Buscar este blog

26 de enero de 2012

ALBERT COSTA Y LA REALIDAD DEL DINERO...EL VIRUS DEL PATROCINIO QUE SE CARGA LA CANTERA

Las recientes palabras de Liuzzi, indicando que "está harto de los que sólo aportan dinero" (link a la noticia) ha puesto de relieve la actual situación imperante en el automovilismo. "Primero muéstrame el dinero, que si hay billetes hablamos", esa parece ser la máxima que impera, por encima del talento del que se pueda disponer. Pero lo peor no es que sea algo que reine en la máxima categoría del automovilismo, es que es una fiebre que se está extendiendo a las fórmulas inferiores y como virus que se extiende, está matando todo lo que toca...y en el caso que nos ocupa, la cantera del automovilismo.Y más en concreto, la cantera española de pilotos de monoplazas.

Es muy habitual para el espectador ver el resultado final del piloto que ya está en la máxima disciplina del automovilismo...pero raras veces se conoce el camino que se ha tenido que recorrer hasta llegar. Hay muchas veces que ese camino ha estado plagado de espinas, y en el peor de los casos, esas espinas han impedido continuar ese camino de ascenso a la máxima gloria posible a muchos pilotos españoles: llegar a la F1.

La cantidad de damnificados es increíble teniendo en cuenta el talento que atesoraban. Desde pilotos como Vallés y Roldan Rodriguez (que ya no están en activo tras haber llegado a ser probadores de F1 con Spyker) hasta casos más recientes como el de Albert Costa, que ante la falta de dinero se encuentra en una terrible disyuntiva en su carrera profesional, tras quedar 4º en las WS by Renault y ganar la última carrera celebrada, con talentos en la misma como Jean Eric Vergne (Sí, el mismo que sube a Toro Rosso este año sustituyendo a Alguersuari) o Robert Wickens (probador y apadrinado de Virgin este año). El caso de Albert Costa es especialmente sangrante teniendo en cuenta contra quienes ha competido y los resultados que ha logrado. 3 podiums y 1 victoria no son cualquier cosa en una categoría que Red Bull utiliza para formar a sus pilotos, por encima de la GP2. Y no sólo esos resultados hablan de su talento, es que de las 19 carreras disputadas (en 9 fines de semana), ha estado entre los 6 primeros en 11 ocasiones, lo que también habla de su gran regularidad.Y en un equipo que proviene de una Epsilon Euskadi con evidentes problemas financieros (ahora el equipo de carreras se llama EPIC, como las iniciales de sus socios).Un talento que se adivinaba desde que ganó la Formula Renault 2.0 e incluso desde antes, cuando ganó el Open Masters de Italia, el Campeonato del Mundo Oficioso.De poco parece servirle ahora. Las exigencias de poner dinero encima de la mesa, unos 800.000 eur., puede dar al traste con uno de los mejores talentos del automovilismo que hemos tenido desde que salió Fernando Alonso para la suerte de la F1 en España.

El caso de Albert no es nuevo, cierto, pero produce especial rabia pensarlo. Y todavía es mayor la rabia cuando nos enfrentamos a la increíble realidad: desde que llegó Fernando a la F1, el único talento español que ha llegado a la F1 como titular ha sido Jaime Alguersuari...y ya está fuera de la parrilla para el año que viene. La verdad es que es muy sencillo apuntarse a caballo ganador (como hizo el presidente de la RFDA en su momento con Fernando) y obviar la realidad de que para llegar ahí hacen falta apoyos. La Federación lógicamente no puede poner según que cantidades, pero la labor de intermediación con las empresas que puedan patrocinar a los pilotos que intentan llegar a la F1 debería ser una de sus máximas prioridades. ¿De que nos sirve tener una cantera envidiable de pilotos de karting si se van cayendo por el camino que lleva a la F1 debido a la falta de ayudas económicas?.Sí, la teoría de buscarse los cuartos para sacarse las castañas del fuego es la primera obligación de quien quiere progresar en la vida...pero la realidad económica es especialmente cruel con un talento que se lleva reclamando desde hace tiempo pero al que nadie parece querer echar una mano.Ahora, con la repercusión que tiene Fernando y la F1 en los medios debería ser el momento para crear las oportunidades necesarias de que nuestro talento pueda algún día relevar a un Fernando que no va a durar toda la vida. Si en el deporte olímpico existe un programa como el ADO, donde múltiples empresas ofrecen becas para que puedan vivir del deporte hasta que llegan unas olimpiadas cada 4 años...¿Por qué la Federación no crea un programa similar en el que los mejores talentos puedan tener la oportunidad de debutar en la F1?. Estamos hablando de un deporte que mueve las mismas audiencias que las Olimpiadas...pero en lugar de cada 4 años, cada 15 días...y a veces cada 7.

