Buscar este blog

1 de noviembre de 2011

MI PRIMERA ENTREVISTA: DIARIO DE UNA EXPERIENCIA

Como sabreis algunos, hace poco tuve el placer de vivir la experiencia de realizar mi primera entrevista, algo que hasta ahora no había sucedido a nivel profesional.La ocasión vino a través de la colaboración que realizo habitualmente en la Web de http://curvarapida.es/ en la que me ofrecieron esta posibilidad a petición propia, ante la posibilidad de ver a Javi Villa y poder entrevistarle en el Circuito del Jarama.Dicha petición me la aceptaron e hicieron las gestiones pertinentes para que se pudiera llevar a  cabo (gracias infinitas a Ricardo Navarro por las gestiones que hizo con Javi Villa para ello, pero en general a los dos, Ricardo y Jaime Michavila por confiar en mi trabajo y hacer todas las gestiones, administrativas incluidas).Una vez conseguida la acreditación, tocaba una de las partes más dífíciles (que no la más), que es crear la entrevista, logícamente.


Cuando uno se enfrenta a una posibilidad de este tipo le surgen enseguida un montón de preguntas, y de ellas la duda sobre lo que se puede preguntar y lo que no.Tras varios días tocando y retocando el cuestionario, llega un momento en que uno debe decidir si se atreve o no a validarlo todo e imprimirlo.Llega el momento de dar al botón del "Sí a todo" y que sea lo que Dios quiera.Se imprimen, se asusta uno de la cantidad de preguntas que se le han ocurrido y ante la ineludible impresión ya definitiva de la entrevista, se encomienda a Dios y a todos los santos para que le protejan en el momento de tener que pronunciarlas.Acto seguido se adquiere la grabadora correspondiente, y se arma uno del valor necesario para afrontar un momento de ese tipo.Lo primero que sorprende es comprobar lo majo, sencillo y buen chaval que es el protagonista.Facilita toda la concrección de la entrevista y da una tranquilidad hablar con él sobre como concretar el momento.No puedo hacer otra cosa que dar las gracias todas las veces que sea necesario a Javi Villa porque contribuyó a facilitarlo todo.A partir de ese momento, los nervios se aminoran un poco, pero no desaparecen, logicamente, por ser el primer personaje famoso con el que se va a enfrentar uno mismo en una entrevista.Y ahí, tras haber rezado lo rezable para que todo no se tuerza y salga bien, llega el día, el momento, la mañana en la que hay que salir rumbo a lo desconocido.

Cámara y grabadora en mano llega el novicio al Circuito del Jarama, donde recoge su acreditación y se dispone a entrar en el circuito como quien entra en la típica bola de acero donde las motos de los circos dan vueltas a toda velocidad conscientes de que no se van a caer por la ley de la gravedad.En este caso, el que entra no sabe siquiera si completará la primera vuelta a esa bola donde la moto sí que está preparada para el reto, pero el que la pilota no es consciente de si lo estará.Primera misión para tranquilizar el cuerpo, disparar ofotos a todo lo que se ve, pues no es nigún secreto que es una de sus pasiones.En el Jarama se pueden ver los Minis, los monoplazas de F1 y las motos con las que uno vio deisputar Gp's a pilotos que antaño seguí como Eddie Lawson, John Kocinsky, Champi Herreros y otras leyendas como Angel Nieto, del que uno no pudo verle correr.Pero la belleza de todas las máquinas te absorbe, te hipnotiza y te hace pensar que los nervios son una cosa del pasado.Cada cual más bonito, el sonido de los motores, música celestial.Estás en el paraiso y ya no temes a nada.

Pero si quedaba algún atisbo de ello, se te va en cuanto ves a personas conocidas y te juntas con otras que aunque no conocías de antes, sí has podido leerlos a través de twitter y sabes que la enfermedad de todos los que estaís allí por el mundo del motor es común.Gente como David Plaza, Ivan Illan (McCormick), Sanchez de Castro y BRM(Manolo) hace que el momento de disfrutar del ambiente se incremente exponencialmente. Se hacen fotos a diestro y siniestro de lo que corre por el circuito aprovechando su conocimiento del trazado y los sitios donde se pueden tomar grandes fotos, se habla de F1, y aunque no siempre se est´´a de acuerdo, se disfruta la conversación sabiendo que siempre se aprende de intercambiar ideas con la gente que comparte una misma afición, una misma "enfermedad".

