Buscar este blog

16 de junio de 2011

DELAROSISTA, ALONSISTA Y DE HISPANIA…¿FRIKI QUIZÁS?...LAS DUDAS RAZONABLES

Cuando uno se enfrenta Gp tras Gp al ineludible ritual de ver lo que acontece en las carreras, le pueden llegar a asaltar las dudas sobre que clase de aficionado es. Los hay que enchufan el televisor y ponen la F1 para verla de reojo, como podrían tener otro programa cualquiera, los hay que la enchufan para verla con la parienta y los hijos como quien ve una película de estreno, palomitas incluidas (con el fin de que vean todos como su protagonista preferido brilla y se asiste a un bonito final)…también los hay que se tragan el previo porque es una parte del ritual ineludible, y los hay que además de todo eso, están enchufados todo el día a su conexión de internet para ser los primeros en encontrar las noticias o comentarlas en su foro o chat favorito. Estos últimos son los que mas se acercarían a la categoría de friki, aunque sólo la rozarían…porque los hay que la traspasan. Veamos.

Desde la época de la explosión de la F1, cuando Fernando trajo este deporte a las conversaciones de los Lunes, en España se ha vivido un proceso muy sano que es el de aficionar a mucha gente a un deporte sólo reservado a cuatro gatos mal contados, que se desvivían por ver las carreras de madrugada o que incluso se afanaban a ver la carrera con una tabla de tiempos al lado. De un tiempo a esta parte, además de discutirse sobre si el gol fue o no en fuera de juego, uno se puede encontrar a gente opinando acerca de si la estrategia de cambiar gomas una vuelta antes fue acertada o no, o si Ferrari tendría que hacer un coche que estuviera a la altura de Fernando porque el que le han dado es una “castaña”. En ese sentido es justo decir que se ha avanzado muchísimo, y que gracias a esa nueva afición, el deporte ha salido muy beneficiado a nivel de cobertura, programas de formación, patrocinios, y demás.

Pero cuando uno se enfrenta a un Gp acompañado de alguien es cuando se da cuenta de lo raro que se sigue sintiendo el compartir públicamente según que comentarios sobre lo aficionado que es o la especial atención que le presta a un determinado piloto o escudería. Cuando el pasado Gp de Canadá tuve el placer de compartir la retransmisión con parte de mi familia, pude darme cuenta de que no todo ha cambiado para bien, que aun hay camino por recorrer. Y es que cuando uno osó mencionar que había que prestar especial atención a Pedro de la Rosa (que volvía a las carreras) y a Hispania (que había superado a Virgin), las miradas se volvieron contra el que aquí escribe, convirtiendo repentinamente la expresión de sus rostros a las de higo caducado aspirante a emoticono. La sensación de frikismo absoluto no pudo evitar invadir mi insignificante alma incomprendida. ¿Qué interés puede tener un piloto que sale el 17º y un equipo que sale en la cola de la parrilla?...una pregunta difícil de razonar para los que sólo se apuntan a la batalla por la victoria, pero es que para llegar hasta ese camino, se comienza normalmente por ese proceso, por empezar desde abajo.

Cuando Alonso ganó su primera carrera, empezó esa ola arrolladora que de afición lo contagiaba todo, pero antes de que llegara ese momento, Fernando tuvo que pasar sus 2 añitos en el “infierno”. El primero, en Minardi (donde en su debut, quedar 16 en los primeros libres con un coche terminado en pleno Gp, era como actualmente una victoria).El segundo en su año de probador en Renault, donde seguíamos las pruebas libres para ver si había superado a los pilotos oficiales. O incluso antes de que llegara ese momento, disfrutar de su participación en la F3000, con la carrera de Mónaco como máximo ejemplo, en que tras quedar último en la salida porque se caló el coche, se pegó la remontada de su vida adelantando a todo bicho viviente y terminando 8º, en una carrera de supervivencia.

Pero es que antes de Fernando un tal Pedro de la Rosa (comentarista para muchos, gran piloto para otros) ponía la primera semilla de lo que ahora vivimos, junto con Marc Gené en aquel ya lejano 1999, y comenzaba con ello la afición española a la F1 de la “era moderna”. Empezaba la retransmisión de las carreras en directo, con la lucha contra el destino que siempre ha caracterizado la carrera de Pedro. Para unos pocos, esa madrugada del Gp de Australia de ese mismo año, el 6º puesto de entonces significó tanto como la primera victoria de Alonso en su momento, o quizás más, por lo inesperado y difícil del reto. Si salían 22-24 pilotos, llegar el 6º era para muchos equipos como una victoria, ya que con Ferrari y McLaren copando las 4 primeras posiciones, solo quedaban 2 por las que luchar el resto de la parrilla. Por eso, los puntos conseguidos por entonces eran momentos de gesta heroica, incluso cuando estabas en un equipo como Jaguar, ya algo mejor que el Arrows con el que comenzó. Seguir la carrera de Pedro, con todos los altibajos por los que se ha pasado, por todos los resurgimientos que ha tenido cuando ya todo parecía que tocaba a su fin, hace que te plantees si la palabra “Friki” es la que toca para esta clase de aficionados acérrimos que vivimos por y para este emocianante deporte. Soy de los que piensan que tan bonito es el camino como la meta cuando se llega, sino más. Pensar ahora, (cuando sigues con tu afición inquebrantable por un piloto al que viste debutar hace 12 años) en esas caras de extrañeza cuando haces un comentario de ese tipo no deja de tener su gracia.

