Buscar este blog

19 de noviembre de 2011

LA EXPERIENCIA DE LA ROSA (Diario de un aficionado)

Han pasado ya 24 horas del día en que De la Rosa decidió juntarse por un día con sus aficionados, con sus fans, para compartir un poco de su tiempo con ellos (en lo que se podría definir como una experiencia especial e inigualable), pero a pesar de la caducidad del momento, la magia del instante continua intacta. La ocasión, que venía siendo reclamada desde hace varios años, se hizo realidad en el día de ayer...y no defraudó.

Una parte de sus aficionados más incondicionales tuvo la oportunidad de vivir esa experiencia, facilitada por el propio Pedro, Vodafone y el trabajo de ciertas personas que lo hicieron todo posible, trabajando en la sombra para que todo saliera perfecto...y así sucedió.No defraudó.Los aficionados, entre los que se encuentra esta humilde persona, llegaron desde todos los rincones de España, y la ilusión de sus vidas se pudo ver reflejada en sus rostros, sin necesidad de plantear preguntas.El día D había llegado y más de uno nos tuvimos que pellizcar durante un rato para comprobar que todo aquello era real, que estaba sucediendo, que no era fruto de un bonito sueño.Fue increíble.Pero como todas las buenas historias, merecen la pena ser contadas desde el principio hasta el final, y así lo haremos.


Como todo aquello que se anhela durante mucho tiempo, cuando llega el día, los nervios surgen y la adrenalina aparece como invitado imprescindible y necesario. El día para uno había comenzado con gestiones pendientes de realizar, y que hacían que llegar al lugar del evento tuviera que transcurrir a la misma velocidad que los monoplazas que conduce Pedro.Adrenalina, tiempo y velocidad...el día iba a comenzar con los mismos ingredientes que contiene un gran premio.Y es que el hecho de finalizar todas las gestiones a tiempo y llegar al evento a la hora acordada lo convertía en un reto, pero un reto que se pudo cumplir al fin y al cabo.Llegados al lugar donde todo iba a acontecer, sorprendía ver lo vacío que se puede encontrar un centro comercial a primera hora de la mañana, y lo poco que puede tardar en llenarse de personas... y de sueños cumplidos.Todos llegábamos con los mismos síntomas en el rostro: alegría, nerviosismo e ilusión...fuera cual fuera la experiencia previa anterior.Lo primero que pudieron ver nuestros ojos fue a un Pedro haciendo lo que suelen hacer los pilotos antes de participar: reconociendo el trazado.Fue en ese momento cuando muchos ojos clavaron sus miradas en los cristales que separaban a los allí presentes de la pista dirigieron esa mirada hacia el veloz vehículo que trazaba las curvas con la misma suavidad que el pintor desliza su pincel por el cuadro donde plasma el arte que atesora.Los había que simplemente disfrutaban del hecho de verle correr, los que intentaban copiar en la memoria sus trazadas...y los que deseaban bajar a la pista para poder compartir lo más rápidamente posible el momento de gloria.

Y llegó. Pedro finalizó el proceso de reconocer el circuito y con las presentaciones entre foristas, fans y aficionados terminadas, el momento golpeaba los corazones de los allí presente, advirtiendo de que todo estaba a punto, de que el hecho era inminente.Pedro se quitó el casco y los responsables del circuito y del evento procedieron a dirigirnos a la sala donde sentados ya todos, Pedro aparecería.Y lo hizo con la misma cordialidad y simpatía que atesora en las retransmisiones de F1 que vemos por La Sexta, sino más.No era una pose, simplemente es que es así, y ello hizo del momento algo más mágico si cabe.Ver que el piloto al que has seguido, con una trayectoria llena altibajos emocionales (cuan montaña rusa que quiere poner a prueba al corazón más resistente), y por el que te has pegado a la pantalla de televisión cuando corría, y a la del ordenador para saber de su futuro cuando no lo hacía, era necesariamente especial.Pero para no sucumbir a los nervios, el propio carácter de Pedro se bastó para que el ambiente inmediatamente fuera distendido.Se le notaba tan agradecido y emocionado como los de aquellos que pegábamos el trasero al asiento disfrutando de su presencia.Era el momento del briefing en el que se nos explicaba como procedería a desarrollarse el día.En el mismo ya se nos advertía por su carácter que nos lo íbamos a pasar bien los allí presentes, incluido él.