Pero llega el momento de la entrevista y no se puede demorar más.Se llama al protagonista, se concreta la hora exacta y cuando se llega allí, las protuberancias en la garganta te indican que estás en el momento.Pero desaparecen poco a poco.Te enecuentras ante un piloto joven, sencillo, paciente (hasta el infinito) y que responde sin tapujos a las preguntas que le haces.Con claridad, con sencillez, de manera que hasta el más ajeno a este mundo lo entienda todo perfectamente.No con una linea, ni con dos, se muestra generoso en las explicaciones y no rehuye nada.Ni siquiera protesta ante la longitiud de la entrevista (a lo máximo que alcanza a decir es "5 miinutos más", consciente de que le quedaba muy poco para ponerse el mono y salir a pista).Para que os hagais una idea, le tienen que traer el bocadillo de la comida y comer mientras se realiza la entrevista.No había visto nada igual.No tiene una obligación tal que no le impida decir algo como "sólo 2 preguntas" más (aunque a lo mejor lo pensó realmente) y el que entrevistaba lo hubiera comprendido, porque el tiempo es crítico en estos casos.Pero responde todo lo preguntado y cuando se termina sale corriendo a ponerse el mono.Faltaban sólo 20 minutos.¡Chapeau!

Poco después uno llega a la conclusión en que la paciencia del personaje público puede llegar a cotas inimaginables que a veces no se paga con dinero.Un ejemplo de ello es cuando aparece gente como Dani Sordo, Champi Herreros, Angel Nieto o Jesús Alvarez (comentarista deportivo TVE) y acceden a hacerse fotos y firmar autografos sin poner ni una sola mala cara, poniendo la mejor de sus sonrisas y participando del evento con la mejor de sus versiones.No hablamos de una o dos personas, hablamos de 7000 personas en el Jarama que cuando veían una cara conocida lo asediaban porque a lo mejor no les volvía a pasar en la vida.El propio Javi Villa en los propios boxes era objeto del mismo asedio que tienen todos estos personajes mencionados anteriormente y respondía con la mismas buenas maneras, cuando a lo mejor en cualquier momento, cualquiera de ellos podría  estar hasta las mismisímas de estar haciendo lo mismo de manera repetoda y constante.Pero por ello quizás tienen el favor de la gente.Porque son gente cercana y eso la gente lo nota enseguida.

Una vez conseguida y grabada la entrevista (con los remordimientos de conciencia de quien cree que le ha robado parte de su tiempo a alguien que vive de la lucha contra él) los nervios desaparecen, y el momento de disfrutar del momento vuelve a la cabeza.Observas la grabadora y sabes que llevas un pedazo de historia, no para los demás quizás, pero sí para tu vida.Es tu primera entrevista y pase lo que pase en el futuro, sabes que ya has pasado por una experiencia que no se te borrará en la vida.Crees objetivamente que no está mal para ser la primera, aunque la subjetividad de tu crítica te impide verlo con sinceridad.En el futuro serán mejores, seguro, pero no hay quien aprenda a correr si antes no ha aprendido a andar.

Tanto poder ofrece el pequeño objeto que decides volver al día siguiente porque ya de por sí el evento merece la pena.La belleza de lo expuesto y la necesidad de ver a Javi para pedirle las disculpas pertinentes por si la extensión de la entrevista le había interrumpido su rutina más allá de lo que imaginaba.Tan majo como siempre, le resta importancia, accede a una foto y te quedas con la tranquilidad de haberle visto obtener un podium que seguro le dejó mejor sabor de boca que el abandono del día anterior.

Simplemente el olor a gasolina engancha para no abandonar el lugar, y la cámara de fotos pide más, como la niña  de Entrevista con el Vampiro.Cientos de disparos desde la cámara a esos preciosos monoplazas que antaño hicieron vibrar a otras generaciones.Desde los Lotus con las "pegas" de John Player Special hasta los McLaren pintados de Malboro, por no hablar de los Lotus verdes que te retrotraen a cuando a velocidades de vertigo los pilotos no disponían de más ayudas a la conducción que el valor inexplicable que debían tener para enfrentarse a la velocidad y al cronometro sobre unas ruedas más propias de una moto que de un monoplaza.Estar para ver, oir y sentir.No hay párrafo que lo explique.Lo que te invade cuando los ves no se describe facilmente...pero cuando los ves y oyes sobre la pista compruebas que el sonido de sus motores es música celestial, directamente no se encuentran las palabras.Transciende más allá del momento y te acompaña el resto de tu vida.Casi tanto como improvisar una microentrevista de 3 preguntas a Dani Sordo cuan "periolisto" poseido por el poder de la grabadora.Sólo fueron 2 días, pero se lo lleva uno para el resto de su vida.

Experiencia inolvidable, momentos para la posteridad que me acompañarán el resto de mi vida.

Gracias Ricardo, Jaime, Javi, Dani, Jesús, Ángel, Champi por facilitarme y protagonizar un trozito de mi vida que imborrable queda para la posteridad.

Espero que os haya transmitido en parte la magia de esos 2 días...

Si quereis disfrutar la entrevista, aquí la teneis colgada.Creo que merece sincreamente la pena su lectura:

Entrevista a Javi Villa: Pasado, presente y futuro (25 preguntas sobre GP2, WTCC, Mini Challenge y F1).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"