Buscar este blog

24 de febrero de 2012

EL ARTE DE SABER CUAL ES TU LUGAR...(con perdón anticipado...)

Hoy toca hablar de un tema del que quería hablar hace tiempo pero que me resultaba difícil y delicado de abordar. Pero tras diversas anécdotas en todos estos días, mi opinión ha variado y creo que se puede afrontar con la cabeza y la valentía que un tema como este requiere. Sí, vivir en este mundo, hacer lo que te gusta y tener la libertad suficiente como para hacerlo sin deber nada a nadie es una tarea casi tan difícil como conseguir que Kimi no sea monótono al hablar o que HRT logre ganar el Campeonato del Mundo. Pero alguna vez alguien tiene que romper el silencio y está claro que cuando nací no me quedé en silencio cuando un señor de blanco me azotó en el trasero...sí, mis dotes políticas no logran suplir por completo mi compromiso con decir lo que siento en cada momento. Y en esas estamos hoy, en describir lo dificil que puede llegar a ser escribir sobre F1 sin narrar algunas de las habituales dificultades que conlleva esto y que seguramente es un sentimiento más generalizado, aun a riesgo de parecer arrogante.


Sí, una de las primeras cosas a las que todo el mundo se enfrenta cuando empieza a escribir en la red, y más concretamente en un blog o en una página de F1, es a la necesidad de volcar su pasión por este mundo y compartirla con el resto de enfernos del motor que pueblan la red de redes. Esa necesidad muchas veces te lleva a iniciar la aventura con más ilusión que cabeza, dependiendo de como sea el comienzo de cada uno. Puedes empezar en la aventura creando tu propio blog y creyendo que estás haciendo historia desde el momento en que escribes la primera línea de tu primer artículo. Un sentimiento encaminado más a lo ficticio que a lo real, pues sabes que tu difusión en el mejor de los casos no pasará de tus incondicionales y algún que otro despistado que pasaba por ahí. Pero de alguna manera, ya sabes que estás ahí y ese deseo de pertenencia te posee y hace que tomes tus primeras decisiones. Sí, es ahí cuando sin saberlo, creas tus primeras autovias a las obligaciones morales (contractuales, pocas, todo sea dicho). Si has tenido algo de éxito en tus primeras aportaciones a este mundo, es posible que alguien te haya pedido que colabores en su página para crear algo común y especial para todos aquellos que comparten tu misma afición. Depende que con quien colabores, tu trabajo como colaborador estará en una relación más o menos equilibrada dependiendo de como esté de repartido el trabajo diario en dicha web. Es muy habitual empezar colaborando de manera desinteresada porque el proyecto te guste, quieras un sitio donde sólo preocuparte de escribir tu artículo diario, quieras tener algo de ego satisfecho con la repercusión de tus artículos o porque simplemente la persona con la que vas a colaborar te cae bien y crees que puede resultar positivo para ambos colaborar en la misma afición que os une. Siempre es mucho más entretenido "jugar" en grupo que en solitario, siempre ha sido así...o casi siempre...