El hecho es que se iba a proceder a correr el un circuito de karting, probando la destreza contra un piloto como Pedro, al que tanto admiramos.Pero el hecho de correr contra él iba a ser una especie de premio, por lo que había que aplicarse especialmente.Pronto se descubriría que las cosas parecen más fáciles desde fuera que al volante sobre la pista.Y estamos hablando de un circuito de 400-500 metros.Ello te da una perspectiva sobre el hecho de que pilotos que se diferencian entre unos y otros por menos de 1 seg. sobre el mismo monoplaza en un circuito de 10 veces esa longitud, no son precisamente unos cualquiera.Y también te indica otro hecho importante: lo necesario de probar coche y circuito antes de correr.El que aquí escribe pudo comprobar como con cada vuelta dada, se aprendía algo nuevo, y lo que parecía fácil tras verle correr a él, no era tan aparentemente sencillo.Hacer vueltas en el mismo segundo es algo que dista de hacerse con facilidad.Requiere practica y talento. Y si además no andas en perfecta forma física precisamente (con un hombro contracturado), cada vuelta se te hace eterna y corta al mismo tiempo.Corta por la ilusión, larga por saber que no estás siendo ni de lejos lo más competitivo posible.Pero la diferencia sabes que está en el talento y la practica que atesoran las personas contra las que corres.

Termina la tanda y parece que efectivamente de tu persona no va a salir piloto alguno que rivalice con la actual parrilla de F1.Pero es lo de menos, porque el mismo Pedro se encargó de mostrarnos las diferencias entre los pilotos profesionales y amateaurs son evidentes.Se bastó de 1 vuelta y media para doblar a todos los que corrían las 2 finales, saliendo el último, para que todos le vieran correr y pudieran luchar ("es un decir") contra él.Si alguno ve una retranmisión de F1 regularmente, debería cuidarse muy mucho de emitir simplezas sobre la calidad de los mismos (aunque lógicamente los hay mejores y peores).Si hablamos de una diferencia de 3-4 segundos sobre una pista de 400 m,, en una de 10 veces esa distancia nos hubiera sacado del orden de entre 30-40 segundos por vuelta.Inimaginable, ¿verdad?.

Las carreras, en todo caso, eran lo de menos.Era poder estar cerca del piloto y transmitirle más directamente tu apoyo de lo que puedes hacer cuando te enfrentas a una pantalla de televisión.No había gritos de fans de Justin Bieber de por medio, pero sí que se le pudo hacer evidente durante todo el día de la clase de aficionado que tiene como piloto...y alguna que otra elevación sonora con su nombre en forma de ovación fue lógicamente oída más de una vez y de dos.De todas las edades, los allí presentes reflejaban perfectamente que el apoyo que tiene Pedro procede de personas de perfiles muy distintos, pero con un mismo nexo de unión: la afición a la F1 y a la figura de Pedro por todo lo que representa.No es el que más ha ganado, ni el que más carreras ha disputado...pero sí es el que en su conjunto representa todo aquello que te gusta ver en el mundo real: afán de superación, espíritu de supervivencia del de aquel que nunca se rinde, alma de caballero, y simpatía derrochada por cada poro de su piel.Todo en una misma persona.¿Quien no sería capaz de caer rendido ante semejante grupo de virtudes?.Me consta que de los allí presentes, nadie se pudo resistir.El veredicto fue unánime: es un crack. 

