Buscar este blog

2 de abril de 2011

EQUIPOS Y PILOTOS ESPAÑOLES QUE INTENTARON ALCANZAR LA F1 Y NO LO CONSIGUIERON: BRAVO F1

Tras las recientes declaraciones del presidente de la RFDEA, Carlos Gracia, criticando la labor del único equipo español de F1, Hispania Racing, no he podido evitar pensar en todos aquellos que en algún momento de su vida intentaron llegar a la F1.Empecemos por el único equipo de F1 que lo intentó antes que Hispania Racing, Bravo F1, equipo que tenía entre sus fundadores a Adrián Campos, también fundador original de Hispania Racing (antes conocida como Campos Meta).Vayamos por partes:

BRAVO F1:

Adrián Campos, ex-piloto de F1, fundador de Bravo F1, y
fundador asimismo de Hispania Racing (antes Campos Meta)
El ya conocido como brevísimo proyecto español nació en Noviembre de 1992 a partir de la colaboración fundamental de 3 personas: Adrián Campos, Nick Wirth (diseñador actual de Virgin) y Jean Pierre Mosnier. El monoplaza fue diseñado por Nick Wirth a partir del chasis de Andrea Moda. El mayor problema que se encontró el equipo es que el coche diseñado era malo de solemnidad a tenor de que no logró siquiera pasar las pruebas de crash test de la FIA. Como ya hemos comentado, surgía del chasis de Andrea Moda, en este caso propulsado por motor JUDD V8 y con una caja de cambios Dallara (ya en esos tiempos, también había nexo de unión entre Dallara y Adrián). Dicho sea ahora, varios de los equipos para los que ha trabajado Nick: Andrea Moda, Bravo F1, Simtek y Virgin (no mencionamos a Benneton, que es su única excepción y quizás su punto más álgido) , no han tenido un pasado todo lo exitoso que seguro él y el equipo en el que se encontraba en ese momento, hubieran deseado. Podéis encontrar más información en el siguiente enlace del C.V. de Nick Wirth
 

Nick Wirth, diseñador del
Bravo F1, y actualmente
en Virgin
Volviendo al monoplaza, que se presentó en Noviembre de 1992, tuvo una vida muy corta porque sólo un mes después, en Diciembre, no lograba pasar los crash test como habíamos mencionado. El proyecto implicaba el patrocinio de El Mundo y de pequeñas empresas españolas, aunque creo recordar que por entonces también negociaban el patrocinio de Casio, la marca de electrónica japonesa, que no se logró concretar. Entre todos los patrocinios, ayudas y aportes financieros, el equipo contaba con un presupuesto de 3 mill. de dólares (teniendo en cuenta que el equipo del que partía el chasis, el modesto Andrea Moda, contaba con el doble, nos podemos hacer una idea de lo justo del proyecto).A esa escasez de presupuesto tendríamos que añadir la escasez de personal, pues aparte de los tres mencionados fundadores (Campos,Wirth y Mosnier) sólo contaban con 3 mecánicos en nómina. Eran otros tiempos, sí, pero aun así el proyecto ya mostraba lo endeble que era desde el comienzo.
 
El coche fue hecho con mucha prisa, sin realizar ningún tipo de pruebas, lo cual lógicamente no podía ser buen presagio de su desempeño y fiabilidad, cosa que demostraron los tests de la FIA. Lo cierto es que la falta de un fuerte soporte financiero y la manera de llevar y gestionar el proyecto, fue causa de su funesta suerte (en la cual tuvo también mucho que ver la muerte de uno de sus fundadores y principal soporte financiero, Mosnier) de la cual no escapó nuestro mejor piloto del momento, Jordi Gené, del que hablaremos un poco más adelante.


Simteck, procedente del Bravo F1, conducido por D.Brabham
monoplaza en el que se mató Roland Ratzemberger en el Gp en
el que se mató Ayrton Senna.
Lejos de rendirse y dejarlo todo, el equipo se inscribió en el Gp de Sudáfrica ese mismo año, lo cual lógicamente le ocasionó la exclusión y una sanción por parte de la FIA, que no había validado el monoplaza del equipo español. Adrián Campos salió del proyecto, se rindió, pero no así el diseñador del proyecto, Nick Wirth, que transformó las cenizas del proyecto en el origen de su equipo, Simteck, que para finales de 1993, tras un periodo de rediseño del proyecto, tuvo listo su propio monoplaza, del que hizo participes en la candidatura a pilotarlo a Nicola Larini, Iván Arias (otro de los que lo intentaron y coetáneo de Pedro de la Rosa), Jordi Gené y Luca Badoer (posterior compañero de Marc Gené, hermano de Jordi, en Minardi), junto con otros pilotos como Andrea de Cesaris, y el conocido piloto brasileño de la Indycar estadounidense Gil de Ferran. Finalmente, los que se aseguraron el asiento fueron David Brabham (hijo de Jack Brabham, que aportó el dinero para asegurarle el asiento) y Roland Ratzemberger, que se mató ese mismo año en el Gp de Imola, el mismo donde se mató Senna. Más información de Simteck, aquí.

Una de las peores repercusiones que tuvo el fracaso de la 1ª escudería de Formula 1 española fue la suerte que corrió quien apostó su suerte por la de la escudería, Jordi Gené, hermano de Marc Gené, actual probador de Ferrari (antiguo piloto de Minardi) y comentarista de la Sexta junto con Pedro de la Rosa. Por cierto, Marc también estuvo relacionado con Campos a través de su escudería de World Series by Nissan, categoría que ganó con su equipo y que le valió la prueba con Minardi.

En todo caso, sí, Jordi Gené, nuestro mejor piloto del momento, fue el principal perjudicado, ya que tras hacer una gran temporada en la Formula 3000 de entonces (quedando 5º en el Campeonato), se unió al proyecto pensando en debutar por fin en la F1.Eso lógicamente implicó que al unir su suerte a la del equipo español, su suerte fuera prácticamente la misma, ya que arruinó su entrada en la F1, teniendo que salir al rescate del mismo Joan Villadelprat, que le ofreció el rol de piloto probador en Benneton, el cual aceptó. Lo curioso del caso es que sólo se subió al coche 1 vez, en el que hizo la prueba para ser contratado por la escudería originaria de la hasta hace poco Renault y actualmente llamada Lotus Renault. Más información de esa prueba, en el enlace de como fueron las cosas en esa prueba..

En todo caso, y a pesar del rescate de Joan Villadelprat, no tuvo un papel muy activo en Benneton, y lejos de hacer pruebas durante esos casi 2 años que estuvo allí, su rol fue algo más testimonial que otra cosa, lo cual no deja de extrañar al ser su director, Joan, el mismo que le ofreció el papel de probador. Posteriormente, tras esos 2 años en Benneton sin un papel muy relevante, unió su futuro al de los turismos, y ya sí, por ahí perdimos a una promesa de piloto de F1 cuyo futuro pintaba mejor que el de su hermano Marc.

No quisiera añadir mucho más salvo indicar que como todo equipo de F1 que se precie, iniciar un proyecto de este calado requiere de que muchos factores se junten, encajen y funcionen perfectamente. No se pueden iniciar empresas de esta envergadura sin contar con la financiación adecuada, con un diseñador que cuente con la competencia de hacer un monoplaza competitivo, y sobre todo con una forma de gestionar el equipo que facilite el largo camino que supone iniciarse en el mundo de la F1, con las dificultades que conlleva no sólo iniciarlo, sino lo más importante, mantener el equipo, ya que son muchos los que iniciaron la aventura, pero también son muchos los que fracasaron en su propósito de mantenerse.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"