Y es por ahí por donde nace todo un laberinto de complicaciones que lleva implícita una situación de ese tipo. Porque compruebo que en muchos compañeros la situación comienza a ser cuanto menos algo desequilibrada. Algunos a su favor, otros en su contra. Pero lo cierto es que la confusión entre la pasión por una afición, la gratuidad de prestar esos servicios "literarios" y la necesidad de sentir cierto triunfo personal provocan situaciones algo extrañas. Si bien es cierto que se empieza a escribir por una especie de necesidad que se tiene por disipar al exterior algo de la pasión que embarca tu cuerpo sobre este bendito mundo del motor, no es menos cierto que esa necesidad a veces se convierte en una condena. Sí, conozco muchos casos ya que al no ver equilibrada la balanza, se terminan centrando en conseguir lo único que puede darles este hobbie, habida cuenta de su resignación por el tema monetario. Sí, el respeto, la gloria personal y el reconocimiento social frente al resto de usuarios de la red de redes parecen convertirse para un determinado grupo en el último fin de compartir su opinión o su visión sobre el deporte que tanta nos gusta a todos. Ya que no hay dinero, que haya prestigio y fama al menos. Eso muchas veces lleva a renunciar a principios básicos como el "si uno gana, que todos ganen" por otros quizás más etéreos pero igual de ilusionantes como el sentirse famoso dentro de este mundo de tanta repercusión fácil. Y para ello se hacen cosas como convertir tu afición en otra clase de números no remunerados. La cantidad de visitas, el número de seguidores en Twitter (por el que parece haber una auténtica guerra por incrementar las cifras como sea), la cantidad de amigos en Facebook, la gente famosa con la que te codeas, la cantidad de veces que se retuitean cualquier cosa que publiques...todo un montón de cosas que no provocan un beneficio real más allá de la realización personal de creerte importante.Y es ahí donde la perspectiva ejerce muchas veces de cruel juez. ¿Que coño importa si tienes 1000 seguidores en twitter si no son nada comparados con los 4 millones de seguidores que tiene una carrera retransmitida por la tv?¿que importa que tengas 1000 amigos en Facebook si ninguno te va a pagar los desplazamientos a los circuitos ni te van a suponer ninguna otra cosa más allá de saber que tienes más amigos que un círculo ínfimo de aficionados similares a ti (si lo comparamos con la audencia global de la F1)?. Sí, el no coger perspectiva te hace creer que el microcosmos es todo el universo sobre el que se asienta tu prestigio.

Sí, el microcosmos llevado a la enésima potencia porque no se ve mucho más allá de ello. Parece que de repente, conocer o hablar con ciertas personas es considerado un lujo, y trabajar incluso en ciertos medios un auténtico privilegio. Ahí es adonde se traslada toda esta confusión que provoca ciertas anécdotas vistas en compañeros que me parecen particularmente tristes. Cuando uno llega al circuito acreditado y descubre que no es el único que se ha tenido que pagar la mayoría de sus gastos para llegar hasta allí se queda estupefacto. Se puede entender que en una página de repercusión muy limitada y hecha con más ilusión que medios, esto se pueda admitir. Pero la diferencia viene cuando estos compañeros trabajan para medios que ya tienen una cierta base, unos ciertos medios y unos ciertos ingresos. El que gane uno y trabajen el resto sin ser partícipes de ese beneficio no parece una lógica que garantice mucho éxito, pero es la ley de lo que manda. Y la gente hace ese sacrificio porque es una manera única de poder vivir su deporte favorito de una manera que por sus únicos medios no podrían. El poder entrevistar a Alonso, Vettel, Hamilton y compañía hace que merezca la pena. Pero llega un momento en que ese recorrido tiene una vida util. Y es así cuando ya empiezas a llevar un cierto tiempo y te das cuenta de que eres un "pay-journalist" que paga por vivir una experiencia esperando una gloria futura o un reconocimiento del microcosmos. Tanto criticar a los pay-drivers en la F1 y resulta que la mayoría de glorias del mundo blogger y pseudoperiodístico de este microcosmos no cobran precisamente cantidades que reflejen esa "gloria personal" alcanzada. Algunos pagan por la experiencia, y no siempre es el dinero la moneda de ese trueque.