El ejemplo de Albert Costa quizás sea el más sangrante, pero no el único, aunque sí la referencia de como están las cosas en esta España que ama tanto la F1...y se olvida al mismo tiempo de preparar el futuro en la disciplina para cuando Fernando ya no esté.Casos como el de Soucek, Costa, Villa dentro de las categorías inmediatamente anteriores a la F1...y otros en categorías todavía anteriores, como Roberto de la Serna, que busca completar el presupuesto necesario para poder disputar la F3, teniendo el talento que tiene, con el que es rápido en todo vehículo de 4 ruedas sobre el que se monte,,,pues finalmente pone de relieve lo vendidos que pueden estar en este deporte los pilotos que una vez llegan a lo máximo del automovilismo, se vuelven de repente en objeto decorativo imprescindible de las fotos de políticos y directores de federaciones varias.

En su momento las palabras de Alonso tras ganar su primer mundial, agradeciéndoselo a su familia casi exclusivamente, se volvieron contra él como quien había dicho una barbaridad. Nada más lejos de la realidad. La soledad a la que se puede enfrentar un piloto en su peregrinar a la máxima categoría de monoplazas forma el carácter de muchos de ellos, dotándoles de una fortaleza mental propia de quien parece haber estado en un campo de entrenamiento de marines. Eso, que muchas veces se confunde con bordería, es sólo el caparazón protector de quien sabe que ha tenido que luchar para conseguir lo que tiene con cada gota de sangre que recorre sus venas. Los que sólo están para la foto, el tiempo se encarga de señalarlos cuan foco principal de un escenario. Ahora, los casos como los de Albert Costa, Roberto Merhi, Soucek, Clos, y compañía requieren de un esfuerzo por parte de todas esas personas que después van a querer salir en la portada junto a ellos. Para esa foto, ahora se necesita ayuda. Cuando se ha hecho la práctica totalidad del camino, no se les puede dejar tirados pensando que ya llegarán por si mismos. Hay que remar todos en el mismo sentido para que tengan su oportunidad. Medios, políticos, empresas, federaciones...de todos se necesita que echen una mano. Clos está cerca de la F1, Albert necesita dinero para las WS o la GP2, Merhi para la GP2, Soucek y Villa para la F1...

¿A que estamos esperando para echar una mano?...

la foto en la portada acompañándoles en la victoria de una carrera de F1 tiene su precio...y para ello, el esfuerzo es condimento indispensable. El del piloto primero, por supuesto, pero el de todos los que formamos este mundo, también...

a la conciencia queda...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo!
Pero, desviándome del tema que has desarrollado, también podemos empezar a pensar en que tipo de F1 estamos viendo si solo se aceptan pilotos con la cartera llena, obviamente pueden haber pilotos así con gran talento, pero ¿no deberían ser los equipos los que se encargaran de conseguir el dinero? Los pilotos tienen que aportar el talento, pero claro, ahora tienen que ser buenísimos pilotos, buenos desarrolladores de los coches y mejores relaciones publicas, tiburones de Wall Street prácticamente... Sinceramente, visto desde fuera, creo que merecería la pena esforzarse en conseguir cubrir todos esos requisitos, pero no puedo evitar dudar de lo que estamos viendo últimamente sea lo máximo que nos pueden ofrecer como F1. Creo que nos añaden condimentos para que olvidemos lo esencial y no pensemos que estamos viendo una clara decadencia de la categoría.
Hasta pronto!
(perdón por el rollo)

LOGAN PDLR dijo...

Aquí hay algo muy claro, y es que los equipos se han acomodado durante mucho tiempo a que el dinero viniera a la F1 "sin mucho esfuerzo", simplemente atraidos por la exposición que lograban anunciándose en este gran teatro que todo el mundo ve.

¿Que sucede ahora?, que la situación ha cambiado y ha pillado a todos con el pie cambiado. Ya no valen las fórmulas tradicionales y el personal del departamento comercial es el único que no supone un gasto para ele quipo pues es el encargado de obtener gran parte de los ingresos.Ahora, con el mundo tal y como está transformándose en este momento, necesita replantearse muchas cosas a la hora de obtener dinero. Si el piloto puede conseguirlo, ¿por que no lo puede hacer el equipo?.Hay que cambiar la filosofia y mandar a las personas ganarse su sueldo y no desviar esa parte del trabajo a quien sólo se tiene que encargar de conducir el coche.

Se han cambiado las reglas del juego porque el mundo ha cambiado.Lo que ha sucedido es que quienes las han cambiado todavía no han entendido que hay que adaptarse a los nuevos tiempos, y que el sistema actual sólo garantiza la supervivencia, y la prueba de ello la tenemos en Williams...

¡madre mia, que tochazo que me he marcado!...pero resumiendo: los pilotos a conducir y los dptos. comerciales de los equipos a obtener dinero.

PD: eso no quita que no puedan traer patrocinio consigo, pero lo que no se puede hacer es que la mayoría de los ingresos por patrocinio vengan de tus pilotos. Si es así, es que tu dpto. comercial está fallando, porque si el dinero está ahí(como los pilotos se encargan de demostrar encontrando patrocinios) lo que falla es la persona encargada de encontrarlo y convencer de que el destino es el equipo al que representa.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"