Pero si hay otro veredicto que quedó claro tras el evento, es que los allí presentes no son sólo nicks o perfiles de internet, no son cuentas de twitter, de facebook, o del foro de Pedro...son personas de carne y hueso estupendas, con las que el compartir cada minuto mereció la pena y contribuyó a hacer del día algo inolvidable.Todos bajo el mismo paradigma: una afición crack para un piloto crack.Con cada persona que hablabas disfrutabas de su conversación, y te convencía asimismo que de todos se podía aprender.La simpatía de todos puso de relieve que no hay comunicación que se pueda igualar a una buena conversación de persona a persona, sin intermediarios tecnológicos que le quiten riqueza al momento.Los matices y la magia de una conversación presencial con gente tan increíble y estupenda no tiene parangón posible.Posiblemente las distancias hagan necesarias las tecnologías que han podido unir lo que antes era inimaginable.Pero estar, vivir y compartir una experiencia de manera presencial lo dota a todo de otro cariz.Y si quedaban dudas, quedaron despejadas tras el evento.Se procedió a concretar la comida tras la finalización oficial del mismo, y en ella salió a relucir lo mejor de cada uno.La alegría lo contagió todo, y puedo prometer que el alcohol no estaba presente como protagonista.Si acaso la paella se erigió como tal para quien la pidió, ya que como "arroz amarillento" tiene el mejor de sus "piropos" posibles, pues el sabor no pedía epíteto más elogioso que la descripción de su color.Pero daba igual, lo importante era compartir entre todos la misma afición, y relatar los momentos que habían hecho especial el seguimiento a Pedro, y es que tras 13 años en la F1, había para elegir, y más teniendo en cuenta la montaña rusa que han sido los mismos. 

Después llegaron las horas de las despedidas, no sin antes volvernos a jurar cuan gladiadores romanos que aquello se tenía que volver a repetir.La magia merece más oportunidades que la de ayer.Todo lo ocurrido subraya lo importante que es compartir las experiencias y hacer partícipes a todos los presentes de lo que se siente al vivir por unos momentos como una familia numerosa especial, surgida del mismo nexo, y que impregna a cada uno de sus miembros de las mejores cualidades del mismo.Fue especial, y quedó claro que la afición por la F1 y por Pedro de la Rosa no es cuestión de frikis: es cuestión  de gente apasionada que convierte su afición en una forma de sentir adicional.Está claro tras lo sucedido en el día de ayer que sólo cabe una conclusión posible:

Piloto y aficionados tienen la misma naturaleza y categoría, la de crack, y una misma obligación para el futuro:

¡Hay que volverlo a repetir!...¡que así sea!

PD: Increíble la actitud de todos los presentes, de Pedro, de Claudia, de Ricardo, de Jaime, de Carlos Miquel que se pasó por allí y estuvo muy majo, de Carlos, y de todos lo que contribuyeron a organizarlo y a contribuir con su presencia a que ese día fuera un éxito.Lo dicho: hay que repetirlo.

5 comentarios:

Unknown dijo...

Ains, que penita que se haya acabado tan pronto. Si por mi fuera, todavía estaríamos metidos en aquella sala escuchando a Pedro...snif

LOGAN PDLR dijo...

totalmente de acuerdo.Fue tan mágico como rápido...tiene que repetirse, porque fue inolvidable, y nos lo pasamos genial, las cosas como son.

Grande Pedro, grande su gente y grande su afición :D.

Anónimo dijo...

que artista... "No es el que más ha ganado, ni el que más carreras ha disputado...pero sí es el que en su conjunto representa todo aquello que te gusta ver en el mundo real: afán de superación, espíritu de supervivencia del de aquel que nunca se rinde, alma de caballero, y simpatía derrochada por cada poro de su piel.Todo en una misma persona"... es que no se puede decir mejor!
Os leo en el foro y me dais una envidia... a ver si para el año que viene yo tambien me animo...
Gracias por tus crónicas, etc. se aprende mucho!

LOGAN PDLR dijo...

Gracias a ti por leer mis articulos.Es el que escribe quien está en deuda con quien le lee, eso no lo olvides ;).Me encanta que te guste la descripción, pero es que es así...o mejor.Cacho crack de persona y piloto que tenemos.

Y respecto al foro ¿como que "a ver si al año que viene me animo"?...ya te estás registrando ya de ya.Sólo somos personas de carne y hueso poniendo por escrito sus pareceres.Así que seguro que si tu escribes allí en breve, el resto también aprenderemos de ti, sin ninguna duda.

Gracias por pasarte por aquí y hacer el esfuerzo de leer los articulos.

Te espero en el foro y en esta humilde página ;)

Anónimo dijo...

jajaja no, no, gracias a ti! :D lo del año que viene, me referia a la reunion del viernes pasado... jajaja por lo del foro, me da un poquiiito de pereza inscribirme, otra clave etc. si solo voy a leeros! Espero que a Pedro le llegue nuestra alegría por haber fichado por HRT.
Hasta pronto!

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"