Sí, como hemos dicho, no es el dinero el único causante de las situaciones tristes que se pueden producir. Y es que en esto se vive de la información, de ser el privilegiado de ser el primero en saberlo (yo prefiero no plegarme a estas velocidades porque terminan por dominar tu existencia, dejando poca atención a tu pareja o al trabajo que sí te remuneran) o de ser aquel que obtiene una información que nadie más obtiene (sí, las famosas exclusivas). Llega un momento en que obtener todo eso implica otra de esas situaciones más comunmente vividas, y es el de plegarse a ciertas recomendaciones o requisitos para seguir pudiendo obtener todos estos favores. Hay veces que son por deferencia personal, pero incluso muchas veces, en esas situaciones, conlleva perder la libertad de poder opinar o escribir lo que te gusta si quieres seguir manteniendo esa línea, esa conexión, que te garantiza ese "status especial". Sí, es posible ver compañeros que teniendo una web propia se tienen que terminar convirtiendo en una web paralela a la oficial del piloto, equipo o revista para covertirlo todo en una página aséptica de crítica, opinión o literatura propia si no quieren terminar perdiendo los privilegios de seguir obteniendo favores extrañamente cuantificables y/o valorables. Iniciativas propias se pueden llegar a ver tuteladas a pesar de no aportar nada a esa causa. Es triste ver como cosas hechas desde la ilusión ser pueden ver sesgadas por temor a unos riesgos tan nimios, sabiendo y teniendo en cuenta además la limitación del alcance, que sólo va a llegar en muchos de los casos al microcosmos particular en la que vive la página y su autor. Sí, es fácil perder la perspectiva y creer que estás llegando a mucha gente y por ello renunciar a muchas cosas, entre ellas, la libertad para escribir en el sitio que sólo tú sostienes. Sí, 600 visitas por un artículo pueden parecer una gran noticia cuando se producen, pero sólo lo es porque el microcosmos es pequeño...y no se llega a ver como eso puede no ser nada comparado con medios que hacen de los millones de visitas su via de ingresos. Pero la gloria local llega fácil, y tan fácil como llega, tan fácil te puede hacer perder lá visión de la realidad. Sí, no somos nadie...o mejor dicho, sólo somos un granito de arena en medio de un desierto. Por ello, basarlo todo a una gloria tan limitada es cuando menos quijotesco y hasta cierto punto de vista, absurdo. Ni hay dioses en este mundo ni personas que tengan que tener un estatus mucho más especial de aquel con el que traten a sus seguidores. He visto mucha gente respetada en este mundo capaces de perderse una carrera de F1 simplemente porque ya les aburren si no son a una hora cómoda. Y lo que hay que tener en cuenta es que hay que poner lo que somos en perspectiva, uno por uno, y actuar sabiendo que no somos mucho más especiales unos de otros, y que en este mundo, todos tienen algo que aportar, pero no por ello se debe convertir en un mercado agresivo que al final perjudique a todos. Somos granos de arena, nada más. Pero cada uno tiene su valor, ni más...ni menos.





Sí, es un mundo apasionante este, y si conoces las reglas del juego y las aceptas, poca opción a la queja te debe quedar. Yo de momento prefiero estar en el tablero, al igual que muchos, y jugar la partida en grupo, que es mucho más divertida (sobre todo si el grupo es real)...pero ello no debe implicar dejar de tener la perspectiva suficiente como para saber donde estás, lo que aportas, ponerlo en valor y sólo renunciar a ello cuando verdaderamente merezca la pena. Cada uno decide por lo que sacrificarse, y hay razones mucho menos importantes que una pasión como esta por la que mucha gente se sacrifica. Pero ello no debe impedir poder hablar en voz alta, seguir teniendo cierta libertad y saber distinguir entre lo bueno, lo importante y lo verdaderamente imprescindible. Con frecuencia se pierde la capacidad de diferenciar entre todo esto y es ahí cuando comienzan los problemas. No obstante, si se tiene perspectiva y se le quita la seriedad que muchos intentan darle a este mundo para hacerlo más vendible, el escribir sobre lo que te gusta es una de las cosas más gratificantes que se puede hacer en la vida. Yo no tengo mucho que perder, pero quizás por eso tenga más obligación moral que otros que sí tienen las manos más atadas para deslizarlas por el teclado. Esto va por todos ellos, para que se armen de fuerza y sepan darle el correcto valor a lo que hacen, ni más ni menos (ninguna de las dos opciones es buena).

