterioró y en esa situación es normal que un Jenson en estado de gracia y con la tranquilidad de un ambiente tan favorable, condujera con mucha más confianza, permitiendo en carrera decidir rapidamente sin temor al fallo. En esos momentos, un estado de ansiedad del que no tiene todo en su cabeza en orden, y en parte también provocado porque desde fuera se empezara a dudar de él, provocaba que condujera más nervioso y sobreexcitado, provocando fallos en alguien que hasta entonces parecía intocable. Hasta tuvo que visitar en varias situaciones a unos comisarios que antaño le quedaban muy lejos. Todas esas dudas en una cabeza como la de Lewis, permitió que este perdiera confianza y que un Jenson mucho más tranquilo la fuera ganando. Por ello el 2º puesto de Button el año pasado no extrañó a nadie. Se lo había ganado contra el "enfant terrible" de la F1.



Este año empezaban de cero, y todo parecía indicar que Jenson sufriría el renacimiento de un  Hamilton mucho más maduro, de una persona que había puesto orden en su cabeza. Pero no se pasa de un estado a otro de la noche a la mañana, y no se resta la confianza de un Button que se siente más fuerte que nunca tras haberlo ganado el año pasado, así como así. Jenson tenía mucho ganado antes de apagarse los semáforos, a pesar de salir detrás de Lewis. Todo el mundo apostaba por un Hamilton recuperado, y contra ello Jenson tenía poco que perder, sabiéndose "perdedor" en la lista de preferencias del aficionado. Y si eso no fuera suficiente, tiene la confianza de haberle ya batido contra pronóstico, habiendo reequilibrado la balanza de poder dentro del equipo. Todo eso hizo que el Domingo, en Albert Park, Button saliera como una bala dispuesto a superar a Lewis sabiendo que le puede luchar el puesto de tú a tú, sin complejo ninguno. El año pasado ya dio muestras de que le lucha a Lewis la posición sin miedo alguno, y en Melbourne tuvimos otra nueva prueba. Si a ello le añadimos su capacidad para lograr un monoplaza equilibrado y su finura al volante, a nadie le debe extrañar el resultado que obtuvo en un circuito urbano, sin cometer errores de conducción.


En todo caso, la victoria en Australia sirvió de nuevo a Button para reclamarse. No ya tanto por ganar la carrera (ya ha ganado en otras ocasiones) sino por el hecho de hacerlo con una carrera estándar, sin problemas con el Safety Car, sin la lluvia que tantas veces le ha beneficiado, sin necesidad de recurrir a su soberbia gestión estratégica de la carrera porque los neumáticos lo reclamen...venció a Lewis en una carrera normal, sobre seco, donde el ritmo era lo único reclamado para quien salía primero. El golpe de Jenson sobre Lewis fue más grande que si hubiera ganado a un piloto de otra escudería. Lewis pilló el mensaje y de ahí la cara que tuvo en el pódium. Jenson es británico, igual que él, y a McLaren le va a dar igual quien de los dos se convierta en Bicampeón. Incluso si lo hace Button mandaría un mensaje difícilmente rebatible de que cualquiera de los dos pilotos de la escudería de Woking puede ganar. Lewis sabe tras Australia que Button puede ganar con el mismo coche que él, y lo que tenga que pasar, tendrá que ser sobre la pista, con el cronometro como juez justo e inapelable. Si quiere ganar a Button, necesitará estar centrado, inspirado y hacer un mejor trabajo que él en pista...y antes de salir a ella. No lo tiene fácil, pero si a ello le añadimos la posibilidad de ver a Jenson como Bicampeón antes que él, con la escudería que antaño le formó y mimó, el reto adquiere tintes dramáticos. Está claro quien tiene más ganado y quien tiene más que perder. 2012 será por ello un auténtico momento para la historia: 6 Campeones del Mundo enfrentados por una única corona y con el equipo favorito dividido entre sus dos pilotos. La cosa promete, sí...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

argghhh
.... pronóstico, haviendo reequilibrado la.... sin comoplejo nunguno .....

LOGANF1 dijo...

jajaja...tienes razón, no he estado muy brillante con el teclado. Escribir rápido y no revisar es lo que tiene...

Corregidas esas y otras faltas. Ya te puedes quitar las gafas de sol para leer el texto y no hacerte daño a los ojos XD XD XD XD

PD: O eso creo :P

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"