Y es que si ya ser seguidor de Pedro, Delarosista convencido hasta las trancas, se hace raro, lo de que encima lo seas de Hispania, para algunos raya no sólo lo friki, sino ya directamente lo landesco (particular homenaje al gran Alfredo Landa), por lo cómico que para algunos resulta un equipo de F1 “made in Spain”. Como en la época de las películas de este genial actor, el asociar por entonces tecnología con España era más raro que asociar España con la palabra “pleno empleo” ahora…y lo peor es que no ha cambiado demasiado. Muchos son los que ignoran lo difícil que es tener una escudería de F1, y algunos más, lo que cuesta empezar de 0 en cualquier negocio, sea de la naturaleza que sea. Acostumbrados al champan de la victoria, mucha gente de la que llegó con las victorias de Fernando, se perdió el camino previo que este y otros tuvieron que recorrer para llegar ahí. Y ese camino da una perspectiva inigualable para comprender lo difícil que es llegar a donde ha llegado, la cantidad de gente que se ha quedado en proyecto, sin llegar nunca a triunfar en este deporte, incluso ni siquiera a debutar. Es más, a nivel de equipos, Red Bull nació de los cimientos de Jaguar (anterior equipo de Pedro), y tras contratar al genio de Newey, se tiraron 4-5 años hasta que dieron con la tecla, y sólo cuando empezaron todos de 0, de una hoja en blanco. Hasta entonces Red Bull había sido como Toyota, dispendio de dinero, escasez de resultados, y con Newey en la picota por lo mucho que se le pagaba, y la falta de resultados acordes a su sueldo.

Crear un equipo de 0 es una tarea ardua, difícil, inconmensurable y que rara vez se hace en menos del tiempo que se le da a cualquier empresa que quiera llegar a algo, 3-5 años. Algo más de ese tiempo es el que ha tardado Red Bull para convertirse en equipo ganador. En el caso de Hispania, estamos en el segundo año de esta aventura, con un equipo que ya empieza a batir regularmente a su mejor financiado rival, y que ya tiene su propio equipo de diseño, con sus oficinas cerca del túnel del viento de Mercedes GP (al que le han alquilado estas instalaciones, que diseñó el propio Geoff Willis cuando estuvo en BAR-Honda)…incluso en breve tendrán una base propia en España. Hacer entender todo este proceso a gente que sólo ha vivido la lucha por la victoria es muy complicado, y en esa disfunción se encuentra el equipo, ganarse el apoyo de la afición estando en la cola de la parrilla, lo cual no es nada fácil.

Ser “friki” de la F1 es algo altamente incomprendido incluso en los tiempos que corren. Diría que Incluso más. Antes no éramos nadie en este deporte, por lo que te miraban con cara de extrañeza, pero sabiendo para sus adentros que tiene que haber de todo en botica, y que lo mismo le puede gustar la F1 y un piloto que hay por allí como las carreras de caracoles cuesta arriba…pero ahora, con la F1 masificada, el terreno de la incomprensión hacia estas particulares aficiones ha ganado terreno. Ser Delarosista, Alonsista y de Hispania es como ser de la 7ª luna de Saturno…mu raro, y casi hasta sospechoso. Pero no hay nada parecido al orgullo con el que se lleva. No es un chándal que se quita a las primeras de cambio. Es algo que cala más que ser del Atlético y del Betis a la vez (por poner un ejemplo con doble tirabuzón invertido).Llega al alma y la empapa completamente.

Puede quizás, por tanto, que ser seguidor de este deporte ya no sea tan friki como antaño, pero sí eres también un seguidor asiduo de los que no luchan obligatoriamente por la victoria…te acercarás a esta sensación, y más si sigues el deporte con pasión. Definitivamente ser Delarosista y de Hispania es como usar bikini en Siberia, una tarea nada sencilla. Se compensa en parte con la suerte de Fernando (aunque la misma esté últimamente de vacaciones o echándose una larga siesta) Pero que gusto da llevar determinadas aficiones con orgullo. Pedro, Fernando e Hispania han recorrido hasta ahora diferentes caminos, unos más largos que otros, unos con más éxito y otros con menos. Pero desde luego, el camino que los tres han recorrido es el de ganarse mi respeto y mi afición por ellos de manera inquebrantable. Me han empapado y eso ya no se seca jamás, y sí…si esto es ser friki…

Pedro, Fernando e Hispania…¡aquí un “friki” más!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Logan, muy bueno, y las fotos muy oportunas.
Saludos.
Revo.

LOGANF1 dijo...

Gracias...tenía ganas de sacarlo,son muchos años de incomprensón :P a pesar de que la teórica masificación debería hacerle sentirse a uno menos friki que hace 12 años.

Espero que sirva de algo, aunque sólo sea para compartir el sentimiento :D

Gracias por leerlo y tu comentario ;).

hyper8 dijo...

totalmente de acuerdo.Ver como en valencia me miraban por aplaudir a hispania no tiene precio ;)

otro friki

LOGANF1 dijo...

Muchas gracias por el comentario.Desde luego que parece un sentimiento más compartido del que inicialmente preveía,y es algo que realmente me han hecho llegar más de 1 y más de 2...

Quizás lo de Hispania ahora sea lo tope en este sentido, pero si ya juntas las 3 cosas, es el no va más :P.

Cada vez que Alonso no gana es habitual escuchar eso de "está acabao", o cuando Pedro consigue terminar en los puntos o cerca de ellos ("es muy majo, pero ya se le pasó el arroz"), y ya ni decir de Hispania ("para eso, mejor que no compitan")...en fin, que el sentimiento de friki incomprendido sigue muy latente XD :P

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"