Por ello, y desde el temor de las repercusiones que todo este texto pueda causar, os deseo que cuando pongais los dedos en el teclado sea pensando en disfrutar más que en alcanzar glorias efimeras que rara vez llevan muy lejos. Y eso sí, si el milagro se produce, pensad en todos aquellos que sueñan con ello para darle la perspectiva adecuada, disfrutarlo a tope y quitarle importancia a un mundo que es mucho menos serio de lo que parece. Seguro que al final es como tocar la quitarra en un macroconcierto o en una sala pequeña con público limitado. Lo importante de todo ello es que lo disfrutes. Sí, a veces, da igual lo grande que sea el espectaculo mientras lo pases bien y te diviertas con ello...

...el resto, parafernalia que a largo plazo no te hace mucho más feliz...

Seguro.

PD: Esto es lo que pienso ahora, no sé lo que pensaré mañana, pero lo que si prometo es leerlo entonces para saber si estaba equivocado o no y coger la perspectiva más equilibrada posible.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

un buen artico LOGAN PDLR

LOGAN PDLR dijo...

Gracias, gracias...pero cogeremos el paraguas por si acaso :P

Complutum dijo...

Pues yo tampoco se lo que pensaré mañana pero hoy estoy completamente de acuerdo contigo. ¿De que sirven cosas como la gloria y el dinero si lo que haces te aburre?. Es cierto que es dinero ayuda a vivir, pero no es necesario ser millonario. ¿La gloria?. Pues como muchos dicen, es efímera, hoy arriba, mañana quien sabe donde. Lo que nadie te podrá quitar, porque depende de uno mismo, es la satisfacción de disfrutar la que haces.

Encontré tu blog hace cosa de un mes buscando información de pretemporada de la F1 y ahora lo tengo en la barra de herramientas de favoritos de Firefox. Como aficionado a la F1 que soy desde hace muchos años, desde la época del accidente de Niki Lauda en el viejo Nürburgring y en que la F1 era esa competición en la que nunca corría ningún español y que era muy dificil de ver en España, me gusta de lo que escribes, pero también me gusta como lo escribes y disfruto leyendolo.

Si disfrutas con lo que haces, espero que este comentario te ayude a seguir, sabiendo que contigo disfrutamos mas gente y que, en mi caso, seguiré leyendo aunque no vuelva a escribir (o puede que si, quien sabe).

Anónimo dijo...

hrt f1 ha pasado los crash test.¿ tu crees loganf1 que llegaran a tiempo para los ultimos test de barcelona ?. yo creo que si ya que se ven eficientes. y sin son listos tendran el coche casi terminado ya que pasaron gran parte en los otros test, y el chasis, asi que me imagino que solo le faltaria montar el morro de pato.
tu que crees loganf1?

LOGAN PDLR dijo...

Complutum, muchas gracias por el cumplido porque no sabes lo bien que se queda uno después de leer tu texto, acojonado como andaba con el hecho de publicar el articulo.

Además, saber que el tiempo empleado en llevar este blog os sirve a algunos de algo, es el mejor piropo que puede recibir quien lo escribe.¡joder, si hasta lo pones en tu barra de Favoritos! (eso llega hasta el corazón y tooo :P)

Muchas gracias por tu aportación, desde hoy duermo muchísimo mejor :P.

LOGAN PDLR dijo...

Yo creo que sí, que hay ciertas cosas que ya podrían tener ensambladas pendientes de las´últimas piezas, que lo mismo ya tenían producidad y todo. Pero en todo caso lo importante es que puedan hacer aunque sea un par de días de test, con eso ya estaría bien.

Veremos como se da todo, pero me imagino que en esta última semana ya sabremos más. Sólo toca esperar unos días para ver cuantos días prueban.Pero en todo caso, es una gran noticia lo de hoy.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"